Marchena: Un trabajador de Procavi pierde un ojo en accidental laboral. El SAT denuncia encubrimiento empresarial y silencio político

Agroinformacion.com11062013_92530

Un trabajador de la empresa agroalimentarias de Grupo Fuertes Procavi, que prestaba sus servicios contratado a través de la empresa Randstad, ha perdido un ojo durante un accidente laboral ocurrido la madrugada del pasado viernes en el área de matanza de esta empresa dedicada a la producción integral del pavo en Marchena. Para el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) “no es un accidente, porque se sabía que iba a pasar en algún momento” y denuncian que se ha producido por “los ritmos que impone la empresa”.

En una nota de prensa, desde el SAT han informado que durante la madrugada del jueves al viernes, sobre las 4,15 horas, un compañero de Arahal que trabaja del área de matanza, contratado por Randstad Project Services SL, “perdió para siempre un ojo. Fue trasladado rápidamente al Virgen del Rocío por la grave situación creada, pero ya sin esperanza alguna de que el trabajador pudiera recuperar la visión en el órgano afectado”.

Al parecer, un gancho de los destinados al cuelgue de pavos se lo atravesó, a punto de costarle la propia vida. El sindicato denuncia que la empresa ha silenciado el caso y “corriendo ha arreglado la zona donde ha ocurrido la desgracia, que era de prever que ocurriera dadas las condiciones de trabajo”. Además, “han cuidado mucho que la noticia no salte a los medios, pero nuestro deber es dar a conocer la realidad que se vive dentro de la fábrica”.

La nota añade que los trabajadores llevan meses diciendo que la precariedad y los ritmos de trabajo “nos cuestan la salud a los trabajadores y aquí tenemos la verdad. Las pastillas para los dolores y los nervios se toman como si fueran caramelos; no es raro escuchar a gente que pierde las uñas, cortes, ataques de ansiedad o desmayos. Quizás alguien puede pensar que exageramos, pero esta es la realidad a la que nos tienen sometidos. Por eso ponen tanto cuidado en esconderla tras lujosas campañas de publicidad con fiestas incluidas”.

En esta línea, denuncian que en la fábrica se incumplen los convenios en materia de seguridad, de ritmos, descansos y salarios. “Esta es la realidad año tras año. Antes aquí se trabajaba con seguridad y por salarios más o menos decentes. La subcontratación y la precariedad creciente han derrumbado los sueldos hasta llegar a vernos obligados a hacer horas extras y fines de semanas para llegar a alcanzar apenas los 1.100 euros con las pagas incluidas”.

“Cuanto más hunden nuestras condiciones, mayores ritmos imponen y más facturación y beneficios logran. Cada máquina nueva que traen es sólo para que nuestros movimientos sean más rápidos y estresantes, produciendo mareos, fatigas y accidentes. En la parte de matanza hay ganchos que están denunciados por los trabajadores desde hace meses como armas mortales”, aseguran.

Por tod0 ello, el SAT ha anunciado que, junto con CCOO y UGT a través de asambleas y secciones, se concretarán paros en subcontratas de la fábrica para “evidenciar la veracidad de lo que se viene denunciando en materia de incumplimiento de convenios”.

pradas-procavi

Silencio político

El diputado en el Congreso de los Diputados por Sevilla y secretario de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Comisión Ejecutiva Regional del PSOE de Andalucía, Antonio Pradas, y la alcaldesa de Marchena, María del Mar Romero, visitaron las instalaciones de la empresa Procavi horas después del lamentable accidente en el que un trabajador perdía un ojo. Los dirigentes socialistas ofrecieron una rueda de prensa, pero no se pronunciaron sobre lo ocurrido horas antes en la fábrica (foto adjunta).

Pese a la gravedad del asunto y las constantes denuncias sobre las condiciones de trabajo en Procavi, el diputado socialista no hizo referencia a nada de esto, centrándose en reclamar al Gobierno central que suscriba de una vez, a través de Adif, un convenio con la Junta de Andalucía para financiar el paso subterráneo que une Marchena con la carretera de Carmona, “uno de los 40 puntos negros de la red ferroviaria española” que pone en peligro a los más de 3.500 vehículos que diariamente transitan por ahí.

Por tod0 ello, el SAT ha anunciado que, junto con CCOO y UGT a través de asambleas y secciones, se concretarán paros en subcontratas de la fábrica para “evidenciar la veracidad de lo que se viene denunciando en materia de incumplimiento de convenios”.

Comunicado conjunto de CCOO – SAT – UGT

Manifestamos nuestra solidaridad y máximo apoyo al compañero que recientemente sufrió la pérdida de un ojo durante su jornada laboral en Procavi. Al mismo tiempo llamamos la atención una vez más sobre las trágicas consecuencias de los ritmos de trabajo y de la ligereza con la que se tratan los temas de seguridad y prevención. Particularmente reseñable es el caso del área de Matanza, actividad cedida a Randstad Project Services.

Esta empresa es la que contrató al compañero afectado, que llevaba pocos días incorporado aunque ya bajo la misma presión que los demás. Es bastante clarificadora la actitud de esta empresa, que en ningún momento avisó a los Delegados de Prevención de lo ocurrido, como tampoco la propia Procavi.

Precariedad, subcontratación e inestabilidad son factores que incrementan el índice de siniestralidad y afecciones de todo tipo que padecemos los trabajadores..

Ningún millón de euros de facturación, de los 1.041 que consiguió ElPozo en 2017, puede justificar la pérdida de un ojo de nadie, como tampoco el alto grado de bajas por problemas musculares, de hueso y tendones.

Esta grave circunstancia, que nunca debió suceder, se suma a la amplia lista de cuestiones que impulsan la huelga que los compañeros de algunas subcontratas de la fábrica ya están preparando, pues pone en evidencia una vez más la veracidad de lo que se viene denunciando en materia de incumplimiento de Convenios.

Secciones sindicales de CCOO – SAT – UGT Procavi – Randstad PS – Adecco Outsourcing – Marciense Externalizaciones

(Fuentes: Diario de Morón / La Voz de Morón)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *