Una nueva causa contra Sánchez Gordillo archivada. Un empresario de Marinaleda lo acusaba de prevaricación administrativa

El pasado 9 de julio se conoció la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Estepa (Sevilla) que ha sobreseído y archivado la denuncia interpuesta por Eladio Martos Martín contra el Alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, al que acusaba de un presunto delito de prevaricación administrativa.

En el escrito de denuncia, el denunciante Eladio Martos Martín, administrador de las empresas mercantiles AGROALIMENTARIA LOS LUGARES, S. L. y CASH LA DEHESA DE HERRERA, acusaba a Sánchez Gordillo de prevaricación administrativa “guiado por móviles espurios, diferencias personales o políticas” con la intención de hacerle daño a sus negocios.

Todo comienza en 2012 cuando el denunciante firma con el Ayuntamiento un contrato de arrendamiento de una nave municipal donde el Consistorio cedía al arrendatario la mitad de la nave arrendada, por un plazo de cinco años prorrogables, y por importe de 12.577,40 € anuales, actualizable conforme al IPC pero compensable con las obras que realizase el arrendatario, si bien con la obligación de abonar en metálico el 5 % del importe. Con fecha 3 de agosto de 2017 se recibió en AGROALIMENTARIA LOS LUGARES, S. L. escrito del Ayuntamiento de Marinaleda en el que se declaraba la extinción del contrato por falta de pago del canon correspondiente.

Por otra parte, en cuanto al supermercado BEBIMAR, también propiedad del denunciante, el Ayuntamiento emitió resolución por la que consideraba a la actividad realizada en el mencionado establecimiento como clandestina o constitutiva de incumplimientos medioambientales y urbanísticos, por existir en sus instalaciones unas oficinas construidas sin licencia y por vulneración de la normativa medioambiental.

Ambas actuaciones, en conformidad con las competencias municipales, causaron la denuncia penal contra el Alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo, al que se le acusa de prevaricación e intervenir en el control de las iniciativas privadas. Sin embargo, el juez no ve indicio alguno de delito, al valorar que el contrato especifica que “la falta de pago implicará la extinción del contrato, sin derecho a indemnización a favor del arrendatario y quedando las obras y mejoras en propiedad del Ayuntamiento”. Asimismo, la empresa ocupaba una superficie mayor de la estipulada en el contrato. La sentencia también señala las dudas sobre la adecuación de la actividad a la licencia, por cuanto ésta se concedió para la elaboración de platos preparados, si bien en el establecimiento se venía desarrollando una actividad de elaboración de conservas vegetales. En cuanto al SUPERMERCADO BEBIMAR, la licencia municipal concedida lo fue para nave almacén, y no para la actividad de supermercado.

Todo ello hace que el juez valore que no pueden entenderse arbitrarias las actuaciones municipales dado que “todas ellas aparecen asentadas en un informe técnico y en una interpretación de la normativa vigente” que, de entenderse errónea, podrá impugnarse por la vía contenciosa – administrativa, pero nunca por la penal, por lo que decreta el sobreseimiento y archivo de la causa.

Una vez más, el Ayuntamiento de Marinaleda y su Alcalde, ganan un pleito ante la justicia. El anterior fue promovido por el PSOE respecto a los plenos municipales, que también fue archivado. Parece que a algunos les molesta que Juan Manuel Sánchez Gordillo sea el único Alcalde de todo el estado que fuera elegido en las primeras elecciones municipales de 1979 y haya permanecido en el cargo desde entonces, con el apoyo ampliamente mayoritario de su pueblo. Un cargo por el que nunca cobró un sólo euro, como el resto de los concejales.

(Fuente: Tercera Información)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *