Educación: Vergüenza pública y estrategia concertada en Granada capital

La situación no admite dudas. En Granada capital la educación concertada dobla prácticamente a la pública. Hay 996 unidades concertadas hasta 4º ESO, frente a 574 públicas.

Mientras que los centros públicos deben luchar cada año por intentar mantener sus unidades frente al servicio de planificación de la delegación de Granada, que en lugar de proteger sus intereses y necesidades recorta indiscriminadamente, los centros concertados planifican cómodamente su crecimiento a expensas de esta sangría de lo público.

La delegación de Granada oculta sistemáticamente los datos concretos de la capital a los/as representantes del profesorado, pero hace públicos los datos generales de la provincia, lo que le sirve para presentarse como defensora de la pública, cuando la realidad es más bien la contraria. La delegación está obligada a cubrir la demanda educativa pública allí donde la privada-concertada no está presente,  luego dudoso mérito es el de cumplir con la legalidad. En cambio, donde la concertada tiene implantación, la delegación se esfuerza de todos los modos posibles por hacer viable su oferta y crear las condiciones para que esta aumente, usando falazmente el descenso de la natalidad y  la legalidad misma como excusas.

Porque lejos de pensar en revertir esta situación, las intenciones políticas de la Junta de Andalucía son las del ampliar los conciertos educativos que finalizan el año que viene. El 17 de Marzo de este año, el PSOE y Ciudadanos rechazaron en el parlamento todas las medidas presentadas en favor de la pública: recortar antes en la concertada que en la pública, ofertar el mayor número posible de plazas en la pública y, atención, no aumentar la partida destinada al sostenimiento de la concertada. No se puede decir más claro.

USTEA DENUNCIA la estrategia de la Delegación de educación de Granada  que consiste en ocultar  datos que debieran ser de dominio público  y  en presentar de un modo sesgado la realidad educativa de Granada, a la vez que año tras año practica una metódica y silenciosa política de recortes en lo público.  La delegación de educación de Granada sostiene que trata igual a la pública que a la concertada, sin embargo los datos que USTEA ha recogido centro por centro muestran que  la educación pública, que debiera ser en todo momento preferente y no ser equiparada a la concertada, se está convirtiendo claramente en subsidiaria.

Fuente: www.ustea.es

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *