Las cifras del horror sionista en Gaza: 111 muertos, 12.733 heridos, 536 víctimas con disparos en la cabeza. Y los soldados israelíes lo festejan (vídeos)

Gaza 1

El pasado 30 de marzo comenzaron las protestas en Palestina denominadas Marchas del Retorno para oponerse a la ocupación y confiscación de sus territorios. Esa jornada se conmemora como el Día de la Tierra después de que en 1976 seis ciudadanos fueran asesinados cuando se manifestaban tras haber perdido sus tierras.

El 14 de mayo Estados Unidos trasladó su Embajada desde Tel Aviv a Jersusalén y las protestas palestinas en contra de esta decisión supusieron la muerte de 60 manifestantes en Gaza al acercarse a la valla que separa Israel de Palestina.

Las movilizaciones continuaron el 15 de mayo, el día que se cumplían 70 años de la Nakba, o la gran catástrofe, que supuso su expulsión de las tierras en las que vivían desde hace siglos y que derivó en la limpieza étnica de cientos de miles de palestinos por el Ejército de Israel.

El coste humano que han supuesto las Marchas del Retorno,  desde el pasado 30 de marzo hasta el 15 de mayo, es dramático: 111 muertos y 12.733 heridos. El Ejército israelí a empleado munición real, gases lacrimógenos y bombas.

La víctima de menor de edad es un bebé de 8 meses de vida, Leila al-Ghandour, que murió debido a la inhalación de gases lacrimógenos en una zona alejada del muro, al Este e la ciudad de Gaza.

De las personas heridas, 488 son mujeres, 1.129 son menores de 18 años, 288 son médicos y 124, periodistas que se encontraban cerca de la valla de Gaza, según datos del Ministerio de Salud palestino en Gaza facilitados el 16 de mayo.

Los heridos por munición real o disparos del Ejército israelí fueron 3.569. De ellos 563 fueron heridos en la cabeza y el cuello, 237 en el pecho, 811 en las extremidades superiores, 276 en el abdomen y 3.502 disparos alcanzaron las rodillas de los manifestantes.

Médicos Sin Fronteras  tacha de “inhumano” el “baño de sangre” Gaza. Marie-Elisabeth Ingres, representante de Médicos sin Fronteras para Palestina, lamenta que “este baño de sangre es la continuación de la política del Ejército israelí de las últimas siete semanas”, durante las cuales las fuerzas de seguridad han disparado con fuego real contra los manifestantes “bajo la suposición de que cualquiera que se acerque a la valla de separación es un objetivo legítimo”.

Los equipos médicos de la organización realizaron más de 30 intervenciones quirúrgicas en un día, algunas en quirófanos compartidos e “incluso en los pasillos”. Ingres ha subrayado que el personal trabaja “contrarreloj” en un escenario que ha equiparado con la ofensiva militar israelí sobre la Franja en 2014.

(Fuente: InfoLibre)

Gaza 2

Las balas israelíes provocan heridas terribles y secuelas de por vida

El doctor Andy Ferguson es uno de los médicos extranjeros que han trabajado en Gaza para colaborar en el tratamiento de miles de heridos causados por los disparos de los soldados israelíes en la represión de la Marcha del Retorno. Con veinte años de experiencia en zonas de conflicto, cuenta con una amplia experiencia en heridas provocadas por munición de guerra. Aun así, está sorprendido por las características de los impactos de bala de los que ha tenido que ocuparse en Gaza.

“He trabajado en el sector de desarrollo sanitario desde hace 19 años y nunca he visto nada parecido a esto en ningún sitio, sea aquí, en Oriente Medio, en el sureste de Asia, en los Balcanes. No es sólo por los cuidados médicos inmediatos de estas heridas. Las heridas de bala que afectan en concreto a las extremidades inferiores. Son devastadoras y causan discapacidad. Estos pobres pacientes tendrán que pasar por múltiples operaciones a lo largo de extenso periodo de tiempo, un largo periodo de rehabilitación, con un inmenso coste para ellos, sus familias, el sistema sanitario y la sociedad en general. Ese es el problema y el mensaje que queremos que se conozca”.

Ya en abril los médicos que estaban atendiendo a los heridos comentaron que las heridas de bala eran mucho peores de lo que solían ver con frases como esta: “Las balas usadas (por el Ejército israelí) están causando heridas que los médicos locales no han visto desde 2014. La herida de entrada es pequeña. El orificio de salida es devastador, causa que el hueso quede triturado y la destrucción del tejido blando”, dijo un cirujano a la ONG Medical Aid for Palestinians (MAP).

Muchas de estas víctimas, en especial los que sufrieron la amputación de una pierna por la gravedad de las heridas, vivirán con ello durante el resto de sus vidas. El proceso inicial será largo y doloroso para los que puedan salvar la extremidad dañada. El riesgo de infección o sepsis será alto. Un sistema sanitario con las penosas condiciones de Gaza lo tendrá muy difícil para darles la asistencia necesaria.

Médicos sin Fronteras también alertó del mismo problema en abril por “lesiones que incluyen un nivel extremo de destrucción de huesos y tejidos blandos, así como grandes heridas de salida hasta del tamaño de un puño”.

“Estas impresionantes lesiones son obviamente difíciles de reparar y a menudo requerirán injertos. En la mitad de los heridos que hemos recibido en nuestras clínicas de atención posoperatoria, la bala ha alcanzado el hueso, causando fracturas en múltiples fragmentos, lo que significa que el hueso se ha convertido literalmente en polvo”, dijo Thierry Saucier, cirujano de MSF en Gaza.

Las balas también provocaron “desgarros múltiples e irregulares en los tejidos blandos, como piel, tendones, músculos, nervios y arterias”, y todo eso aumentaba el riesgo de infecciones.

Ante las preguntas recibidas desde algunos medios, los portavoces del Ejército israelí han dado la misma respuesta: “En los actuales disturbios de Gaza, se emplea sólo las armas y munición habituales que son legales bajo el Derecho internacional”.

Desde el 30 de marzo, 12.271 palestinos han resultado heridos, de ellos 3.598 por impactos de bala. El número de muertos es de 104.

(Fuente: blog Guerra Eterna)

El grado de inhumanidad sionista: Militares israelíes se divierten en la masacre

En medio de las sangrientas represalias israelíes contra manifestantes palestinos en la frontera con Gaza de este lunes, RT ha detectado una actividad poco acertada de un grupo de soldados israelíes en las redes sociales.

En una serie de imágenes y videos publicados en la Red los militares no parecen preocupados sobre las protestas de los palestinos, en las que han muerto varias decenas de personas y cerca de tres millares resultaron heridas, pues se divierten con gamberradas y bromas juveniles.

(Fuente: Russia Today – RT)

Vídeos:

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *