EEUU culpa al ejército chino de supuestos ataques láser a sus pilotos en vuelo desde su nueva base en Yibuti. China lo desmiente

An F-15E Strike Eagle of the 335th Fighter Squadron, Seymour Johnson Air Force Base, N.C., takes off from Bagram Air Field, Afghanistan, Nov. 2.

An F-15E Strike Eagle of the 335th Fighter Squadron, Seymour Johnson Air Force Base, N.C., takes off from Bagram Air Field, Afghanistan, Nov. 2.

China ha rechazado las acusaciones de Estados Unidos según las cuales ciudadanos chinos usan potentes punteros láser contra los pilotos estadounidenses que operan en la base naval estadounidense en Yibuti, en el Cuerno de África, informa la agencia de noticias francesa AFP.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos (el Pentágono) denunció el jueves de la pasada semana  lesiones sufridas por pilotos de sus Fuerzas Aéreas que actúan en la base de Camp Lemonnier, debidas al uso de punteros láser de tipo militar por parte de ciudadanos chinos.

El Ejército de Estados Unidos advirtió a sus pilotos mediante un aviso en el formulario de consulta Avisos a los Aviadores (NOTAM, por sus siglas en inglés) de los peligros que entrañan los láser de alta potencia que se emiten desde la nueva base militar de China en Yibuti, en el Cuerno de África.

“Ha habido múltiples eventos que involucran un láser de alta potencia en las cercanías de N1135.70 E04303.14. Tenga extrema precaución cuando transite cerca de esta área”, notificaron el viernes los funcionarios de seguridad aérea de Estados Unidos a la NOTAM.

Exhortando a los pilotos estadounidenses a mantener sus aviones fuera de esas coordenadas, señaló que los rayos láser se emiten desde una ubicación en el mar a 750 metros de la base militar china, muy cerca al campamento Lemonnier, la base militar más grande de EE.UU. en el país africano.

Varias fuentes de inteligencia sostienen que el Ejército Popular de Liberación (EPL) de China cuenta con un arma láser de alta potencia en su base o en un barco en alta mar. El rayo láser deslumbra temporalmente a los pilotos y su uso se remonta a los momentos de alta tensión de la Guerra Fría entre EE.UU. y la extinta Unión Socialista de Repúblicas Soviéticas (URSS).

En medio de crecientes tensiones entre Pekín y Washington, el Ministerio de Defensa de China anunció en julio de 2017 la apertura oficial de su centro logístico naval en Yibuti, a tan solo unas millas de Camp Lemonnier, la base de operaciones de EE.UU. en el norte del país africano, donde se encuentran 4000 uniformados estadounidenses, y desde donde controla gran parte del estratégico estrecho de Bab el-Mandeb.

Tras esta denuncia, China, cuya Marina opera también una base naval en Yibuti, ha rechazado las acusaciones del Pentágono destacando que cumple estrictamente el derecho internacional y las leyes del país africano, conforme reporta el medio francés.

“Después de una exhaustiva verificación, hemos dicho explícitamente a los EE.UU. que las acusaciones son totalmente irreflexivas y distan mucho de la realidad de los hechos”, ha declarado a los periodistas la portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Hua Chunying.

La portavoz ha instado asimismo a los altos mandos militares estadounidenses a prestar más atención a las realidades objetivas y les ha exigido que no viertan acusaciones infundadas contra China. Hua ha comentado, en este contexto, que las autoridades chinas han llevado a cabo investigaciones serias al respecto y, por ende, advierten a Washington de no hacer recriminaciones a Pekín sin fundamento.

Para concluir su sesión informativa, la funcionaria ha recalcado que China está comprometida con el establecimiento de la seguridad y la estabilidad regional en cualquier rincón del globo.

(Fuente: Hispan TV)

base EEUU Yibuti

África, foco de conflictos militares por los recursos naturales

Un hipotético incidente entre militares estadounidenses y chinos en la República de Yibuti ha pasado desapercibido para la opinión pública. Sin embargo, este podría ser el preámbulo de futuros conflictos entre las grandes potencias del mundo por el control de los recursos africanos. No porque Yibuti -un país del Cuerno de África-  tenga petróleo o gas que extraer para los insaciables automóviles occidentales, sino por su localización estratégica.

A ese probable futuro de enfrentamientos se refiere el politólogo Evgueni Krútikov, en un artículo  que publica el medio ruso Vzglyad y en el que analiza “cómo se desarrollará la convivencia de los militares de varios países en este país africano”.

Según la versión del artículo ofrecida por web Sputnik News, el experto afirmó que los estadounidenses han relacionado el accidente de un jet de su Marina en Yibuti —que tuvo lugar el 2 de abril— con un deslumbramiento con láser desde la base del país asiático. Un hecho que el Ministerio de Defensa de China ha negado terminantemente, el uso de láseres por parte de militares chinos para cegar a los pilotos de EEUU.

Según Krútikov, este no es un incidente que pueda ser subestimado. Se trata de un diminuto territorio plagado de bases militares extranjeras.

A partir de este punto el autor comienza su análisis. ¿Por qué es tan atractivo para los militares extranjeros este pequeño país de apenas 23 000 km²  de superficie?

En primer lugar, destaca que la abundancia de bases militares extranjeras en el país se explica por el catastrófico estado de su economía y no dispone de ningún recurso natural que pueda generar ingresos y su único atractivo es su privilegiada localización.

Su importancia -por lo tanto- no son los recursos naturales, sino su ubicación geográfica privilegiada para el control de los recursos de esa zona geográfica.

De acuerdo con el analista, “Yibuti se encuentra en el llamado cuerno de África, desde donde se puede controlar el estrecho de Bab el-Mandeb, que conecta el mar Rojo con el golfo de Adén. Esto significa –subraya el politólogo- que “desde Yibuti se puede controlar la segunda ruta marítima más importante del planeta”.

Razón esta, -afirma-  por la que “muchos países estén tan interesados en establecerse en Yibuti con bases militares. Un asunto –precisa- que para y el Gobierno de dicho país africano representa una importante fuente de ingresos.

“Se construyeron tantas bases militares en el territorio del diminuto país africano que ya no puedes cruzarlo sin toparte con un militar extranjero”, reseñó Krútikov

Los países con bases  militares en el pequeño país africano son principalmente miembros de Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN): por supuesto, de EEUU, Francia, Italia y  Japón. Igualmente cuanta con instalaciones militares la República Popular China.

Para que se tenga una idea de la importancia de este punto estratégico de la geopolítica de las grandes potencias veamos algunos aspectos relevantes de las instalaciones estadounidenses.

Según Krútikov, “Camp Lemonnier no es solo la base militar de EEUU más grande en África, que está precisamente situada junto al aeropuerto internacional de Yibuti”, sino que  la actividad de los aviones y drones en la base era tan intensa que empezó a interferir en el tráfico de aviones comerciales. EEUU se vio entonces obligado a trasladar sus operaciones aéreas a la pista de aterrizaje de Shabelli, razón por la cual ahora EEUU dispone de dos bases militares en Yibuti”.

A todo lo anterior se añade que en 2017, el Ejército Popular de Liberación de China abrió en Yibuti su “primera base militar en el extranjero capaz de albergar hasta 10.000 militares.

Por su parte Rusia también “ha mostrado su interés en Yibuti en múltiples ocasiones sin que aún se haya materializado la apertura de un base militar rusa en Yibuti. No obstante, afirma Krútikov,  existen rumores de que se están manteniendo conversaciones y negociaciones para tales fines.

Sin embargo, estos no son -ni mucho menos- los únicos países interesados en tener un enclave militar en Yibuti. A la lista anterior se podrían sumar, Arabia Saudí, -quien ya formalizó varios acuerdos para la construcción de bases militares en la zona- Turquía e India,  que tambien iniciaron las negociaciones para establecer su base naval en Yibuti como parte de su estrategia militar en todo el Océano Índico.

(Fuente: Canarias Semanal / Autor: Carlos Rafael Rodríguez)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *