Palestina: Continúa la matanza sionista con la permisividad occidental. Otros 4 muertos y 600 heridos en el 5º viernes de la Marcha del Retorno

palestina 1

Al menos 4 palestinos fueron asesinados y más de 600 resultaron heridos muchos de ellos por disparos de soldados israelíes en el límite entre la asediada Gaza y los territorios ocupados, durante la represión este viernes de la quinta semana consecutiva de las protestas de la Gran Marcha del Retorno, denominada como “viernes de la juventud rebelde” debido al alto número de jóvenes palestinos participante en las mismas.

Uno de los muertos ha sido un adolescente palestino ha sucumbido este sábado a las heridas que sufrió la víspera por los disparos de militares israelíes durante la violenta represión de una manifestación celebrada en la Franja de Gaza, ha anunciado el Ministerio de Salud de Palestina en un comunicado. “Azam Oweida, de 15 años, murió tras ser herido en la cabeza ayer (viernes) al este de Jan Yunis (en el sur del enclave palestino)”, reza la nota.

Otro de los asesinados, , identificado como Abdul Salam Baker, de 29 años, ha muerto de un disparo en la cabeza en Jan Younis, según ha informado el portavoz del Ministerio de Salud palestino, Ashraf al Qedra. Los otros dos fallecidos también recibieron el impacto de disparos.

En total, contando estas últimas víctimas del sionismo, 44 palestinos han sido asesinados y más de 5.500 heridos por las fuerzas de ocupación israelíes desde el comienzo de las protestas de la Gran Marcha del Retorno el 30 de marzo, Día de la Tierra Palestina, realizadas cerca de la frontera impuesta de la Franja Gaza.

Entre los heridos, 3.368 han debido ser evacuados a hospitales y 2.143 recibieron tratamiento de campo. 143 casos han sido identificados como críticos y 1,710 otros como moderados. La lista de palestinos heridos también incluyó a 592 niños y 192 mujeres y niñas.

Según los datos del ministerio, 1.738 manifestantes recibieron disparos con balas reales, 394 con balas de goma y otros 611 con gases lacrimógenos. 227 manifestantes recibieron disparos en el cuello o la cabeza, 440 en la parte superior del cuerpo, 115 en la espalda y el pecho, 142 en el abdomen o la pelvis, y otros 1.704 en las extremidades inferiores

Según el corresponsal de Al Mayadeen, en este quinto “viernes de la ira” las fuerzas de ocupación israelíes comenzaron a disparar gases no identificados contra los manifestantes en el alambre de púas de la Franja de Gaza. Los disturbios en la frontera han comenzado tras el rezo del mediodía, cuando aumenta el número de palestinos que acuden a los cinco puntos de protesta repartidos a lo largo de la valla divisoria con Israel.

Según el Ministerio de Salud de la Franja, los efectivos israelíes usaron ayer un gas desconocido para reprimir a los manifestantes palestinos que participaban en la quinta Marcha del Retorno al este del campo de refugiados de Al Bureij, en el centro de Gaza, causándoles asfixia, convulsiones y vómitos extremos a docenas de manifestantes e incluso a corresponsales de prensa, entre ellos la corresponsal jefa de Al Mayadeen en Gaza Lana Chahine.

Muchos de las victimas del gas disparado al azar debieron ser trasladados al hospital para recibir tratamiento médico debido a la gravedad de su estado, tras inhalar el gas empleado por los uniformados de Tel Aviv.

La Franja de Gaza ha sido blanco igualmente de una serie de ataques aéreos israelíes que tuvieron lugar  al oeste de Deir Al Balah. Esto se produce después de atacar dos barcos  que estaban estacionados en el puerto para recibir a varias embarcaciones que pretendían romper el asedio. Los medios informativos  israelíes alegaron  que su bombardeo tenía como blanco una posición  de Hamas.

La fuente ubicada en el área de Khan Jounis informó que los preparativos se habían realizado para el lanzamiento de las marchas después de las oraciones del viernes y que los residentes de la Franja de Gaza habían comenzado a llegar a la franja fronteriza en preparación para las marchas. También señaló que las fuerzas de ocupación han desarrollado varios cuarteles militares frente a las marchas de retorno en la frontera con la Franja de Gaza.

Shafiq al-Barim, del Frente Popular para la Liberación de Palestina, afirmó que los preparativos de las fuerzas de ocupación a lo largo de las líneas de corte son una prueba de la efectividad de las marchas llevadas a cabo por los residentes de la Franja. Precisó que las fuerzas de ocupación están usando armas y municiones internacionalmente prohibidas contra las manifestaciones pacíficas como balas. También pidió a Cisjordania que active sus acciones contra la ocupación.

El dirigente del movimiento islamista Hamás, Yahya Sinwar, también se ha unido al campamento de Al Bureij, en Gaza central: “Estamos aferrados y apegados al derecho de retorno y trataremos de hacerlo realidad por todos los medios. Seguimos adelante hasta conseguir los objetivos de nuestra gente y desafiar el asedio”, dijo.

Por su parte, la agencia de noticias Ma’an informó que jóvenes palestinos abrieron un hueco en la cerca de separación al este de Jabaliya en el norte de la Franja de Gaza. Al menos tres jóvenes llegaron a la valla de separación, comenzaron a cortarla y lograron regresar después de una brecha, dijo la agencia.

El Ejército de Israel ha asegurado que cientos de “alborotadores han intentado infiltrarse en su territorio y quemar la valla de seguridad”, y otros han arrojado “artefactos explosivos, granadas, bombas incendiarias y piedras”, además de “hacer volar cometas con objetos incendiarios adheridos a ellas”.

La portavocía militar ha cifrado la participación en 10.000 palestinos y ha advertido de que opera para “proteger a los civiles israelíes y no permitirá que se haga daño a la infraestructura de seguridad que los protege”.

palestina 2

Reacciones a los crímenes israelíes

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos instó hoy a Israel a asegurar la rendición de cuentas de los responsables de los fallecidos y de los más de 5.500 heridos. Por su parte, Amnistía Internacional pidió hoy el embargo de armas a Israel al considerar que está “matando y mutilando a manifestantes que no suponen una amenaza inminente” y aseguró que se están utilizando “armas militares de alta velocidad diseñadas para causar el máximo daño”.

El representante de Palestina ante la ONU, Riyad Mansour, acusa a los Estados Unidos e Israel de mentir ante el Consejo de Seguridad de la ONU con respecto a los crímenes israelíes cometidos en la Franja de Gaza, a raíz de la marcha efectuada por los palestinos bajo el lema de “Viernes de la juventud rebelde”, en el marco de las principales “Marchas del Retorno” llevadas a cabo en las fronteras de la Franja de Gaza por quinta semana consecutiva.

La víspera, países de todo el mundo que participaron en el debate abierto en el Consejo de Seguridad expresaron su rechazo a esas acciones violentas y pidieron su fin. Solo dos delegaciones fueron en un camino diferente, dijo al referirse a las declaraciones de Israel y Estados Unidos en esa sesión.

La necesidad de realizar una investigación, proteger a los civiles y apoyar a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina fueron tres de las principales demandas escuchadas la víspera en el Consejo de Seguridad, indicó.

El representante de Palestina ante la ONU, Riad Mansur, demandó hoy por quinto viernes consecutivo detener la agresión de Israel contra civiles en Gaza, pues a pesar del rechazo internacional, la masacre continúa. “Los crímenes de las fuerzas militares israelíes contra los manifestantes pacíficos palestinos deben parar y los perpetradores de tales actos deben responder ante la justicia”, exigió el diplomático. Además, condenó la actitud de esos “cobardes que atacan a civiles inocentes y los matan”, y están detrás de las muertes y el sufrimiento de niños palestinos.

Mansur también hizo referencia a las declaraciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, quien condenó el empleo excesivo de la fuerza por parte de los militares de Israel contra los palestinos. “Somos testigos del uso letal de la fuerza contra manifestantes desarmados, expresó y pidió a Tel Aviv acabar con esas acciones y llevar ante la justicia a los responsables de las muertes”.

Al Hussein recordó que, bajo la ley internacional, los palestinos tienen derecho a reunirse pacíficamente y que las fuerzas de Tel Aviv deben usar solo medios necesarios y proporcionados para desempeñar sus tareas y excepcionalmente, emplear la fuerza letal en casos de extrema necesidad y como último recurso.

“Resulta difícil de entender cómo quemar ruedas o tirar piedras desde la distancia a fuerzas de seguridad fuertemente protegidas en posiciones defensivas puede constituir tal amenaza”, afirmó el alto comisionado. “En el contexto de una ocupación como la de Gaza, esas muertes resultado de un uso ilegal de la fuerza pueden constituir matanzas deliberadas, aseveró.

Por su parte, el representante permanente de Siria ante la ONU, Bashar Yaafari, dijo que el doble estándar es una característica inherente de algunos Estados miembros del Consejo de Seguridad que pretenden su interés en la defensa de los derechos humanos y el derecho internacional y hacen caso omiso a la existencia de la ocupación sionista en Palestina y en el Golán sirio ocupado.

Yaafari señaló que los países occidentales, especialmente los Estados Unidos garantizan la protección e inmunidad a Israel con vistas a evitar y erradicar la impunidad de sus continuas violaciones de cientos de resoluciones que exigen la terminación de su ocupación de territorio árabe.

“Siria se ha mantenido y sigue manteniendo firme en su postura de apoyar el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación y al establecimiento de su Estado independiente con Jerusalén como su capital, además de garantizar el derecho al retorno de los refugiados palestinos”, subrayó. “Siria deplora que el coordinador especial para el proceso de paz en Oriente Medio ignore deliberadamente la situación en el Golán sirio ocupado y las prácticas y violaciones de Israel en el mismo”, añadió.

“Siria exige al Consejo de Seguridad a que tome medidas inmediatas contra Israel para detener sus agresiones y violaciones así como obligarla a poner fin a su ocupación de los territorios árabes, incluido el Golán sirio”, concluyó.

Palestina envío este viernes otra carta al Consejo de Seguridad, la Asamblea General y al máximo representante de la ONU, António Guterres, con informaciones que documentan los ataques y asesinatos a civiles inocentes, subrayó. La cifra de muertos palestinos en los viernes de la ira, denunció la víspera la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Jamie McGoldrick, ya es mucho mayor que el número de palestinos asesinados por Israel en la Franja de Gaza en los últimos tres años.

palestina 4

En el exilio desde hace 70 años

Las movilizaciones continuarán hasta el 15 de mayo que marca el 70º aniversario del Día de la Nakba (de la catástrofe), fecha en que se creó el Estado de Israel por el terrorismo europeo-judío sionista sobre el territorio de Palestina con la expulsión de sus hogares de casi 800 mil palestinos obligados al exilio, que sus descendientes son parte de los casi 7 millones de refugiados. Los refugiados de la Franja -el 70% de sus dos millones de habitantes- lo son y quieren recordar al mundo que su exilio continúa.

La creación de Israel y las guerras posteriores de 1947 a 1949, provocaron la expulsión y huida, en un éxodo que denominaron Nakba (“Catástrofe”, en árabe), de 700.000 palestinos, una cifra que, sumada a sus descendientes, supera ya los 5 millones de refugiados según la ONU. La reclamación del retorno es uno de los pilares de las estancadas negociaciones, junto con la soberanía de Jerusalén, los asentamientos, el control de recursos hídricos, la demarcación de fronteras y la seguridad.

En diciembre de 1948, la Asamblea General de la ONU, mediante la Resolución 194 (no vinculante), declaró en su artículo 11 que los refugiados que desearan “regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos deberían poder hacerlo en la fecha más próxima posible”, y quienes no lo hicieran deberían ser compensados.

Desde finales de 1960, el artículo 11 aparece de forma recurrente como base del derecho internacional, junto con la posterior Resolución de la Asamblea 3236, que en 1974 reafirmó el “inalienable derecho de los palestinos a regresar a sus hogares y propiedades, de los que habían sido desalojados y desarraigados”.

Israel alude habitualmente a un “traslado voluntario” de las familias palestinas, que huyeron por miedo durante la guerra y tras ser movilizadas por los líderes árabes, y solo reconoce su derecho al retorno a un futuro Estado palestino. Además, recuerda que en esos mismos años alrededor de 800.000 judíos tuvieron también que salir de países árabes como Marruecos, Yemen, Siria e Irak, donde vivían amenazados, y buscar refugio en el Estado hebreo, sin que fuesen nunca compensados por sus pérdidas.

Los palestinos, por su parte, entienden esta reivindicación como parte de su identidad nacional, presente desde su infancia en el imaginario social colectivo, y consideran su éxodo una injusticia histórica en espera de ser subsanada.

“Los israelíes dicen que ésta es su tierra, pero no es cierto; se la robaron a nuestros ancestros y creyeron que nos olvidaríamos de ella”, afirmó a Efe una joven enmascarada en Gaza durante las protestas de la Gran Marcha del Retorno, antes de añadir que el derecho a regresar “sigue vivo en la mente de las nuevas generaciones”.

La cuestión de los refugiados ha estado desde siempre presente en la mesa de negociaciones y no habrá acuerdo de paz que no contenga una solución para ellos. “Cualquier resolución que no incluya la construcción de un Estado palestino con su capital en Jerusalén Este, basado en las fronteras de 1967, y con una solución justa para los refugiados no será aceptada y carecerá de legitimidad”, reiteró esta semana Nabil Abu Rudaina, portavoz del presidente palestino, Mahmud Abás.

En total, unas 500 aldeas palestinas, como Qamun, Iqrit y Qastal, así como una decena de barrios urbanos fueron borrados del mapa entre 1947 y 1949, según el registro del historiador israelí Ilan Pappe en su obra “La limpieza étnica de Palestina”, mientras que ciudades como Haifa y Acre y la zona árabe de Jerusalén Oeste fueron repoblados con población judía.

(Fuentes: Palestina Liberation / Palestina Libre / Al Mayadeen / Hispan TV / SANA / Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *