Acuerdo entre Macedonia y Grecia: La Antigua República Yugoslava de Macedonia pasará a llamarse República de Macedonia del Norte

Tras una disputa de casi 30 años, finalmente las partes llegaron a un consenso. Los presidentes de Macedonia y Grecia han llegado a un acuerdo sobre la cuestión del nombre de este país, con lo cual se presume se ponga fin a este conflicto histórico surgido tras la independencia de los primeros con respecto a Yugoslavia.

El gobierno del primer ministro macedonio, Zoran Zaev (foto adjunta), corrobora la finalización esta tarde de las negociaciones telefónicas con su par griego, Alexis Tsipras, y han anunciado que el nuevo nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia será República de Macedonia del Norte (Severna Makedonia en macedonio). En tanto la cuestión de la denominación del idioma y la identidad nacional (gentilicio) también tendrán sus precisiones.

Zaev insiste en que los “dos primeros ministros, los dos cancilleres, los dos gobiernos y la inmensa mayoría de los pueblos de los dos países están interesados por una solución final del diferendo”.

En tanto, el gabinete presidencial califica de manipulación de la opinión pública la campaña de Zaev de que un fracaso del acuerdo con Grecia pone en peligro las perspectivas del país de ingresar en la Unión Europea (UE) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y provocaría grandes peligros internos.

Mediante un comunicado de la oficina del mandatario, Gjorge Ivanov se afirma que las posturas estratégicas de Macedonia para la membresía en esas dos instituciones están bien definidas y son inamovibles.

“Preservar el nombre constitucional y encontrar una solución que no requiriera cambios constitucionales no está de ninguna manera dirigida contra la integración de la República de Macedonia a la Unión Europea y la OTAN”, remarca la declaración.

Y acota que la conclusión de un acuerdo internacional contenido en uno o más documentos interrelacionados debe estar en concordancia con la Constitución de la República de Macedonia y no significar su enmienda, una clara expresión de las posiciones encontradas de los jefes de Estado y de gobierno.

Hristian Mitskovski, líder de principal partido de oposición, Organización Revolucionaria Interna de Macedonia- Partido Democrático para la Unidad Nacional de Macedonia (VMRO-PDMNE), ha calificado el acuerdo como capitulación ante las demandas de Grecia.

Ayer se produjo una manifestación de varios miles de personas, convocada por las redes sociales, ante el edificio del parlamento, en la cual los participantes portaban carteles con el calificativo de entreguistas para los gobernantes que pactaron el tratado.

Mientras, en Grecia también se repiten las manifestaciones populares en varias ciudades en contra de cualquier acuerdo que contemple el nombre Macedonia en la definición geográfica del país vecino, en contraste con las ocurridas en Skopje, partidarias de que ese sea el único nombre y ninguno más.

Declaraciones de Tsipras a la televisión pública griega reproducidas aquí precisan que en el acuerdo hay una decisión sobre ciudadanía, no sobre identidad, porque Grecia no puede prohibirle a sus vecinos autodeterminarse como macedonios.

De acuerdo con trascendidos, los dos primeros ministros podrían rubricar el convenio este fin de semana a orillas de los lagos Prespa, ubicados en la confluencia de los límites geográficos de Macedonia, Grecia y Albania.

Donald Tusk, presidente del CE, y Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, coincidieron en afirmar que no se debe dejar escapar la oportunidad que ofrece el acuerdo. En cuanto el documento sea debidamente adoptado, tras un referendo y la ratificación de la Asamblea Nacional (parlamento), Macedonia recibirá la invitación para ser el miembro pleno número 30 del pacto militar noratlántico.

Por su parte, el enviado personal del secretario general de la ONU, Matthew Nimetz, celebró hoy el anuncio de los primeros ministros Alexis Tsipras y Zoran Zaev sobre la decisión final de un nombre para Macedonia. Nimetz -quien en los últimos 23 años media en esa disputa-, dió la bienvenida al acuerdo sobre el tema del nombre, que acoge con “gran satisfacción”.

Por medio de un comunicado, se refirió a la búsqueda de una solución mutuamente aceptable para “el problema del nombre” y felicitó a las partes por llegar a una conclusión exitosa de las conversaciones y por resolver la diferencia entre ellas. “No tengo ninguna duda de que este acuerdo conducirá a un período de mejores relaciones entre los dos países vecinos y especialmente entre sus pueblos”.

También abogó por el establecimiento de una asociación estratégica entre Grecia y la República de Macedonia del Norte como base para intensificar la cooperación en todos los sectores.”Ha sido un honor desempeñar el papel de facilitador entre las dos partes y quiero rendir homenaje al secretario general por su firme apoyo y gran interés, y a otros colegas de las Naciones Unidas por sus valiosas contribuciones al proceso”.

Hace 26 años de la desintegración de Yugoslavia y el nacimiento de Macedonia, y en los últimos 23 años, el septuagenario diplomático estadounidense Matthew Nimetz sirvió de mediador en aras de encontrar una solución a la extraña disputa internacional sobre el nombre del país.

Grecia objetaba el uso del nombre Macedonia pues, a su entender, sugiere que esa nación tiene ambiciones territoriales sobre la Macedonia griega, provincia colindante con la exnación yugoslava. Por su parte, Macedonia sostiene que las raíces de su pueblo tienen origen en el antiguo reino de Macedonia, que alguna vez fue gobernado por Alejandro Magno.

Macedonia logró ingresar a la ONU aceptando llamarse Exrepública Yugoslava de Macedonia, tal denominación era la utilizada para todo asunto oficial, pero no se creó con la intención de ser una solución permanente a la disputa.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *