Málaga: Denuncian al Ayuntamiento y la Junta por irregularidades en las obras del Arraijanal. Desalojan a los acampados en los terrenos

desalojo-arraijanal-5

Las asociaciones Ciriana, Arcusves y la plataforma Torre Vigía han presentado una denuncia ante el Defensor del Pueblo Andaluz por la falta de cooperación tanto del Ayuntamiento de Málaga como de las consejerías de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y de Cultura de la Junta de Andalucía.

Desde que comenzaran las obras, estas organizaciones han presentado escritos denunciando los daños producidos en El Arraijanal que no han sido respondidos formalmente. Esta falta de cooperación es extensible a los requerimientos que desde la Fiscalía Provincial de Málaga se están solicitando.

En referencia a las palabras pronunciadas por el Consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, que acusa la existencia de un “montaje” y “campaña injusta” contra la Junta de Andalucía por las obras en El Arraijanal, los colectivos denunciantes quieren dejar claro que desde el primer momento se notificaron a las consejerías de Medio Ambiente y Cultura los daños al patrimonio natural y cultural producidos por las obras.

Lo que se pretendía no era otra cosa que colaborar, aportando información que no había sido tenida en cuenta por esta administración. Y lo que se solicita es la colaboración que le corresponde. De esta forma, los presentes colectivos se unen a la denuncia ya interpuesta al Defensor del Pueblo por un particular, R. P., y para el que ha mostrado interés solicitándole información.

El Arraijanal es el último espacio litoral malagueño sin construir y del que se viene reclamando desde hace tiempo su protección. Se trata de la única representación de un ecosistema arenoso húmedo de Andalucía Oriental, sin más testimonios hasta el litoral atlántico andaluz. Sus hábitats y especies han desaparecido de gran parte de la costa andaluza, siendo éste uno de los últimos refugios que guarda esta biodiversidad.

A sus valores naturales se une la presencia de importantes yacimientos arqueológicos de origen púnico y romano. Pese a todo, este enclave ha sido abandonado a su suerte que lo ha sumido en un estado de degradación aunque no ha mermado del todo sus valores y su importancia, por lo que se reclama la paralización de las obras, su restauración y conservación.

arraijanal1-kZkG-U502016288552fFG-624x385@Diario Sur

Desalojan a los ecologistas y activistas que defienden el Arraijanal

Desmantelan el campamento de activistas y ecologistas que defienden el Arraijanal, la última playa natural de Málaga. Ayer por la mañana, sobre las 8,00 horas, unos 30 policías entre los habituales y los de intervención, éstos últimos completamente equipados con chalecos y pistolas (foto adjunta).

También se han presentado unos 15 operarios de Limasa, además de la policía secreta y han dicho los defensores que recojan todo lo que no quieran tirar y el resto de las cosas las han ido echando en contenedores.

La policía llegó sobre las 8 de la mañana acompañada por 4 o 5 camiones de Limasa y coches antidisturbios grandes. Los trabajadores de Bilba, la empresa adjudicataria de la obra,  también han ayudado en el desalojo.

Según mensajes de audio de los activistas, “los policías han llegado por todos los frentes, desde dentro de la obra y desde fuera, nos han arrinconado como en una redada en toda regla y nos han pedido los móviles para que no podamos difundir.”

El camión de Limasa desalojo arraijanalno para de trabajar, y los operarios siguen sacando todas las cosas que quedan del Campamento montado para proteger la última playa natural del litoral malagueño. “En años el ayuntamiento ha descuidado la zona  y ahora lo ha limpiado todo en media hora”.

(Fuente: Málaga al Día)

desalojo 1

La Policía desaloja a los activistas de Arraijanal, que anuncian que volverán a acampar

Agentes de la Policía Local han desalojado este jueves por la mañana el campamento de los activistas que protestaban por la construcción de la ciudad deportiva del Málaga CF junto a la última playa virgen de la ciudad. Antes de las ocho de la mañana, alrededor de una veintena de policías, incluyendo policías de paisano y miembros del GOA (equivalente a los antidisturbios) han intervenido en el campamento, identificando a las ocho personas que allí había, e instándoles a recoger sus objetos personales y tirando el resto a los camiones del servicio de limpieza. Según denuncian los activistas, también les requisaron el teléfono durante algo más de media hora. El desalojo ha sido pacífico y no ha habido detenciones.

Ana Payá era una de las activistas y dormía, según explica, en su furgoneta. “Me ha despertado una agente y nos ha dicho: “Documentación y móviles””. Ana ha podido ver y fotografiar la denuncia que hay contra ella “por acampada” y firmada a las 7.40 de la mañana. “Se encuentra durmiendo en colchoneta en furgoneta junto a campamento ilegal”, se dice en esa denuncia. Alegará que dormir en la furgoneta no está prohibido.

“Al abrir los ojos he visto tíos tochísimos con gafas. Han rodeado el campamento y nos han pedido documentación y que nos lleváramos los objetos importantes. También los teléfonos. No sé por qué se lo he dado. Se lo he pedido tres veces y nos han dicho: “Cuando acabemos””, relata Andrea Jiménez. Esta información, que exponen los activistas, no ha podido ser contrastada con la Policía Local porque los agentes sobre el terreno se niegan sistemáticamente a comentar cualquier actuación y la oficina de Prensa no respondía este mediodía a las llamadas.

Rafael Doblas, otro de los activistas, explica que los agentes han ido directos al árbol donde estaba subida una de las activistas y le han pedido que bajara. En total ha identificado a ocho personas, a las que no habría entregado la denuncia, según aseguran estas. “Ya esperábamos esto, bastante han tardado…”, comenta Doblas. Samuel también se lo esperaba. “Han buscado la mejor hora. Lo que no pueden hacer es quitarnos los móviles”. Los activistas insisten en que el desalojo ha sido pacífico y que, como les han desmantelado este campamento, instalarán uno nuevo con más sombra.

Los activistas llevan dos meses acampados junto a las obras de la futura ciudad deportiva del Málaga, protestando por el daño ambiental y patrimonial que pueden producir. Este lugar, junto a la desembocadura del Río Guadalhorce, es zona de paso de aves migratorias y es el último rincón virgen del litoral de la ciudad. Ayer se produjo un conato de enfrentamiento entre una de las activistas y el conductor de una hormigonera. La activista intentó pintar el tambor del camión y el trabajador se bajó y, según dice ella, le retorció el brazo y la amenazó. Los activistas decidirán en una asamblea si presentan denuncia por estos hechos.

Tanto los activistas como las asociaciones Arcusves, Ciriana y Torre Vigía creen que se han producido irregularidades que han desembocado en que el entorno no tenga la protección suficiente. La Fundación del Málaga CF (que obtuvo la cesión gratuita de 108.000 metros cuadrados de espacio público por 75 años) y el Ayuntamiento alegan que la obra tiene todos los permisos.

Durante las últimas semanas, el movimiento de tierras ha aflorado restos cerámicos y de una antigua villa romana. La presencia de los arqueólogos ha sido irregular, y muchas veces han sido los activistas quienes han documentado estos hallazgos. Finalmente, los restos han sido tapados y esta semana se han presentado las primeras hormigoneras.

(Fuente: el diario.es / Autor: Néstor Cenizo)

desalojo 2

Arraijanal: de un desalojo pacífico a una concentración con dos detenidos

La tensión va a más en Arraijanal, donde continúan los activistas que defienden la conservación del único espacio virgen del litoral malagueño. Ayer se pasó de un desalojo al alba rodeado de un amplio dispositivo policial que se ejecutó sin el menor incidente a una pequeña concentración de repulsa por la tarde que se saldó con dos detenidos tras un forcejeo con los agentes a cuenta de unas pancartas. Mientras tanto, las obras de la futura Academia del Málaga siguen a su ritmo.

La jornada comenzó bien temprano. Poco antes de las ocho de la mañana, una treintena de efectivos de la Policía Local y un amplio operativo de Limasa compuesto por una excavadora, dos camiones cuba y varios vehículos de recogida de residuos se adentraba en los terrenos para desmantelar el campamento que desde hacía varias semanas tenían montado los activistas para controlar las obras del centro deportivo. No ha sido el único asentamiento, y por lo que dejan ver los ecologistas, tampoco será el último. El desalojo se desarrolló sin incidentes, de manera pacífica, aunque las seis personas que en ese momento se encontraban allí fueron denunciadas por acampada ilegal y por hacer hogueras en zona prohibida.

“Han llegado y nos han dicho que cogiéramos lo que necesitáramos porque iban a tirarlo todo, mientras la policía nos pedía la documentación y nos requisaba los teléfonos móviles”, relataba uno de los activistas que se encontraba en el campamento, quien precisó que la actuación policial la esperaban desde que el miércoles vieron a un inspector de Limasa revisando el lugar para valorar el dispositivo necesario de la empresa de limpieza.

Con éste, ya son seis los cambios de ubicación que los miembros de esta plataforma ecologista han sufrido desde que hace dos meses se instalaron en Arraijanal. En cualquier caso, lejos de echarse atrás se mantienen firmes en sus argumentos. “Vamos a seguir luchando hasta el final, siempre desde la legalidad, para defender este paraje natural, que es el único dueño virgen que nos queda en Málaga”, advertían. “Vamos a reorganizarnos y en asamblea decidiremos los pasos a seguir”, añadían.

Y el primer paso que dieron fue instalarse con algunas pancartas y enseres (sillas, cajas con alimentos,…) junto a los eucaliptos más próximos a la calle Doña Clarines y convocar una concentración para las seis de la tarde en señal de protesta. Justo a esa hora, cuando apenas había una decena de personas, llegaron dos patrullas de la Policía Local con la intención de frenar cualquier nuevo intento de acampada. Los agentes pidieron a los asistentes que retiraran las pancartas colocadas en la valla que delimita la zona de obras de la Academia del Málaga. “Lo quitáis vosotros o lo quitamos nosotros”, advirtió un policía. Unos de los activistas, que llevaba pasamontañas, se negó y se inició un forcejeo que desembocó en su arresto.

Cuando era trasladado al vehículo policial, otra chica intentó evitarlo, siendo reducida y esposada por los agentes en medio de las protestas de la veintena de personas que en ese momento ya se encontraban en la zona. En vista del cariz que iba tomando la tarde, la Policía Local reforzó su presencia con un furgón del Grupo Operativo de Apoyo (GOA), aunque los efectivos no llegaron a intervenir más allá de tomar posiciones junto a la valla. Mientras tanto, los ecologistas buscaron el cobijo de otro eucalipto para analizar la situación y plantear nuevas medidas de presión, como una manifestación.

(Fuente: diario Sur / Autor: Francisco Jiménez)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *