Granada: Una profesora de la UGR amenaza a dos alumnas musulmanas con expulsarlas si no se quitaban el velo durante un examen

Una profesora de la Universidad de Granada obliga a dos musulmanas a quitarse el velo para examinarse bajo el pretexto de que podían llevar ‘pinganillos’ para copiarse, ante la indignación de las alumnas y el resto de la clase.

El grave incidente, que compañeras y compañeros de las afectadas no dudaron en calificar como un caso de islamofobia, ocurrió a primera hora de ese viernes durante el examen de la convocatoria extraordinaria de la asignatura Lengua Española II de la carrera de Traducción e Interpretación en el edificio Quinto Centenario, en la antigua facultad de Medicina.

El examen dio comienzo a las 9 de la mañana y al mismo acudieron unos 40 alumnos convocados para la recuperación de la asignatura. Trascurridos 20 minutos desde el comienzo del examen, una de las profesoras, se dirigió a dos alumnas musulmanas para instarles a que se quitasen el velo o abandonasen la clase, ante la sospecha de que estuvieran utilizando un pinganillo para copiarse, según informaron a El Independiente de Granada testigos presenciales.

Las alumnas, quienes no portaban tales aparatos, se dispusieron a abandonar la clase alegando que la profesora podía haber hecho esa observación al comienzo del examen y que deberían haber avisado de que no se permitían los velos con antelación.

Una de ellas aseguró que tienen un documento del Defensor Universitario de la UGR que las acredita para utilizar el velo. La alumna se refería al informe redactado por el Defensor Universitario este curso por un problema similar en el que expuso que las alumnas pueden ir a sus clases o a un examen con el hiyad porque no existe incompatibilidad entre la libertad religiosa y la identificación de la persona.

En ese momento, la profesora, interpeló a las alumnas diciendo: “No sé cómo son las normas en vuestra religión, pero aquí son así”. Casi a punto de salir de clase, otra profesora del departamento de Lengua se acercó a las alumnas y les pidió que volviera a clase tras comprobar que todo estaba en orden.

Tras el examen, varios de los alumnos, que no quisieron revelar su identidad por temor a represalias en el resultado final de su examen, expresaron su indignación por lo que consideraron un caso de islamofobia.

El Defensor Universitario, Antonio Ruiz, manifestó a este medio que tenía muy claro cuál debería ser la actuación ante este tipo de actos, pero señaló que no había recibido ninguna denuncia por parte de estas dos alumnas, por lo que no esgrimió que no podía pronunciarse al respecto sin conocer más datos.

Por su parte, a pesar de las reiteradas llamadas al despacho de ambas profesoras, no fue posible localizarlas para conocer su versión de los hechos. Los alumnos que mostraron su disconformidad con la actitud de la profesora, estudian presentar una queja conjunta ante el Defensor Universitario, así como escribir una carta a la rectora, Pilar Aranda, dando cuenta de los hechos.

La Universidad de Granada abrirá una investigación de oficio para esclarecer, y en su caso sancionar, el incidente. La decisión del equipo de gobierno de la UGR de emprender un expediente informativo reservado ha sido anunciada tras revelar El Independiente de Granada el incidente que, testigos presenciales, calificaron como un caso de islamofobia al manifestar la docente a las dos alumnas: “No sé cómo son las normas en vuestra religión, pero aquí son así”.

Sin embargo, la decisión de la profesora de la asignatura Lengua Española II contravino un informe del Defensor Universitario, Antonio Ruiz, emitido este curso en el que ante un caso similar denunciado ante la institución, permitía el uso del velo. Las alumnas finalmente pudieron concluir el examen, después de que otra profesora rectificara la decisión de su compañera.

Fuentes de la UGR rehusaron de momento valor los hechos hasta que concluya el expediente abierto del que se encargará la Inspección de Servicios del departamento. No obstante, las fuentes han recalcado que el uso del velo está permitido y que las restricciones en cuanto a vestimenta que cubra la cabeza se corresponden exclusivamente con las exigencias a la hora de hacer una fotografía para el DNI.

(Fuente: El Independiente de Granada)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *