Turquía impide a tiros la entrada de refugiados sirios

Las autoridades turcas mantienen la frontera con Siria cerrada y las patrullas incluso disparan contra los desplazados sirios que se acercan a la valla en su huida de las milicias del Estado Islámico (EI), denunció el viernes la organización internacional Human Rights Watch (HRW).

“Mientras que los civiles huyen de los combatientes de Estado Islámico, Turquía está respondiendo con munición real en lugar de con compasión”, ha denunciado Gerry Simpson, investigador senior sobre refugiados para HRW. Simpson ha lamentado que a pesar de que “el mundo entero está hablando de la lucha contra el Estado Islámico, las personas con mayor riesgo de convertirse en víctimas de sus aberrantes abusos se encuentran atrapados en el lado equivocado de un muro de hormigón”.

“Todo el mundo está hablando de la lucha contra el Estado Islámico, y sin embargo las personas con mayor riesgo de convertirse en víctimas de sus abusos aberrantes están atrapadas en el lado equivocado de un muro de hormigón”, ha agregado. La organización de derechos humanos ha destacado que la frontera de Turquía permanece “firmemente cerrada” un año después de que las autoridades turcas comenzaran a rechazar a todos los sirios excepto los heridos más graves.

Cavando zanjas y escondiéndose

“La frontera cerrada de Turquía está obligando a hombres, mujeres y niños sirios a cavar zanjas y esconderse para escapar de los horrores de la guerra”, ha lamentado Simpson agregando que “el intento de Turquía de crear la denominada zona de seguridad es una terrible broma para los civiles escondidos bajo tierra y desesperados por escapar de Siria”.

“Turquía debería dejar de disparar a los civiles sirios que huyen de los combates y permitirles de inmediato cruzar la frontera”, exige la ONG en un comunicado emitido esta madrugada.

En los últimos dos días, al menos 30.000 civiles han huido de sus viviendas o los campamentos de desplazados al norte de Alepo, a causa de los renovados combates entre las milicias del Estado Islámico y otros grupos armados de la zona.

Según testimonios de sirios y cooperantes residentes en la zona, los avances yihadistas el miércoles y jueves pasado han motivado la huida de la mitad de las 60.000 personas que viven en diez campamentos al este de la ciudad de Azaz, señala HRW.

“Según nos íbamos acercando a la frontera empezaron a dispararnos”

Tres campamentos, Ikdah, Haramein y Sham, que albergaban a unas 24.000 personas, se han vaciado completamente y sus residentes buscan refugio cerca de la frontera turca. Un residente del campamento de Ikdah relató a HRW que el jueves los milicianos del EI exhortaron con megáfono a los residentes a evacuar el lugar y a trasladarse a las zonas bajo dominio de la milicia, pero que la mayoría prefirió huir hacia la frontera turca, donde fueron recibidos con disparos por los guardias turcos.

“Al amanecer escuchamos disparos cerca del campamento”, explica un residente del campamento a HRW. “Poco después, llegó Estado Islámico y con un altavoz nos dijo que nos fuéramos. Nos dijeron que no teníamos nada que temer y que debíamos ir hacia el este, a territorio bajo su poder”, añade.

“Abandonamos el campamento, pero nos fuimos hacia el norte, a través de los olivares, en dirección a la frontera turca. Éramos unos 2.000”, relata. “Según nos íbamos acercando a la frontera, veíamos a los soldados en una colina detrás del muro y simplemente, empezaron a dispararnos”, afirma. Entonces “todo el mundo se dio la vuelta y empezó a correr en todas direcciones”.

La organización recuerda que la ley internacional obliga a abrir las fronteras a todo refugiado cuya vida corre peligro. Los avances del EI muestran que no existe una “zona segura” en el norte de Siria, a lo largo de la frontera turca, como asegura el Gobierno de Ankara.

Por su parte, el secretario de la Federación Musulmana de España, Yusuf Fernández, señala a RT que Ankara utiliza a los refugiados como un arma para obtener dinero y concesiones políticas de la Unión Europea.

AI: Fuerzas turcas disparan “a diario” contra refugiados sirios en la frontera

Amnistía Internacional (AI) ya ha denunciado que en otras ocasiones que La guardia fronteriza turca dispara de manera habitual contra los refugiados sirios que se encuentran varados en la frontera turco-siria.

“Ha habido muchos informes de incidentes en la frontera. Nosotros recolectamos informaciones al respecto ya en 2014, cuando recibimos un abanico de informes sobre las personas que fueron atacadas mientras trataban de cruzar la frontera de forma irregular”, ha asegurado este martes Andrew Gardner.

En sus declaraciones a la cadena rusa Russian Today, el investigador de AI ha indicado que la devastadora situación que en la actualidad atraviesa Siria ha redundado en un aumento en el número de refugiados atacados por soldados turcos. Ha informado, además, que basándose en los informes procedentes de un grupo de médicos en el país árabe, cada día, al menos dos o tres personas son disparadas por agentes de la guardia fronteriza turca.

Las fuerzas turcas justifican sus disparos contra los solicitantes de asilo como una medida de seguridad, ha criticado Gardner, quien ha señalado también que, a juicio de las autoridades turcas, “estas personas podrían ser miembros armados o contrabandistas”.

(Fuente: La Vanguardia / Ecodiario / Al Manar / Russia Today – RT)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *