Norte de Irlanda: Detienen a un miembro del Nuevo IRA como sospechoso de un atentado contra la casa del ex líder del Sinn Féin Gerry Adams

Un artefacto hizo explosión el viernes de la semana pasada  por la noche ante la casa en Belfast del ex líder de Sinn Féin Gerry Adams, como colofón a una semana de violencia callejera en las calles de Derry, la segunda ciudad de Irlanda del Norte.

Los incidentes violentos tuvieron lugar coincidiendo con los desfiles de los protestantes de la Orden de Orange, que celebran cada 12 de julio la victoria de Guillermo de Orange sobre el rey católico Jacobo II. La policía culpó al Nuevo IRA, un grupo escindido en 1997 del IRA provisional, de la oleada de incidentes en Derry, mientras que se sospecha que los incidentes con explosivos en Belfast contra Adams y otros líderes republicanos pudieron ser causados por miembros de los grupos paramilitares unionistas aún activos.

“No ha habido ningún herido y pido a los norirlandeses que mantengan la calma”, declaró Adams, tras reconocer que sus nietos habían estado jugando minutos antes de la explosión de un artefacto casero lanzado contra su jardín y que causó leves daños materiales, incluido su coche. Adams hizo un llamamiento a sus agresores para tener el “coraje” de encontrarse con él, explicar sus acciones y dirimir sus diferencias.

Casi a la misma hora, un artefacto similar hizo explosión en la casa del ex presidente de Sinn Féin Bobby Storey y tampoco causó graves daños. La policía aseguró que el artefacto había sido fabricado a partir de fuegos artificiales. “Estamos ante una serie de ataques repulsivos y cobardes”, declaró el portavoz de Sinn Féin Gerry Kelly, horas después del doble incidente en Belfast.

“Estamos ante actos desesperados a manos de grupos cada vez más irrelevantes”. Una semana de violencia En Derry, entre tanto, la violencia callejera estalló por sexto día consecutivo en el barrio católico de Bogside, la zona caliente de los disturbios durante el conflicto del Ulster.

Hasta 74 bombas incendiarias fueron arrojadas contra la policía durante los incidentes y al menos tres hombres fueron detenidos, según declaró el comisario-jefe George Hamilton. “Creemos que varios grupos disidentes están detrás de los disturbios”, declaró Hamilton, que fue más allá en sus acusaciones. “Creemos que el así llamado Nuevo IRA está detrás de los disturbios y de las amenazas y a la policía”.

La nueva líder de Sinn Féin, Mary Lou McDonald, que sucedió en el cargo a Gerry Adams el pasado febrero, se desplazó hasta Derry el viernes para mantener varios encuentros con los líderes locales. “Estamos asistiendo a una cínica y calculada manipulación de los jóvenes sin propósito alguno”, aseguró McDonald, que condenó la violencia callejera como “el camino a ninguna parte”. Los actos de violencia en los últimos días fueron condenados por las cinco mayores fuerzas políticas en Irlanda del Norte, incluido el Partido Democrático Unionista (DUP).

“Alguien puede morir si esto continúa así”, advirtió en Twitter al líder del DUP (unionista) Arlene Foster. “Todo tipo de violencia debe ser condenada”. Irlanda del Norte lleva más de 18 meses sin gobierno por la incapacidad del DUP y de Sinn Féin de llegar a un compromiso para gobernar en coalición, tal y como estipula el Acuerdo de Viernes Santo, que allanó el camino a la frágil paz en el Ulster hace exactamente 20 años.

Un detenido por el ataque con explosivos contra la casa de Gerry Adams

La policía de Irlanda del Norte ha detenido a un hombre de 35 años como el supuesto autor del ataque con explosivos contra la casa de Gerry Adams, ex líder de Sinn Féin, el fin de semana pasado en Belfast. La identidad del detenido no ha sido revelada, ni tampoco el móvil, pero todo hace sospechar que esté vinculado a grupos de disidentes republicanos.

La policía ha acusado recientemente al Nuevo IRA, donde se dan la mano varios grupos escindidos de la organización terrorista, que dijo adiós a las armas hace 20 años tras el Acuerdo de Viernes Santo. El propio Adams instó a sus agresores a “tener el coraje” de dar la cara y explicarle las razones de la agresión contra su casa.

El explosivo casero fue lanzado a la entrada y alcanzó al coche del ex dirigente de Sinn Féin, que advirtió que sus nietos habían estado jugando en ese lugar minutos antes y pudieron haber resultado heridos. La policía ha confirmado que varios restos para la fabricación de explosivos, “de escala industrial y similares a los usados en los fuegos artificiales”, fueron incautados en el domicilio del detenido en el oeste de Belfast.

La investigación ha confirmado que la cantidad usada en los ataques contra la casa de Gerry Adams y de Bobby Storey, otro alto representante de Sinn Féin, fue “suficiente para haber causado serios daños personales”.

Los dos ataques en Belfast ocurrieron tras cinco noches continuadas de violencia en el barrio católico de Derry, instigadas también por grupa disidentes que han sido directamente acusados por Sinn Féin de explotar a los niños y sembrar el odio en una nueva generación de norirlandeses. Según un informe de la policía, los así llamados “ataques de castigo” (causados por grupos extremistas republicanos y unionistas contra sus propias comunidades) han aumentado un 60% en cinco años y están vinculados con la creciente actividad del crimen organizado en Irlanda del Norte.

(Fuente: El Mundo / Autor: Carlos Fresneda)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *