¿Segundo referéndum de independencia en Escocia?

Escocia no convocará un nuevo referéndum de independencia durante la próxima legislatura aunque el Partido Nacional Escocés (SNP) consiga la mayoría absoluta que las encuestas le auguran. Eso sí, un cambio sustancial en las circunstancias políticas sí podrían hacer que el partido independentista se  lo pensara. Por ejemplo si el Reino Unido saliera de la UE contra la voluntad del pueblo de Escocia. Lo dijo la primera ministra escocesa y líder del SNP, Nicola Sturgeon, justo antes de que su partido presente el programa para en las elecciones escocesas de este 5 de mayo. Se prevé que el programa del SNP sea lanzado este miércoles. El Reino Unido votará el próximo 23 de junio sobre su continuidad o no en la UE.

Anteriormente, el SNP ya había dicho que habría que votar de nuevo sobre la independencia si el Reino Unido optara por irse de la UE y, en cambio, en Escocia ganara la opción de permanecer en él. Además de este escenario, ha dicho Sturgeon, también se podría convocar un segundo referéndum si hubiera «pruebas claras y prolongadas» de la voluntad de los escoceses de avanzar hacia la independencia.

A la izquierda del SNP, la coalición anticapitalista RISE también presentará su programa estos días. La coalición, que incluye el Partido Socialista Escocés (SSP),  propugnará la celebración de un segundo referéndum durante los próximos cinco años, con la conformidad, o no, del Parlamento británico. Londres no quiere que se convoque un nuevo referéndum porque considera que ha pasado demasiado poco tiempo desde el último. Los Verdes dicen que un segundo referéndum sólo debería ser convocado si hubiera una petición popular en este sentido. Y de hecho, el partido ecologista considera que una tarea central de la próxima legislatura es dotar a Escocia de las herramientas para que la ciudadanía pueda participar de manera «abierta y participativa» en la toma de decisiones. En todo caso, si hubiera un segundo referéndum, los Verdes han anunciado que volverían a hacer campaña por el «sí».

El referéndum de independencia tuvo lugar en septiembre de 2014. Entonces, el 55% de los escoceses votaron «no» . Los líderes de los tres partidos mayoritarios británicos prometieron durante la campaña un aumento sustancial de la autonomía escocesa si el «no» ganaba. El SNP considera que la promesa no se ha cumplido porque el nuevo paquete de competencias a devolver acordado no cumple con las expectativas del pueblo de Escocia.

Según los sondeos, el SNP conseguirá una victoria aún más amplia que la obtenida en 2011. Esto le otorgaría una mayoría absoluta incrementada. El principal partido unionista, el Laborista, retrocederá. Los Verdes y los Conservadores progresarán, según las encuestas. El euroescéptico y antiautonomia UKIP podría entrar en el Parlamento escocés. En cambio, RISE lo tendrá muy difícil para obtener representación.

Fuente: www.nationalia.cat

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *