Venezuela: Declarada inconstitucional la Ley de Amnistía

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela ha declarado ilegal la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, aprobada en el Parlamento (Asamblea Nacional) el pasado 29 de marzo de 2016 con el objetivo de liberar a los opositores encarcelados por diversos delitos.

Según se informa en su cuenta de Twitter el TSJ: “Por unanimidad la Sala Constitucional del TSJ declara inconstitucional la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional sancionada por la Asamblea Nacional”.

“Debe destacarse que la amnistía, contrariamente a lo señalado por la opinión pública, no es una suerte de impunidad para los transgresores de derechos humanos o sus cómplices sino un mecanismo constitucional que permite –bajo ciertas circunstancias (irrupción del sistema constitucional)– la consolidación de una paz social mediante el reconocimiento de una igualdad material entre los actores en conflicto que reconozca un sustrato material en cuanto a los hechos y al reconocimiento político de la contraparte”, reza la sentencia del TSJ.

La amnistía dispuesta por el parlamento habría liberado a decenas de opositores de estrema derecha y golpistas presos, entre ellos el líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, condenado a casi 14 años de cárcel como instigador de manifestaciones que degeneraron en violencia durante 2014.

¿Qué buscaba la Ley de Amnistía?        

La derecha en la Asamblea Nacional venezolana aprobó la que llamaban Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional que ha sido cuestionada por la mayoría de la población venezolana, organizaciones sociales, políticas y movimientos tanto dentro como fuera de ese país por ser un instrumento jurídico que promueve la impunidad.

El instrumento legal abarca hechos desde 1999, incluyendo el golpe de Estado de 2002 y el paro petrolero de ese mismo año. La Ley de Amnistía dejaría sin efectos las sanciones penales de unos 50 delitos, entre ellos: la estafa inmobiliaria, el sabotaje eléctrico, el acaparamiento y la especulación de alimentos y medicinas (incluyendo la venta de productos vencidos), el uso de armas de fuego y de explosivos.

El caso más emblemático que no se restringe en la ley son los delitos cometidos en las “guarimbas” o protestas violentas de 2014 donde 43 personas murieron. De aprobarse la ley, las personas involucradas en el hecho serán perdonadas.

“La declaración de guerra de la oligarquía”

El pasado 4 de febrero, el proyecto de ley de amnistía fue presentado a los diputados de la Asamblea Nacional de Venezuela. Los legisladores remitieron el documento a una de sus comisiones permanentes en medio de un intenso debate. El documento propuesto contó con el apoyo de la mayoría opositora (109 escaños).

El grupo parlamentario del Partido Socialista (PSUV) rechazó rotundamente el proyecto. La diputada Nora Delgado dijo que la ley busca la “impunidad para los asesinos” y el olvido de “crímenes en contra del pueblo inocente”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, solicitó al Tribunal Supremo de Justicia que declarara la inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía que aprobó la oposición, que posee mayoría en el Parlamento. Maduro sostuvo que la iniciativa representa “la declaración de guerra de la oligarquía”.

“Tenga la seguridad que esa ley por aquí no pasa, caballero. Leyes para amparar terroristas y criminales, no pasarán. Hagan lo que hagan”, advirtió el mandatario a los parlamentarios opositores, en referencia que no pensaba ratificarla ni ponerla en práctica.

También el alto mando militar había pedido anular “ese adefesio jurídico”, según dijo su jefe Operacional y Ministro de Defensa, el general Vladimir Padrino.

(Fuentes: Resumen Latinoamericano / Prensa Latina / Sputnik – Mundo / TeleSur)

Líderes opositores venezolanos: de “niños de papa” a golpistas

Leopoldo López, Antonio Ledezma, María Corina Machado, Henrique Capriles o Daniel Ceballos, condenados por instigar al odio y conspirar

golpistas 2002

(En la foto, de Izquierda a derecha y enmarcados en círculos, Julio Borges, Leopoldo López y Henrique Capriles durante la lectura de un manifiesto de apoyo al Golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002)

Cuando los medios de comunicación hablan de Venezuela y de los líderes opositores encarcelados por el presidente Nicolás Maduro, se vende una historia en la que estos opositores son poco menos que héroes defensores de la democracia y la libertad, que se enfrentan al malvado y perverso régimen chavista.

Esta es la única versión de la historia que interesa contar, pero existe otra cara que parece que nadie quiere ver. Leopoldo López, Antonio Ledezma, María Corina Machado, Henrique Capriles, o Daniel Ceballos, entre otros, han sido condenados por supuestamente instigar al odio y conspirar contra el Gobierno. ¿Cuál de las dos versiones es cierta?, ¿cómo son realmente estos opositores?. El blog “Un debate en mi cabeza” intenta responder a estas preguntas ofreciendo una versión que dista mucho de la que a diario publican los medios de comunicación.

Golpe de estado en 2002

La oposición en Venezuela intentó arrebatar el poder al fallecido Hugo Chávez en el año 2002, y detrás de ese intento de golpe de Estado militar se encontraban Leopoldo López, Henrique Capriles o Antonio Ledezma, entre otros, según el citado blog. “Un debate en mi cabeza” señala, además, que tras estos líderes opositores “subyace su procedencia de alta cuna y su ideología neoliberal en lo económica y ultraderechista en lo político. Además, como personas pertenecientes a las grandes familias empresariales del país, tienen bajo su control una gran parte del sector productivo venezolano. ¿Tendrá algo que ver con el desabastecimiento?”.

Este blog revela el pasado y la “cara oculta” de los líderes opositores Leopoldo López, Henrique Capriles, Antonio Ledezma y María Corina Machado. Todos ellos proceden de familias poderosas y adineradas de Venezuela, y tras haber participado en el fallido golpe contra Chávez, impulsaron las protestas que entre febrero y marzo de 2014 se sucedieron contra Maduro.

Leopoldo López

El ex alcalde de Chacao, Leopoldo López

Uno de los nombres y rostros más conocidos de la oposición venezolana es el del ex alcalde de Chacao, Leopoldo López, que lleva en prisión desde 2014 y que ha sido condenado a 13 años y nueve meses por instigación a delinquir, intimidación pública y daños a la propiedad pública, y homicidio intencionado. Nacido en el seno de una de las familias más poderosas de Venezuela, “a los 18 años fue enviado a estudiar a EEUU en el elitista Kenyon College, para posteriormente culminar sus estudios en la Universidad de Harvard”.

Cuando terminó sus estudios, regresó a Venezuela para iniciar su carrera política y profesional. “Comenzó a trabajar en un alto puesto de la petrolera estatal PDVSA, enchufado por su madre, que en esos momentos ocupaba el cargo de Directora de Asuntos Públicos de la empresa”. Su paso por esta empresa le llevó a enfrentarse a un juicio por fraude por el “supuesto desvío de fondos de la petrolera a sus proyectos políticos”.

“En 2000 funda junto a Henrique Capriles el partido político Primero Justicia, que cuenta desde el principio con el apoyo económico del gobierno de EEUU presidido entonces por George Bush, a través de la National Endowment for Democracy”. Esta institución norteamericana se dedica según su primer presidente, Carl Gershman, a “llevar a cabo públicamente lo que ha hecho subrepticiamente la CIA durante décadas”, además de añadir que la organización se creó porque no estaba bien visto que los movimientos democráticos de países extranjeros estuviesen financiados por la CIA.

El líder opositor entabló relaciones con el “International Republican Institute” (IRI) del partido Republicano de EEUU, “realizando numerosos viajes a Washington, visitando sus sedes y reuniéndose con funcionarios del gobierno de George Bush”.

Una serie de documentos filtrados por “Wikileaks” en 2014, revelaron la estrecha relación de López y el gobierno de EEUU, ya que según indicaban, el ejecutivo estadounidense había financiado durante 12 años a la oposición venezolana. Además, un documento oficial de una reunión entre la embajadora de EEUU y una asesora legal de López, “afirmaba textualmente que hacer a López víctima de las maquinaciones de la República Bolivariana de Venezuela, está haciendo que su popularidad aumente”.

López, que lleva dos años en prisión, podría haber seguido planificando nuevas acciones violentas desde la cárcel, y es que según un audio en el que se escucha una conversación entre López y Daniel Ceballos desde la cárcel, ambos planeaban “nuevas acciones violentas tras una manifestación opositora que pretendían convocar el 30 de mayo de 2015 en Caracas”. En el audio “se habla claramente de desestabilizar el país”.

Según este blog, López no sólo participó en el golpe de Estado contra Chávez, sino que lideró la detención del Ministro de Interior y Justicia chavista, Ramón Rodríguez Chacín, y participó en la lectura del manifiesto que su partido hizo días antes del golpe, “reclamando la renuncia de Hugo Chávez y la de otros cargos políticos y disolución de diversos organismos”.

“López fue amnistiado por Chávez y la causa contra él por estos hechos se cerró el 31 de diciembre de 2007. Desde entonces, López “ha liderado la estrategia de violencia callejera para desestabilizar al Gobierno mediante acciones no pacíficas. “Actualmente López es considerado un radical incluso por ciertos sectores de la oposición venezolana entre los que se incluye Henrique Capriles”.

Former opposition presidential candidate Henrique Capriles speaks during a news conference in Caracas, Venezuela, Tuesday, Oct. 9, 2012. Capriles defended a parking lot-sized goal on the downhill half while President Hugo Chavez's team manned a pixie goal on the uphill side. (AP Photo/Fernando Llano)

El ultraderechista Henrique Capriles

Henrique Capriles, cofundador del partido “Primero Justicia”, también procede de “una de las familias empresariales más adineradas del país, contando con medios de comunicación (Entre ellos “Últimas Noticias” uno de los diarios de mayor difusión) industrias, empresas inmobiliarias y de servicios y entretenimiento que suman en total más de 20” compañías. “Su padre es el representante de la empresa norteamericana Kraft y dirige la empresa alimenticia Kraft Foods en Venezuela”, según señala este blog.

De joven, Capriles militó en “el partido ultraderechista Tradición, Familia y Propiedad”, para después fundar ‘Primero Justicia’ junto a Leopoldo López, con el que estuvo en la lectura del manifiesto días antes del golpe contra Chávez. Durante el intento de golpe, Capriles “lidera el asalto a la embajada de Cuba en Caracas en busca de Diosdado Cabello, entonces vicepresidente del país. Durante el asalto se cortaron las tomas de agua y electricidad de la delegación cubana para forzar su rendición. Además, junto a Leopoldo López, participa en el arresto del Ministro de Interior Rodríguez Chacín”.

Al igual que López, Capriles fue encarcelado y después amnistiado por Chávez en 2006, aunque su caso se reabrió en 2008, y aún no se ha resuelto. “En 2013 prometió durante su campaña electoral que en caso de salir ganador, concedería la amnistía a Pedro Carmona, presidente golpista durante las escasas 48 horas que duró el golpe de estado contra Chávez, y que actualmente se encuentra prófugo entre Colombia y Miami”.

maria_Corina

María Corina Machado, instigadora del Golpe

La hija del empresario siderúrgico Enrique Machado Zuloaga, María Corina Machado, es otro de los rostros populares de la oposición venezolana. “Cursó sus primeros estudios en un colegio católico y realizó la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Católica Andrés Bello, donde fue primera de su promoción”. Como Capriles y López, Machado fue una de las supuestas instigadoras del golpe contra Chávez y firmó el manifiesto golpista que reclamaba la suspensión de todas las garantías constitucionales tras el golpe.

“Precursora de una idea que ha denominado ‘capitalismo popular’, que no deja de ser un liberalismo extremo en el que se defiende a capa y espada la propiedad privada y la no intervención del estado en la economía bajo ningún concepto. Tiene estrechos lazos con el Partido Republicano de EEUU y se ha reunido con George Bush en la Casa Blanca”.

Antonio-Ledezma

El ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma

Completa la lista el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, que desempeñó númerosos cargos políticos “durante la IV República, entre los que destacan: Gobernador del Distrito Federal entre 1992 y 1993, Vicepresidente del Senado entre 1994 y 1995, senador entre 1994 y 1996, alcalde de Caracas entre 1996 y 2000 y desde 2008 a 2015”. Ledezma se encuentra en prisión desde hace más de un año por su “implicación en un plan golpista auspiciado por la oposición. En 2002 la policía de Caracas, bajo su mando, juega un papel primordial en el golpe contra Chávez, reprimiendo las manifestaciones populares en apoyo de presidente”.

La polémica ha acompañado a Ledezma desde antes del golpe,y es que entre otros asuntos, se le relaciona, según este blog, “con la masacre del Caracazo de 1989, cuando ante la escasez y subida astronómica de los precios, debido a la austeridad y los recortes impuestos por el Fondo Monetario Internacional, las clases más humildes se lanzaron a las calles, donde fueron recibidas a balazos por el ejército y la ahora extinta Policía Metropolitana a las órdenes de Ledezma, que entonces era Gobernador de Caracas. Aquellos sucesos terminaron con el asesinato de más de 3.000 venezolanos muchos de los cuales todavía siguen desaparecidos”.

También se le relaciona “con la masacre de la Prisión de Catia en 1992, cuando cientos de presos fueron asesinados a balazos bajo el pretexto de que pretendían fugarse para sembrar el caos durante el golpe que protagonizó Chávez aquel año. Sin embargo, los familiares de los presos afirmaron que sus allegados habían sido puestos en libertad deliberadamente por orden del Gobernador Ledezma, quien habría buscado así un pretexto para aplicar la “Ley de Fugas” y asesinar a los reclusos de una prisión que era objeto de atención por estar ocupada por un número de presos varias veces superior al que debería albergar, que vivían en condiciones infrahumanas”. Ledezma “también jugó un papel importante en la represión en Caracas contra pensionistas, trabajadores y estudiantes en distintas movilizaciones que llevaron a cabo durante los años en los que ostentó cargos en la capital, ocasionando cientos de heridos y varios muertos”.

ley amnistía

Amnistía y Reconciliación

En las elecciones del pasado 6 de diciembre, la oposición consiguió vencer a Maduro en las urnas, aunque el presidente aseguró que no abandonaría su cargo pese a la derrota. La situación en Venezuela se presenta complicada con un Parlamento dominado por la oposición, y un líder que se niega a aceptar las leyes aprobadas por ese parlamento. Una de ellas es la “Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional’, que la Cámara aprobó para liberar a 78 presos políticos, entre los que se encuentra el líder Leopoldo López, y como era de esperar, Maduro ha asegurado que esa ley no se aplicará, porque según ha dicho, promoverá la impunidad.

Desde septiembre de 2015, cuando se conoció la sentencia de más de 13 años de prisión para Leopoldo López, la comunidad internacional, y en España, el PP, el PSOE y Ciudadanos han denunciado enérgicamente las condenas a los líderes opositores venezolanos porque argumentan que se trata de presos políticos a los que se está privado de sus derechos humanos. Estos partidos han aprovechado la ocasión para presionar a Podemos o Izquierda Unida a que se unan a la condena a Maduro, aunque éstos han rehusado hacerlo, al menos de forma rotunda.

(Fuente: Diario Crítico)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *