Los docentes interinos andaluces encaran su segunda semana de huelga. Exigen un plan de estabilidad y que se prime la experiencia

interinos

Pulso del profesorado interino a la Junta de Andalucía. Los profesores sin plaza fija de la educación pública hacen frente estos días a su segunda semana de huelga, un paro convocado hasta finales de julio por los sindicatos CNT y CGT, y hasta el 29 de junio por la Unión de Sindicatos de Trabajadoras y Trabajadores de Andalucía (USTEA).

La huelga tiene como principal objetivo la consolidación laboral del profesorado interino que prime la experiencia. Para ello, exigen un plan de estabilidad “que garantice el empleo a las personas que están trabajando en la actualidad”, señala a El Salto María Jesús de León, integrante del equipo negociador de USTEA y responsable de esta central sindical en la Sierra de Cádiz. “No hablamos siquiera de hacerlos fijos, solo que se garantice, aunque suspendan las oposiciones este año, que no pierden su empleo. Hablamos de personas que ya han aprobado las oposiciones en ocasiones anteriores”.

Actualmente hay en torno a 17.000 docentes sin plaza fija en la educación pública andaluza, el 18% de la plantilla. Tal como señala De León, “una persona que tenga cinco años de servicio tiene los mismos puntos que una que tenga dos carreras; no hay ventaja para las personas que están ocupando una plaza y hay miedo a que esto sea un ERE encubierto”.

Asimismo, matiza que “no se está pidiendo ningún tipo de trato especial a los interinos, sino que, igual que ocurre en cualquier empresa, donde a partir de tres años tienes que ser fijo, se tenga en cuenta la experiencia y el tiempo de servicio”. La representante sindical añade además que “la mayoría de la gente ha tenido que aprobar las oposiciones para estar trabajando, incluso tres, cuatro o cinco veces, pero como nos ha tocado la época de recortes nunca han sacado todas las plazas necesarias, que han sido ocupadas por interinos”.

La Junta responde que el plan de estabilidad es la propia convocatoria de oposiciones en un año en el que la oferta de empleo público es masiva en la educación andaluza, incluyendo también la tasa de reposición. La consejera de Educación, Sonia Gaya, ya señaló que los interinos que no aprueben las oposiciones obtendrían una vacante el próximo curso, ya que, según planteó, hay “plazas suficientes para tener vacantes en caso de que no se apruebe el procedimiento selectivo”. Además, los profesores interinos no están obligados a presentarse a los exámenes de la oposición para mantenerse en la bolsa de trabajo, como ocurría en anteriores ocasiones.

Ante la respuesta de la Consejería, De León apunta: “Están convencidos de que no va a haber ningún problema. Pues si tan convencidos están que nos los pongan por escrito y así no habrá ningún problema”.

Las movilizaciones protagonizadas por el profesorado interino comenzaron en diciembre y la tensión se ha ido incrementando a lo largo de los meses, con una primera jornada de huelga el 9 de febrero. Ahora, los docentes aumentan el pulso con una huelga indefinida que podría afectar a las evaluaciones de final de curso de miles de alumnos, algo que sería “irresponsabilidad única de la Consejería de Educación”, remarcan desde USTEA.

El pasado jueves, cuarto día de huelga, 8.000 personas —según los sindicatos— se manifestaron en la sede del Gobierno andaluz en Sevilla y en la Consejería de Educación. La protesta continuó con un encierro en el Instituto Provincial de Educación a Distancia de Sevilla (IPEP), tras una infructuosa reunión con la viceconsejera de Educación andaluza, Elena Martín, y la directora general de Recursos Humanos, Antonia Cascales.

Desde el encierro se solicitó un encuentro con la consejera de Educación, Sonia Gaya, algo que finalmente no sucedió. “Entonces decidimos levantar el encierro y declarar a la propia consejera interlocutora no válida porque está claro que no quiere resolver el problema”, apunta De León. Ahora, el colectivo exige una reunión con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

El próximo 28 de mayo el colectivo de interinos, así como los sindicatos CGT, CNT y USTEA, han convocado una nueva movilización a nivel anadaluz en Sevilla bajo el lema “queremos dar clase y evaluar, plan de estabilidad ya” para seguir presionando a la administración regional. Asimismo, para este miércoles se han organizado encierros y asambleas comarcales en diferentes localizaciones de la geografía andaluza.

Además del plan de estabilidad, los docentes exigen la reincorporación del personal interino excluido en la pasada convocatoria de oposiciones, una situación que afecta a medio centenar de personas y que desde USTEA achacan a fallos informáticos y a una falta voluntad de la administración; la mejora de las condiciones laborales del profesorado interino bajo la máxima “mismo trabajo, mismos derechos”, y la reversión de los recortes “vengan de donde vengan”.

(Fuente: El Salto / Autor: Pablo Rivas)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *