Sevilla: concentración vecinal y ecologista contra el “arboricidio”. Una entidad vecinal denuncia al Ayuntamiento por las talas

Vecinos de distintos barrios y miembros de colectivos ecologistas de la ciudad se concentraron el pasado jueves  ante el Ayuntamiento, en el que se desarrollaba un pleno municipal, en demanda de la “paralización” de las talas en distintos puntos de la ciudad, sobre árboles considerados “irrecuperables” y declarados en situación de “riesgo cuatro” para las personas, por parte del Ayuntamiento. Algo que negaban los concentrados que, por el contrario, calificaban de “arboricidio” dichas talas.

Los diversos colectivos ecologistas, unidos contra estas talas en la plataforma “Salva tus árboles”, se encontraban presentes en la concentración, en demanda de la paralización de este “arboricidio”, han explicado que si bien es comprensible la “intención” del Ayuntamiento a la hora de reducir riesgos sobre la población, la “praxis es errónea”, pues “numerosos expertos” en materia de arbolado “coinciden” en que “el nivel cuatro” de deterioro de un árbol “no tiene por qué conllevar su tala”. Es más, ha expuesto que los profesionales en la materia considerarían que mediante el correspondiente tratamiento, sería posible revertir dicho nivel a otros estadios más permisibles en materia de seguridad y conservación.

Pero para ello, según ha avisado, es necesario “más inversión” pública en materia de mantenimiento y mejora del arbolado, lo que le ha llevado a señalar la falta de recursos propios del área municipal de Parques y Jardines y la excesiva externalización de estas labores en favor de empresas contratadas. Del mismo modo manifestan que las talas son acometidas conforme a un estudio que se remonta a 2015, es decir de hace ya casi tres años.

“Ha pasado mucho tiempo y las situaciones han variado”, ha alertado, exponiendo que los colectivos reclaman la “paralización de las talas”, una nueva evaluación del plan destinado a eliminar los riesgos sobre la población y la reunión de la denominada como mesa del árbol entre los gobernantes y los agentes sociales y ambientales.

Algunos de los colectivos de este movimiento, según expone Issac Sánchez, de la Red Sevilla por el Clima, reclaman incluso la dimisión del director general de Medio Ambiente del Ayuntamiento hispalense, Adolfo Fernández Palomares, toda vez que entre ellos crece “la frustración y el cabreo” al continuar el Ayuntamiento con las talas, insistiendo en que las mismas están justificadas por sus especialistas en la materia y median motivos de “seguridad”. Y es que frente a tal tesis, los ecologistas señalan voces “expertas” según las cuales tales ejemplares serían susceptibles de salvación si se invierte en el correspondiente tratamiento.

Mientras tanto, son ya más de 8.000 personas las se han sumado en contra de estas talas alboricidas a través de la recogida de firmas que los colectivos vecinales y ecologistas están impulsando para exigir su paralización.

En el Pleno

Representantes de los mismos se personaron en el Pleno, que debatía el estado de la ciudad, lo interrumpieron en varias ocasiones y fueron desalojados hasta en seis ocasiones de la sesión plenaria de poco más de dos horas sobre el debate del estado de la ciudad por desplegar pancartas contra la tala.

Los grupos de la oposición municipal censuraron en sus intervenciones en el debate del estado de la ciudad la tala de árboles que se está acometiendo. El portavoz de IU, Daniel González Rojas, llegó a asegurar que el alcalde, Juan Espadas, “pasará a la historia por destruir el arbolado”. Susana Serrano, de Participa Sevilla, apuntó a que el problema es que el servicio lo hace una empresa “más preocupada por el beneficio que por la salud de los árboles”. También puso el punto de humor al asegurar que se está llamado al regidor hispalense, Juan Espadas (PSOE), con el sobrenombre de “Juan Serrucho”. El responsable de Ciudadanos, Javier Millán, lamentó “la nefasta gestión del arbolado, fundamental para luchar contra la contaminación y el cambio climático” y cuestionó que se esté haciendo “fuera de temporada”, pues “puede aumentar los árboles enfermos y el riesgo de caídas”. Los populares, por su parte, fueron los únicos que se mostraron a favor de las talas pues ese arbolado implica un peligro y molestias para los vecinos.

Espadas, por su parte, acusó a los grupos de la oposición de postureo político. “Menos tontería política y más rigor técnico”, dijo, y recordó que hay que completar las últimas talas de emergencia “por seguridad”. El alcalde apoyó la labor realizada desde el servicio de Parques y Jardines. “Respetemos la profesionalidad de los trabajadores”, dijo al respecto, añadiendo que “detrás de cada tala hay un técnico que avala que es la única solución. No creo que ningún concejal en esa situación decidiera que no se hace y luego consiguiera dormir tranquilo”.

El director de Parques y Jardines, Adolfo Fernández Palomares, declaro, a preguntas de la prensa a la salida del Pleno que la evaluación de los árboles que se talan no es sólo la del informe de 2015: “todos han sido reevaluados por técnicos cada vez que se han ido a apear”, denominación eufemística que se aplica a la tala. Palomares aseguró que no se puede dar otra alternativa a esos árboles que hay que talar y que en verano se poda porque así lo indican los técnicos en los informes que firman. No obstante, admitió que él no es un experto en poda y que se fía del criterio de los técnicos.

Las nuevas talas acometidas llegan como consecuencia de un informe municipal de 2015 que reflejaba que más de 2.500 árboles de la ciudad estaban en aquel momento tan deteriorados que implicaban un “peligro objetivo” para las personas por la caída de ramas y troncos.

Denuncia vecinal

La asociación vecinal del casco antiguo norte “La Revuelta” ha registrado ante la Fiscalía una denuncia contra el Ayuntamiento de Sevilla, al atisbar posibles “hechos constitutivos de ilícito criminal” en las talas de árboles deteriorados, declarados “irrecuperables” y en situación de riesgo cuatro para las personas por posible caída de ramas o troncos

La denuncia de La Revuelta recuerda que el artículo 19.2 de la ordenanza de arbolado establece que “salvo en los supuestos de inminente peligro” en los que prima “el principio de seguridad vial y peatonal”, en el resto de supuestos, se opta por “el principio de conservación del árbol”, principio que “alcanza tal contundencia” que la norma plantea que la tala sea la última y excepcional solución. Tanto es así, según la denuncia, que establece que “sólo se podrá recurrir a esta medida cuando no haya más alternativas”.

Además, la denuncia también esgrime que “la norma exige a la administración una obligación superior a la dispuesta en el procedimiento administrativo común, debiendo dictar resoluciones con un contenido y tramitación cualificado, pormenorizado y motivado en el que se acredite las causas que justifican el apeo individualizado, la imposibilidad de alternativas y la comunicación a la ciudadanía“.

En ese contexto, la denuncia pone como ejemplo los cuatro expedientes administrativos incoados por el Ayuntamiento para justificar la tala de cuatro olmos de céntrica plaza del Pumarejo, detallando ante la Fiscalía como “en los cuatro expedientes se contienen las mismas afirmaciones genéricas e inconcretas”. Se revisan, al respecto, los datos que se contienen en los expedientes de la tala, negando los denunciantes que bajo estos árboles hubiese terrazas de bares o un aparcamiento de motocicletas. Es más, la denuncia avisa de que como argumento para justificar la tala se alegaba que uno de los ejemplares afectados podía caer sobre una zona infantil cuando en la Plaza del Pumarejo “no hay zonas infantiles”.

A juicio de la entidad denunciante, si eso es grave en un expediente, replicarlo en cuatro “es utilizar atajos antijurídicos”, con los cuales se provoca “un masivo fraude legal”. Así, manifiesta la denuncia que “informes que deben ser individualizados se hacen en serie, a través de burdos corta y pega”, incluyendo aspectos “falsos” los citados expedientes.

La denuncia concluye con que “los hechos cometidos pudieran ser constitutivos de un delito de prevaricación, al dictar a sabiendas una resolución groseramente contraria a derecho en la que se ha prescindido del cumplimiento de los requisitos establecidos en la norma”. Asimismo, consideran los denunciantes que “pudiera concurrir un delito de falsedad documental, al incorporar a los informes que han servido de soporte formal a la resolución datos manifiestamente falsos”, planteando la interrogante de “si este mismo proceder se ha extendido a otros casos de los cientos de árboles que se están o se pretende talar”, porque entonces las dimensiones delictivas tendrían un alcance masivo”.

(Fuentes: Sevilla Directo / Sevilla Actualidad / Sevilla Info / Diario de Sevilla)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *