México: López Obrador y la coalición de MORENA ganan las elecciones. Las otras dos coaliciones reconocen el triunfo de AMLO

Según resultados provisionales, con un 53%, la coalición electoral socialdemócrata Juntos Haremos Historia, encabezada por MORENA (Movimiento de Regeneración Nacional), junto al Partido del Trabajo (PT) y al Partido Encuentro Social (PES), y cuyo candidato a la Presidencia era Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha ganado con mayoría absoluta las elecciones en México. Le sigue, con un 22%, la colación México al Frente, del conservador Partido de Acción Nacional (PAN) y el reformista Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyo candidato a la Presidencia era Ricardo Anaya. En tercer lugar, con un 16%, quedo la coalición Todos por México, del oficialista PRI junto a los verdes, cuyo candidato a la Presidencia era José Antonio Meade.

En su discurso de agradecimiento a los electores mexicanos que le votaron, tras conocerse ayer estos resultados preliminares, López Obrador garantizó que su Gobierno buscará desterrar la corrupción de México.

Manuel López Obrador (AMLO), afirmó que su Gobierno tendrá como misión principal “erradicar la corrupción y la impunidad”. “La transformación consistirá, en desterrar la corrupción de nuestro país, no tendremos problemas en lograr este propósito, la corrupción no es un fenómeno cultural, sino el resultado de un régimen político en decadencia”, sostuvo López Obrador.

López Obrador aseguró que “el nuevo proyecto de nación buscará establecer una nueva democracia”, ya que “no apostamos a construir una nueva dictadura”, y sostuvo su intención de “pasar a la historia como un buen presidente” y “ayudar a construir una sociedad mejor y conseguir la dicha y la felicidad de toda la nación”.

Horas antes de su locución, los candidatos restantes, Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez “El Bronco”, reconocieron públicamente el triunfo de López Obrador.

José Antonio Meade reconoció su derrota y le deseó éxito a Andrés Manuel López Obrador. “La coalición Todos por México no es la triunfadora en este proceso”, dijo en un mensaje desde la sede nacional del PRI

Dijo que si bien esperará al cómputo de la elección, admite desde ahora “que, de acuerdo a las tendencias, fue Andrés Manuel López Obrador quien obtuvo la mayoría y tendrá la responsabilidad de conducir el poder Ejecutivo y, por el bien de México, le deseo el mayor de los éxitos”. Insistió que “por el bien del país, se merece que el nuevo gobierno se ejerza con responsabilidad”.

Al mismo tiempo, el dirigente nacional del PRI, René Juárez Cisneros, le deseó también a López Obrador “el mayor de los éxitos a favor de México y los mexicanos”. El país, abundó, “es mucho más que un proceso electoral, México nos necesita a todos unidos. El PRI está a favor de unidad y estabilidad y nunca de instrumento de división o de discordia”.

 

Anunció que en los próximos días convocará a la restructuración del PRI, y en tanto llamó a la militancia a mantenerse unidos. Defendió, sin embargo, el eventual triunfo “irreversible” de más de cinco puntos en Yucatán, y aceptó que el otrora partidazo perdió las otras siete gubernaturas en juego, así como la capital de la República.

Ricardo Anaya, candidato de la coalición “Por México al Frente”, también reconoció que cuenta con información que indica que la tendencia en la elección presidencial favorece a Andrés Manuel López Obrador,  candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia.

En conferencia de prensa, dijo que “ninguna democracia funciona sin demócratas, por eso creo en la democracia y como demócrata, digo hoyante las y los mexicanos, que la información de resultados con la que cuento, me indica que la tendencia favorece a Andrés Manuel López Obrador, como ya lo hice vía telefónica hace unos minutos que hablé con él, reconozco su triunfo, le expreso mi felicitación y le deseo el mayor de los éxitos por el bien de México”.

En un breve mensaje, acompañado de su equipo de campaña y de su esposa, Anaya volvió a insistir en que el gobierno utilizó instituciones para lastimar su candidatura y señaló que esto no debe volver a suceder.

Reconoció que la ciudadanía quería un cambio y por ello optó por la propuesta de López Obrador, con quien dijo que había hablado unos minutos antes y le había reconocido su triunfo, y señaló al próximo presidente del país que en las causas comunes encontrará apoyo, pero en las que no actuarán como una oposición institucional y democrática.

(Fuente: Resumen Latinoamericano)

México: Ahora López Obrador

Salvo un escandaloso atraco electoral, todo indica que López Obrador será el futuro presidente de México. Ratificada ampliamente en las urnas su ventaja sobre los otros candidatos (confirmada por todos los “boca de urna”) quedan aún dos incógnitas para dilucidar. Una, si la maquinaria del PRI enquistada en el estado mexicano le permitirá asumir la presidencia o si, como ya lo hicieran con él -y antes con Cuauhtémoc Cárdenas- se le privará de asumir la primera magistratura del país perpetrando un gigantesco fraude en el conteo de los votos o en las posteriores instancias de validación de las actas comiciales. Segundo, la posibilidad de que, ante su indiscutible victoria hubiera algún atentado criminal contra su persona. Afortunadamente ambas eventualidades son poco probables pero no deben ser desechadas. El PRI termina esta elección en el tercer lugar, algo inédito en toda su historia, reflejo del inmenso desprestigio de esa fuerza política y del presidente Peña Nieto. Difícilmente podría montarse un despojo otorgándole la victoria no al segundo, el candidato del PAN, sino al tercero, que sería el del PRI. Así todo sería temerario descartar una nueva estafa electoral.

La apelación al magnicidio, por otra parte, tampoco puede ser rechazada. Figura en el manual de las SOP (“standard operating procedures”) de la CIA y sería insensato pensar que la agencia ha abandonado esos viejos hábitos en un momento tan complicado como el de la actual coyuntura internacional y nada menos que cuando se trata de la presidencia de México, para la Casa Blanca y el Pentágono el país más importante del mundo. Rusia puede ser un problema, Irán lo mismo, Corea del Norte igual, la China también, pero ninguno de ellos comparte una extensa frontera terrestre (3.185 kilómetros) con Estados Unidos. Las fricciones y conflictos con aquellos países pueden ser graves pero circunstanciales, aunque perduren por décadas, pues tarde o temprano los diferendos serán superados. Pero México es el vecino intratable, inasimilable, turbulento y que por una maldición geográfica siempre estará allí, con sus gentes y su cultura del otro lado del río Bravo. Cuba también, pero no hay contigüidad territorial con la Isla rebelde.

Para la clase dominante imperial México en cambio es un problema que tiene la insoportable permanencia de la geografía y su pegajosa cercanía. Rusia, Irán, Corea del Norte y China pueden plantear desafíos y amenazas, pero están muy lejos y separados de EEUU por dos océanos. Por eso es que México es un caso especialísimo y no está sometido a la jurisdicción del Comando Sur sino que es el único país del hemisferio cuyo monitoreo y control militar está en manos del Comando Central de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

Pensar que a Washington le resulta indiferente una victoria de AMLO es una imperdonable ingenuidad. Por algo desde el momento en que comenzó a recorrer el país, mucho antes de que se proclamara su candidatura, recibió un torrente de ataques del gobierno estadounidense y sus lenguaraces, capitaneados por el inefable Mario Vargas Llosa y sus acólitos en toda la región. Y el imperio no se equivoca al elegir a sus enemigos. Lo que está en juego es mucho, más allá que la propuesta de AMLO carezca de estridencias radicales. Pero la lucha contra el narco, la corrupción y las políticas neoliberales, y un México que vuelva a mirar al Sur y tome una cierta distancia de Estados Unidos traería una brisa fresca y esperanzadora sobre Nuestra América. Razones más que suficientes para impedir la llegada de AMLO a la presidencia. Apelando a cualquier recurso. Habrá que estar muy atentos.

(Fuente: Resumen Latinoamericano / Autor: Atilio A. Boron)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *