Reflexiones de las CUP sobre la situación política

Sobre la situación institucional en Cataluña

La CUP decidió mantener las cuatro abstenciones a la investidura de Quim Torra y situarse en una clara oposición.

La propuesta de programa de gobierno de JxCat y ERC no avanza en la construcción de medidas republicanas ni sociales que respondan a los derechos y necesidades de la clase trabajadora. Además, la renúncia de Quim Torra a restituir los “Consellers” destituïdos por la aplicación del 155, es una prueba evidente de la culminación de una trayectoria de renuncia a corto plazo al mandato del 1 de Octubre que ERC y PDECAT empezaron después de las elecciones del 21D. Hechos políticos que apuntan a una nula voluntad republicana y de ruptura con el Régimen, dando así la espalda al mandato popular y a la gran movilización social que persiste convencida.

Por este motivo y ante el giro autonomista de los partidos independentistas, nuestra organización ha decidido asumir un rol de oposición activa, trabajando dentro y fuera de las instituciones para generar así un nuevo ciclo para el movimiento independentista que reformule y ensanche alianzas y complicidades. Hace falta aprovechar la gran movilización social lograda hasta día de hoy y que se mantiene viva en cada barrio, pueblo y ciudad, para abrir esta nueva etapa rupturista y de autodeterminación del pueblo catalán.

Constatamos que mientras no se modifique la correlación de fuerzas en el sí del bloque soberanista, difícilmente habrá un nuevo embate republicano. La iniciativa política tendrá que desarrollarse a partir del trabajo fuera de las instituciones y sobretodo, en y desde los municipios.

Sobre la moción de censura presentada por Pedro Sánchez

 

Valoramos la moción de censura presentada por Pedro Sánchez al Gobierno de Mariano Rajoy como una operación que cambia los actores pero que no aborda las soluciones al problema democrático ni de derechos civiles, políticos y sociales en el Estado. Una operación que pretende blanquear el régimen del 78, y sobretodo, su deriva autoritaria. Entendemos que representa una operación de Estado que pretende usar la figura de Pedro Sánchez (y del PSOE) como elementos edulcorantes de un intento de cerrar el ciclo político destituyente que se inició hace una década, y hacerlo por arriba con un pacto entre élites.

Desde la CUP no compramos el marco discursivo que establece que la moción puede ser útil para sacar al PP de las decisiones del día a día de este Estado autoritario. No lo compramos porque constituye un marco que personaliza en la figura de Mariano Rajoy todas las derivas autoritarias, neoliberales y corruptas del conjunto de la maquinaria del Estado español, y que por tanto oculta el carácter estructural de estas. El régimen del 78 no se cambia con un nuevo Presidente, sino rompiendo con sus fundamentos: la unidad de España, el capitalismo financiero y las estructuras clientelares y caciquiles.

Por lo que respecta a la corrupción, nos parece deplorable que se interprete esta como el producto de prácticas aisladas que pertenecen a uno u otro partido, a una u otra persona, y no como una deriva inherente al modelo de capitalismo rentista, basado en la especulación urbanística y financiera, sobre el que se ha erigido el régimen del 78.

Nos sorprende, nos alarma y nos entristece el posible apoyo a la moción de fuerzas políticas que hasta día de hoy se habían reclamado como rupturistas o transformadoras respecto a este régimen. A las compañeras de Podemos, les decimos que con su apoyo a la moción pasarán a engrasar de facto el régimen del 78, legitimando así la situación de vulneración de derechos democráticos. Les recordamos que en Mayo de 2011, en las plazas de todo el Estado, se gritaba alto y claro ‘No nos representan’ en referencia al PP y también al PSOE, el que era una clara moción de censura al Régimen, no a un partido.

Queremos transmitir la misma preocupación a ERC y PDECAT. En qué va a cambiar la situación de los y las presas políticas con la muleta del 155 en el Gobierno? En qué va a cambiar la situación de regresión de derechos civiles y políticos con la oposición invisible ahora en el gobierno? Se respetaría el ejercicio al derecho de autodeterminación? La respuesta de Pedro Sánchez estos últimos días ha sido clara: ‘cero concesiones a los separatistas’.

La moción de censura, además, está vacía de contenido. No presenta alternativa ni siquiera un cambio. Por esto la CUP insiste en una moción al régimen del 78 en su conjunto, y emplazamos al resto de pueblos del Estado a buscar puntos de ruptura para que esto sea posible. Entendemos que cualquier pacto que no pase por un reconocimiento del derecho a la autodeterminación del pueblo de Cataluña, y del conjunto de pueblos del Estado español, es inaceptable desde un punto de vista democrático.

Sobre el avance de la extrema derecha y la regresión de la libertad de expresión

En los últimos meses la sociedad catalana está sufriendo la multiplicación de agresiones violentas por parte de militantes de extrema derecha hacia personas y símbolos republicanos. Aunque se trata de momento de agresiones minoritarias, nos preocupa la legitimación de la que gozan por parte de los partidos del 155 (PP, Ciutadans y PSOE), y por tanto el peligro existente de que se agravie la situación. Además, nos preocupa también que la maquinaria del Estado aproveche estas agresiones para coartar la libertad de expresión de las víctimas de las mismas (esto es, del movimiento republicano) baja el falaz relato de “la neutralidad del espacio público”.

Valoramos que estas acciones son fruto de expresiones de odio fascista que hay que aislar y responder desde la unidad de la sociedad civil. En ningún caso se trata de enfrentamientos civiles entre partidarios de una u otra identidad nacional.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *