Rusia demanda a la OTAN aclaraciones sobre el caso del doble agente Skripal. El presidente checo admite la fabricación de Novichok

Maria-Zajarova

Rusia ha demandado aclaraciones a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sobre la producción del neuro-paralizante Novichok, tras la confirmación de Praga de que lo produjo en 2017. Sería bueno que la OTAN respondiera ahora cuántos países miembros son capaces de producir o se dedican a investigar el Novichok, el nombre que Occidente utiliza para referirse a la sustancia similares como el A234, declaró la vocera de la Cancillería rusa, María Zajárova (foto adjunta).

De acuerdo con la Inteligencia Exterior checa, se trata del A230, mientras su Servicio Nacional de Seguridad asegura que se identificó como el A234. La alianza atlántica afirma que las porciones de dicha sustancia fueron eliminadas, pero, ¿quién puede confirmarlo?, pues para eso, señaló, existen determinados expertos. También nos interesa conocer cómo fue documentada toda esa información, indicó la portavoz.

Ahora la pregunta que surge es otra ¿Acaso la alianza atlántica desconocía que existen algunos de sus miembros que se dedican a producir el Novichok?, declaró Zajarova, en clara alusión, al llamado hecho por ese bloque para apoyar el boicot diplomático de Londres contra Moscú. Quisiéramos conocer, además, hasta que punto llegó el apadrinamiento y a qué nivel, de los programas realizados por la República Checa, relacionados con el Novichok, declaró la vocera de la Cancillería.

Con anterioridad, Zajárova había acusado a Londres de mentir sobre la procedencia de la sustancia supuestamente empleada para envenenar a Skripal y su hija Julia, quienes fueron hallados inconscientes el pasado 4 de marzo en la ciudad inglesa de Salisbury.

La diplomática rusa también indicó que la Cancillería rusa envió 40 peticiones con más de 60 preguntas en las últimas semanas al Departamento de Relaciones Exteriores del Reino Unido y solo tuvo respuesta para dos tercios de las interrogantes formuladas. Además, Rusia demandó insistentemente al Reino Unido permitir la atención consular a Skripal y su hija que, según las autoridades británicas, están fuera de peligro. Su paradero y estado es desconocido para nosotros, constató.

La portavoz también solicitó a Londres apoyo legal para el proceso judicial abierto por la fiscalía general rusa sobre un atentado contra dos de sus ciudadanos en territorio británico, en referencia al caso del doble agente y su hija.

Rusia denuncia también  las mentiras británicas en el caso del doble agente

Las mentiras del Reino Unido quedan cada vez más al desnudo en el caso del doble agente ruso Serguei Skripal y su hija Julia, denunció hoy la vocera de la Cancillería María Zajarova.

La primera gran falsedad es que los expertos británicos habían señalado a Rusia como el lugar de procedencia del neuro-paralizante, el llamado Novichok (Novato), declaró Zajarova en su página de Facebook. El laboratorio británico de Port Down, cerca de la ciudad inglesa de Salisbury, donde fueron hallados Skripal y su hija el pasado 4 de marzo, reconoció que le fue imposible determinar la procedencia de la sustancia tóxica, recordó.

La segunda desinformación se refiere a los supuestos motivos de Rusia para atentar contra el excoronel de la inteligencia militar, quien fue condenado a 13 años de prisión por espionaje y perdonado en 2004, cuando fue canjeado por agentes rusos, apuntó. Resulta que Londres si tenía intereses suficientes para realizar una provocación, para con ese pretexto iniciar acciones contra Rusia, incluido un bloqueo diplomático y la aplicación de sanciones unilaterales.

Un tercer dato falso se refiere a la supuesta exclusividad de Rusia para producir el Novichok, pues, afirmó Zajarova, el presidente checo, Milosh Zeman, admitió que los servicios secretos de su país confirmaron la producción de una sustancia similar.

La víspera, Zeman declaró que en la República Checa se elaboró un neuro-paralizante del tipo Novichok, como el A230, por institutos científicos de la esfera de la defensa de esa nación de Europa del este.

Rusia planteó interrogantes a Londres que aún se mantienen sin respuesta, como la capacidad de los expertos británicos para determinar con exactitud el antídoto a aplicar a Skripal y su hija. Además, Moscú está interesado en conocer si el Reino Unido poseía una prueba de base para determinar de qué sustancia se trataba y si llegó a elaborar ese neuro-paralizante.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *