Marruecos: 30.000 personas se manifiestan en Rabat en apoyo a los presos políticos rifeños y para mostrar su rechazo a las condenas

Miles de personas procedentes de varias provincias de Marruecos marcharon este domingo por la mañana en Rabat para protestar contra las sentencias que un tribunal de primera instancia en Casablanca asignó el 27 de junio contra 53 presos del Rif. Ahmed Zafzafi, padre de Naser, el líder de las protestas, encabezaba la marcha y decía: “Esta es la voz del pueblo, el Gobierno está escondido”.

Unas 30.000 personas, según los convocantes, 8.000 manifestantes según las autoridades, han salido este domingo a las calles de Rabat, la capital de Marruecos, para expresar su rechazo al encarcelamiento de los líderes de las protestas sociales de la región del Rif, en el norte del país. La marcha recorrió sin incidentes, desde la céntrica plaza de Bab el Hadla por la avenida Mohamed V, una de las principales arterias de la capital marroquí, para concentrarse finalmente frente a la estación de tren de la ciudad.

El domingo de la semana pasada ya hubo otra marcha en Casablanca, a la que asistieron entre 5.000 y 8.000 personas, según diversos medios locales. En esa ocasión no se sumó el movimiento islamista Justicia y Espiritualidad, que posee una gran influencia en la sociedad civil y boicotea sistemáticamente las elecciones. En Rabat, sin embargo, la organización decidió apoyar la protesta de este domingo.

En la marcha se han mostrado fotografías de los detenidos y ha ondeado la bandera azul, verde, amarilla y roja bereber entre consignas de “libertad, dignidad y justicia social”, “larga vida al Rif” o “el pueblo quiere la liberación inmediata de los presos del Rif”. En la manifestación confluyeron grupos de lo más diversos, desde jóvenes con banderas amazigs (bereneres) y del Che Guevara que portaban pancartas donde se leía “Democracia, libertad, laicismo”, hasta los miembros de Justicia y Espiritualidad, con las mujeres marchando detrás de los hombres.

Se trata de la última de las numerosas manifestaciones que se han convocado en Marruecos desde el pasado 26 de junio, cuando el Tribunal de Apelación de Casablanca sentenció a un total de 53 personas por su participación en las revueltas que sacudieron la región del Rif, en el norte del país, entre 2016 y 2017.

El cabecilla del Hirak, Naser Zafzafi, fue uno de los cuatro líderes que recibieron el veredicto más duro, de veinte años de prisión. Fuentes de las autoridades locales atribuyeron la organización de la protesta al opositor movimiento islamista ilegal Justicia y Caridad (Al Adl Wal Ihsan), uno de los múltiples colectivos que ocuparon las calles de Rabat este domingo.

Por su parte, un portavoz del movimiento popular rifeño, Ahmed Dgherni, ha destacado que la manifestación es “un referéndum popular que une a distintas corrientes políticas” en apoyo a la causa de la libertad. “El enfoque securitario del Estado ha descarrilado con las protestas pacíficas del Rif, con sus confrontaciones y arrestos”, ha apuntado en declaraciones a Reuters.

Cuatro de los 53 presos rifeños, entre ellos Naser Zafzafi, han sido condenados a 20 años de prisión firme. Otros tres sufrirán penas de 15 años. Seis han sido condenados a diez años. Para nueve de los detenidos la condena es de cinco años y para el resto, entre uno y tres años de cárcel. Además de ellos, el periodista Hamid El Mahdaui, quien había cubierto las protestas en el Rif, también ha sido condenado a tres años de cárcel. Se le acusa de no haber denunciado un supuesto crimen contra la seguridad del Estado por parte de una fuente a la que El Mahdaui declaró no haber tomado nunca en serio.

Las protestas en el Rif comenzaron a finales de octubre de 2016 cuando el vendedor de pescado Mouhcine Fikri falleció triturado dentro de un camión de la basura cuando intentaba recuperar la mercancía que le acaba de confiscar la policía. Su muerte fue grabada en varios teléfonos móviles y difundida inmediatamente en las redes sociales. A partir de ese momento comenzaron a desarrollarse en Alhucemas manifestaciones tan masivas como las de la Primavera Árabe de 2011. Nació así, de forma accidental, lo que se conoció como el Hirak (Movimiento en árabe) del Rif, un grupo heterogéneo de jóvenes activistas que reclamaban sobre todo mejoras sociales en la zona.

(Fuentes: El País / Reuters / AFP)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *