Trump ordena al Pentágono la creación de unas fuerzas militares espaciales para “tener el dominio estadounidense en el espacio”

El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó hoy al Departamento de Defensa la creación de una Fuerza Espacial, autónoma de las fuerzas aéreas, que se convierta en la sexta rama de las Fuerzas Armadas de los EE.UU.

Durante una reunión del Consejo Nacional del Espacio en la Casa Blanca, el mandatario republicano sostuvo que para defender a su país “no es suficiente tener simplemente una presencia en el espacio, debemos tener el dominio estadounidense en el espacio”.

“Estas son palabras mayores”, apuntó el gobernante, quien dijo que tendrán la Fuerza Aérea y la Fuerza Espacial, las cuales serán independientes, pero estarán a un mismo nivel. Al decir que no quiere que “China y otros países nos lideren”, Trump agregó que el espacio es un problema de seguridad nacional.

El jefe de Estado norteamericano ya se había referido al tema en marzo pasado, cuando expresó, inicialmente en tono de broma, unir esa rama a las ya existentes: el Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada, el Cuerpo de Marines y la Guardia Costera.

Pero la idea se remonta al menos a un año atrás, a raíz de la propuesta del representante republicano Mike D. Rogers y el demócrata Jim Cooper, quienes argumentaron que tenía sentido tener un ‘Cuerpo Espacial’ subordinado a la Fuerza Aérea.

En el otoño pasado, esa sugerencia fue relegada en medio de la resistencia de altos funcionarios del Pentágono, incluido el secretario de Defensa, James Mattis; la secretaria de la Fuerza Aérea, Heather Wilson; y el presidente del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford.

Los jefes militares advirtieron que sería prematuro crear una entidad espacial separada y agregar una burocracia onerosa. Me opongo a la creación de un nuevo servicio militar y capas organizativas adicionales cuando nos enfocamos en reducir los gastos generales e integrar las funciones conjuntas de combate, dijo Mattis en octubre en un memorando dirigido al republicano John McCain, presidente del Comité de Servicios Armados del Senado.

Trump le pidió este lunes a Dunford que lleve a cabo la tarea de la creación de la nueva fuerza. Luego del anuncio del jefe de la Casa Blanca, varias fuentes recordaron que Estados Unidos firmó en 1967 el Tratado del Espacio Exterior, que prohíbe a las naciones probar armas y establecer bases militares en la Luna y otros cuerpos celestes. Ese acuerdo, aunque no tiene un mecanismo de aplicación, también veta la colocación de armas de destrucción masiva en órbita alrededor de la Tierra.

Al mismo tiempo, el presidente rubricó hoy una directiva de política espacial que establece nuevas pautas para el diseño y la operación de satélites, así como el seguimiento de la creciente cantidad de desechos en el espacio y las formas de reducirlos.

(Fuente: Prensa Latina)

Según el Pentágono, Rusia y China podrían atacar EEUU desde espacio

Los avances de Rusia y China en el espacio han provocado otro dolor de cabeza al Pentágono, que teme perder su dominio armamentístico. De acuerdo con un artículo publicado por ‘The Washington Post’, el Pentágono ha reforzado su campaña armamentística espacial para proteger lo que denomina “su bien más valioso en el espacio” ante los esfuerzos de China y Rusia que tratan agresivamente de desafiar la superioridad de EE.UU. con ambiciosos programas espaciales militares propios.

Varias pruebas realizadas por China hace más de tres años dieron como resultado la puesta en órbita de equipos especializados a casi 40.000 kilómetros, una altura en la que Estados Unidos es el rey indiscutible pues mantiene tecnología sensible de espionaje y armas de precisión.

El Departamento de Defensa norteamericano considera un peligro para los intereses de Washington los satélites y equipos de defensa antiaérea mucho más potentes y resistentes a las interferencias que China y Rusia ponen en órbita y también sopesa que estos dos países están aumentando sus capacidades para atacar a Estados Unidos en el espacio exterior.

Por su parte, la Fuerza Aérea estadounidense ha optado por instalar una red de pequeños satélites en el espacio, centrando su atención en las tecnologías de guerra radioelectrónica contra otros objetivos espaciales. Sus actuales equipos satelitales son considerados ‘blancos fáciles’.

“Debemos reconocer que más allá de nuestros esfuerzos, el conflicto armado puede extenderse al espacio”, declaró recientemente Cecil Haney, comandante estratégico de las Fuerzas Armadas norteamericanas. Sin embargo, el propio Gobierno estadounidense ha reconocido que un conflicto en el espacio no es de interés de ninguna de las partes involucradas.

Anteriormente el secretario de Estado adjunto para el control de armas, Frank Rose, escribe el diario, expresó su inquietud por “el avance de Rusia y China en el desarrollo de armas antisatélites”.

Rusia amenaza a EEUU con una “dura respuesta” si militariza el espacio

Rusia advierte de que está dispuesto a tomar ‘fuerte represalia’ si EE.UU. lleva sus armas nucleares al espacio y viola los convenios al respecto. “Si Estados Unidos se retira del tratado de 1967, que prohíbe (el despliegue de) armas nucleares en el espacio, entonces, por supuesto, no solo nuestro país, sino también otros Estados darán una dura respuesta para garantizar la seguridad global”, afirmó el martes el jefe del Comité de Defensa y Seguridad del Consejo de la Federación rusa, Victor Bondarev, según recogen los medios locales.

La autoridad rusa se refería a las declaraciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, quien ordenó el lunes a su Departamento de Defensa (Pentágono) crear una “Fuerza Espacial”, que constituirá la sexta rama de las Fuerzas Armadas del país norteamericano.

Según el jefe de la Casa Blanca, la medida reforzará la seguridad nacional y la economía del país estadounidense gracias a la creación de empleo. “Tiene que haber un dominio de EE.UU. en el espacio (…) no queremos que China y Rusia y otros países nos lleven la delantera”, consideró.

Pero, Bondarev vaticinó que “la militarización del espacio conduciría a un desastre” y que con esta medida, Washington violará los acuerdos internacionales que impiden el despliegue de armas de destrucción masiva en la órbita. “Teniendo en cuenta su actuar en otras esferas, hay grandes posibilidades de que los estadounidenses cometan una grave violación al respecto”, lamentó.

Por el momento, Trump no ha brindado detalles de cómo será la nueva Fuerza Espacial o cuál será su función específica. Sin embargo, es necesario que el Congreso de EE.UU. apruebe una ley que autorice la creación de esta fuerza.

Washington mantiene un historial de abandonar unilateralmente los tratados internacionales que regulan las actividades militares. En 2002, el entonces presidente George W. Bush se retiró del Tratado de Misiles Antibalísticos (ABM, por sus siglas en inglés), el cual fue uno de los importantes pilares de la distensión entre el Kremlin y la Casa Blanca durante tres décadas.

Por otro lado, EE.UU. y Rusia se acusan mutuamente de violar el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio de 1987 (INF, por sus siglas en inglés), que prohíbe todos los misiles de crucero con base en tierra con un alcance de entre 500 y 5500 kilómetros, y sirvió de un referente para el control de armas en los últimos años de la Guerra Fría.

(Fuente: Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *