Formas en que la ley israelí discrimina: Más de 65 leyes discriminan a los palestinos dentro del Estado sionista y los territorios ocupados

Mientras que Israel aprobó una ley de “Estado-Nación” que margina aún más a los ciudadanos palestinos, tal legislación no es nada nuevo.

En la actualidad existen más de 65 leyes israelíes que discriminan a los ciudadanos palestinos en Israel y los residentes palestinos en los Territorios Palestinos Ocupados, según Adalah,  el Centro Legal para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel.

Más de la mitad de estas leyes fueron aprobadas desde el año 2000. Desde el año 2009 hasta el presente, las elecciones han llevado al poder a la mayoría de las coaliciones gubernamentales de derecha en la historia de Israel, lideradas por el Primer Ministro Benjamin Netanyahu, señaló Adalah.

Los críticos señalan que la nueva ley estatal judía de Israel aprobada este jueves es solo el último esfuerzo para afianzar la superioridad étnica mediante la promoción de políticas racistas.

La base de datos de Adalah muestra cómo las leyes de Israel, que datan de 1939, discriminan a los palestinos.

Derecho a adquirir, arrendar tierras

Ley Básica: Israel Lands  (1960) estipula que la propiedad de “tierras de Israel” – controlada por el estado, el Fondo Nacional Judío (JNF) y la Autoridad de Desarrollo – sólo puede ser transferida entre las tres entidades, sabiendo que el JNF arrienda tierras que posee solamente a judíos.

El noventa y tres por ciento de la tierra en Israel es pública y pertenece al estado, al JNF o a la Autoridad de Desarrollo. El 13%  está controlado por el JNF, que tiene un papel “enormemente influyente” en las políticas de tierras de Israel.

Según Adalah, los ciudadanos palestinos no pueden arrendar el 80 por ciento de la tierra controlada por el estado.

Derecho al retorno

De acuerdo con la Ley de Propiedad de Ausentes (1950), los refugiados palestinos expulsados ​​después del 29 de noviembre de 1947 son “ausentes” y se les niegan sus derechos. Sus tierras, casas / apartamentos y cuentas bancarias (bienes muebles e inmuebles) fueron confiscados por el estado.

Simultáneamente, la Ley del Retorno (1950) dio a los judíos de cualquier parte del mundo el derecho de convertirse automáticamente en ciudadanos israelíes.

Derecho a residencia

Para los palestinos que tienen un estatus de residencia “permanente” para vivir en Jerusalén, la entrada y la residencia en Jerusalén es “un privilegio revocable, en lugar de un derecho inherente”, según la organización de derechos humanos Al-Haq.

Desde 1967, se han revocado los derechos de residencia de casi 15,000 palestinos de Jerusalén Este, según el Ministerio del Interior.

Las autoridades justifican la mayoría de las revocaciones sobre la base de no demostrar que Jerusalén es su “centro de vida”. Si los palestinos están lejos de Jerusalén por un período prolongado de tiempo, pueden perder sus derechos de residencia.

El sistema obliga a muchos palestinos a abandonar su ciudad natal, lo que equivale a una transferencia forzosa, una violación de la ley internacional, según Human Rights Watch.

En marzo de 2018, Israel aprobó una ley que permitía al ministro del Interior revocar los derechos de residencia de cualquier palestino en Jerusalén sobre la base de una “violación de la lealtad” a Israel.

En los últimos años, los funcionarios israelíes han revocado para castigar a los palestinos acusados ​​de atacar a los israelíes su residencia, así como a sus familiares como un castigo colectivo.

El ministro del Interior puede quitar el estado de residencia de cualquier palestino que se considere una amenaza. Estas políticas no se aplican a la población judía.

Derecho a la vida familiar

La prohibición de la unificación familiar, introducida como una regulación de emergencia en 2003 tras el estallido de la segunda Intifada en 2000, impide la unificación familiar cuando un cónyuge es ciudadano israelí y el otro es residente de los territorios ocupados.

Miles de familias palestinas se han visto afectadas por la ley, forzadas a separarse, mudarse al extranjero o vivir en Israel con el temor de una constante deportación.

En junio pasado, el parlamento de Israel renovó la prohibición como parte de la Ley de Ciudadanía e Ingreso a Israel por el decimoquinto año, convirtiéndola en efecto en una ley permanente.

Derecho a conmemorar Nakba

Los palestinos tradicionalmente durante el Día de la Independencia de Israel, recuerdan la Nakba, un día de duelo y conmemoración que marca la expulsión de más de 700,000 palestinos en 1948 para dar paso a la creación del Estado de Israel.

La Ley Nakba introducida en el año 2011 permite al ministro de Finanzas reducir fondos a alguna institución que apoya o lleva a cabo alguna actividad que conmemora el Día de la Independencia de Israel como un día de luto.

“La ley causa un daño importante al principio de igualdad y los derechos de los ciudadanos árabes a preservar su historia y cultura. La ley priva a los ciudadanos árabes de su derecho a conmemorar  la Nakba, una parte integral de su historia”, escribió Adalah.

(Fuente: Al Jazeera News / Traducción: Palestina Libre)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *