Granada: Diversos colectivos ciudadanos se movilizaran unitariamente el 19 de mayo en varias marchas bajo el lema “Granada no está en venta”

granadanosevende_

El próximo sábado 19 de mayo, diversidad de colectivos ciudadanos en defensa de multitud de reivindicaciones sociales partirán desde distintas zonas de Granada en dirección a la Plaza del Carmen, sede del Ayuntamiento de la ciudad, en una confluencia de marchas bajo el lema “Granada no está en venta”, en lo que denominan “una movilización social por el derecho a la ciudad”.

En esta movilización unitaria han confluido desde las asociaciones vecinales, feministas o ecologistas, junto a defensores de la sanidad pública, las pensiones públicas, los derechos humanos, o el ferrocarril pasando por aquellas que luchan contra el trismo masificado, los desahucios o la represión. El pasado sábado, representantes de algunos de los colectivos convocantes presentado la iniciativa del Ayuntamiento (foto adjunta).

Las distintas columnas saldrán de los siguientes barrios el próximo sábado:

Columna blanca: Plaza de la Hípica, 18.00 horas., bajo el lema, “nuestros derechos no están en venta. Salud, educación y ley de dependencia dignas ya”.

Columna amarilla: Estación de tren, 18.00 horas, bajo el lema, “tren sí, muros no”.

Columna naranja: Paseo de los Tristes, 18.30 horas, bajo el lema, “frente al turismo de masas, recuperemos nuestros barrios”.

Columna roja: Parque 28 de febrero. 17.30 horas, bajo el lema, “pan, trabajo, techo y dignidad”.

Columna verde: Callejón de los Nogales (rotonda de Neptuno), 18.30 horas, bajo el lema, “Granada y sus pueblos. Verdes, os queremos verdes”.

Columna violeta: Puente Verde, 18.00 horas, bajo el lema, “no somos los márgenes, somos el núcleo”.

Manifiesto: “Granada no está en venta. Una movilización social por el derecho a la ciudad”

Granada y su Área Metropolitana es una de las regiones andaluzas más perjudicadas por la crisis que sufrimos desde 2008, agudizándose los problemas sociales que venían arrastrando desde hace décadas. Situada en uno de los territorios más pobres de la Unión Europea, nuestra ciudad ha sufrido una merma considerable en su autonomía local y en las arcas municipales. A su vez, los discursos xenófobos, patriarcales y autoritarios ganan terreno como consecuencia de las políticas austericidas y neoliberales aplicadas en los últimos tiempos.

La corrupción y la ineficacia de los gobernantes han deteriorado la imagen pública de Granada y han introducido grandes desequilibrios en la economía municipal, profundizando en los recortes de los servicios públicos y las pensiones, en la precariedad laboral y habitacional de la ciudadanía y en la merma de sus derechos sociales y civiles. La amenaza al sistema sanitario público, la desconexión ferroviaria, el abandono de los barrios más populares, el deterioro progresivo de la Vega y el hinchado de la burbuja turística son algunas de las cuestiones fundamentales que sufrimos, sin olvidar la violencia machista y la falta de acogida de migrantes de diferentes lugares del planeta.

La democracia local está alejándose progresivamente de la realidad de sus barrios y distritos, cerrando la puerta a una participación real y efectiva de los vecindarios que sirva de contrapeso a la política municipal. A su vez, la economía se está haciendo fuertemente dependiente de la burbuja turística, sin dar soluciones de empleo digno para la mayoría de la ciudadanía y provocando grandes problemas en los barrios del centro histórico de la ciudad, donde la especulación inmobiliaria y la expulsión de las poblaciones con menos recursos están convirtiéndolos en un parque temático para las despedidas de solteros y los trenes turísticos.

Es necesario apostar por una diversificación económica y por la distribución igualitaria de sus recursos, con el fin de acabar con la desigualdad y la pobreza de los barrios periféricos. Y, sin duda, es necesario que el desarrollo económico de la ciudad sea compatible con la conservación de sus ecosistemas, potenciando una agricultura ecológica y de proximidad en una Vega comprendida como espacio agrícola y pulmón verde, y defendiendo la conservación de Sierra Nevada y del valle del río Darro.

Y las mareas ciudadanas junto a los movimientos sociales y vecinales de la ciudad vamos a tomar las calles para reivindicar:

  • Que se construya una Granada entre todes, creando un espacio seguro donde no tengamos que seguir luchando contra la discriminación de género, sexo, identidad, orientación sexual, etnia u origen. En el que se valore la participación ciudadana y se exija una democracia real. Construyendo así una ciudadanía feminista e intercultural con pleno derecho.
  • Que la gente de Granada construya un sistema de relaciones que tenga en cuenta el territorio y sus seres, que cuide y mantenga nuestro entorno de manera respetuosa, dejándolo de entender como un recurso. Granada, con sus sierras, sus vegas y sus culturas constituyen un patrimonio vivo y dinámico que debemos mantener para las generaciones venideras.
  • Que pan, techo y trabajo son derechos de toda la ciudadanía. Vamos a luchar por disminuir las desigualdades socioeconómicas y por mejorar las condiciones de vida de las personas, especialmente de las más frágiles. Tenemos que acabar con la pobreza de amplias capas de la población, con la precariedad de las condiciones de trabajo y de las pensiones, con los desahucios y los cortes de agua, luz y gas a una población que se le criminaliza por no poder pagar.
  • Que las calles y plazas del Albayzín, Centro-Sagrario, Realejo y Sacromonte son de todas las vecinas. Frente a un turismo que convierte nuestros barrios en objetos de consumo, sus vecinas exigen replantear de manera consensuada el modelo turístico, a la vez que reivindican la promoción de viviendas asequibles y el fomento de comercios y equipamientos de cercanía para poder seguir creando historias colectivas.
  • Que se garanticen una sanidad, una educación y una ley de dependencia dignas ya. Exigimos una sanidad pública universal, gratuita y de calidad, accesible para todas las personas. A su vez, reivindicamos una educación pública, gratuita, laica y democrática que garantice la cohesión social y el desarrollo y aprendizaje integral.
  • Que se ponga fin a los tres años de aislamiento ferroviario. Granada necesita la reconexión ferroviaria permanente e inmediata por la línea de Moreda, la integración del ferrocarril de forma soterrada, eliminar la división urbanística con una estación digna y sentar las bases para que Granada esté integrada en el futuro corredor mediterráneo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *