Una nueva resolución de la ONU insta a los saharauis a retirarse de El Guerguerat y el Frente Polisario decide retirar a sus efectivos del área

sahara

El Consejo de Seguridad de la ONU renovó hoy por seis meses la misión de la organización en el Sáhara Occidental (Minurso) y urgió a Marruecos y al Frente Polisario a retomar las negociaciones para poner fin al conflicto. La decisión figura en una resolución aprobada con doce votos a favor y las abstenciones de Rusia, China y Etiopía, un documento que pide avanzar hacia una solución política “realista, viable y duradera” para la ex colonia española.

Además, pide al Polisario retirarse “inmediatamente” de la zona de separación en el área de Guerguerat, en el sur del Sáhara Occidental; expresa preocupación por su plan de trasladar actividades administrativas a Bir Lahlu, en el noreste; y le pide que se abstenga de este tipo de “acciones desestabilizadoras”.

Según Estados Unidos, promotor de la resolución, la idea central es tratar de desbloquear las negociaciones durante los próximos meses, aprovechando las gestiones que está llevando a cabo el nuevo enviado de la ONU, el expresidente alemán, Horst Köhler. El énfasis en la necesidad de una solución “realista” es una de las principales novedades del texto.

Durante años, Marruecos ha defendido que la única opción realista para terminar con el conflicto es su propuesta de autonomía para el territorio, mientras que el Polisario insiste en la necesidad de celebrar un referéndum que incluya la independencia entre las opciones.

Tradicionalmente, Naciones Unidas ha apostado en sus resoluciones por una solución política “justa, duradera y mutuamente aceptable, que prevea la libre determinación del pueblo del Sahara Occidental”.

Ese lenguaje se mantiene en uno de los párrafos de la resolución aprobada hoy, en el que se pide a las partes la vuelta a las negociaciones. Sin embargo, la inclusión de forma destacada del llamamiento a una solución “realista” puede ser vista, según fuentes diplomáticas, como un acercamiento a las tesis marroquíes. Ese fue precisamente uno de los puntos más discutidos de la resolución, que para países como Rusia o Etiopía resultaba poco equilibrada.

Esas reservas llevaron a Estados Unidos, el promotor del texto, a retrasar hasta el viernes la votación prevista inicialmente para el miércoles con el fin de tratar de limar diferencias. Finalmente, ese punto se mantuvo en la resolución final, cuyo principal cambio con respecto al borrador original fue la renovación del mandato de la Minurso por seis meses en lugar de un año. Ello supone que el Consejo de Seguridad deberá volver a abordar la cuestión del Sáhara Occidental el próximo mes de octubre.

(Fuente: El Confidencial Saharaui)

El Frente Polisario da marcha atrás

El Frente Polisario ha decidido este viernes retirar a sus efectivos del área de Guerguerat, en el sur del Sáhara Occidental, ante los llamamientos desde la ONU, que busca relanzar las negociaciones para terminar con el conflicto. El movimiento llegó mientras en Nueva York el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se preparaba para votar su resolución anual sobre la cuestión.

Entre mensajes de que el Polisario podía dar ese paso atrás, el voto fue retrasado en varias ocasiones para dar tiempo a que se confirmase la noticia y para adaptar el texto a la nueva realidad. El primer borrador discutido por el Consejo de Seguridad urgía a la organización saharaui a retirarse de esa zona, que en los últimos meses ha sido escenario de una tensa situación.

La crisis comenzó a raíz de las obras de asfaltado de una carretera iniciadas por Rabat, consideradas por el Polisario como una violación del alto el fuego firmado en 1991. Las dos partes desplegaron fuerzas armadas en la zona, pero Marruecos las retiró el pasado febrero en respuesta a un llamamiento del secretario general de la ONU, António Guterres.

El Polisario, mientras, continuaba en el área y defendía que la solución a la crisis debía llegar con un acuerdo entre las dos partes, dado que Rabat ya había logrado su objetivo de asfaltar la carretera, que le facilita el comercio con el resto de África.

Finalmente, la ONU ha confirmado este viernes la retirada de todos los efectivos saharauis de la llamada “zona tapón” en Guerguerat, un área vetada a las partes del conflicto según el acuerdo de alto el fuego. El representante del Polisario ante Naciones Unidas, Ahmed Bujari, ha dicho que la decisión de retirarse ha respondido a los llamamientos de “países amigos” y se tomó con la intención de facilitar una solución política al conflicto.

Para la ONU, la salida de las dos partes del área efectivamente “debería mejorar las perspectivas para crear un ambiente que facilite” la intención de Guterres de relanzar las negociaciones sobre el Sáhara Occidental.

Varios miembros del Consejo de Seguridad han destacado este viernes el movimiento del Polisario como una expresión de buena voluntad de cara al diálogo y los quince miembros, que habían mostrado cierta división durante las negociaciones, respaldaron por unanimidad la resolución modificada a última hora.

El texto, a diferencia de versiones anteriores, no incluye finalmente ningún llamamiento al Frente Polisario sobre Guerguerat. Sí señala que la crisis en esa zona ha planteado “cuestiones fundamentales” sobre el alto el fuego, animando al secretario general a explorar formas de resolver la situación. El Polisario considera ese párrafo como un respaldo a su postura de que debe haber una discusión entre las partes sobre las consecuencias de la crisis.

Marruecos, satisfecho con la resolución

Marruecos, por su parte, se ha mostrado satisfecho con la resolución y defendió que el grupo saharaui no tenía “ninguna otra opción” en Guerguerat, pues si no se retiraba se exponía a “medidas más duras” por parte del Consejo de Seguridad.

El embajador marroquí, Omar Hilale, ha dicho a los periodistas que su Gobierno no estaba dispuesto a discutir ninguna cuestión relativa al Sáhara Occidental mientras no se resolviese la situación en Guerguerat. Esa es la razón, aseguró, de que su país no haya dado por ahora el visto bueno al candidato propuesto por Guterres para mediar en el conflicto, el expresidente alemán Horst Kohler, al que ya ha aceptado el Polisario. El anterior enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, el estadounidense Christopher Ross, dimitió este año tras ser boicoteado por Rabat.

Además de prorrogar por un año la misión de la ONU en el Sáhara (Minurso), la resolución aprobada este viernes por el Consejo de Seguridad respalda la idea de Guterres de relanzar las negociaciones entre las partes.

La ONU estableció en 1991 su misión en el Sahara Occidental con el fin de facilitar un referéndum sobre el estatus de la excolonia española. Sin embargo, las discusiones llevan años bloqueadas, pues Marruecos presentó una propuesta de autonomía para la zona y considera que esa debe ser la base del proceso, mientras que el Frente Polisario insiste en la necesidad de convocar cuanto antes ese referéndum.

(Fuente: El Confidencial)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *