Almería: El Gobierno estatal del PP entierra las esperanzas de descontaminar Palomares bajo el secreto oficial

palomares guardia civil iri

La Abogacía del Estado ha trasladado a la Audiencia Nacional que los documentos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) relacionados con la limpieza de los terrenos contaminados desde 1966, tras el accidente de dos aviones norteamericanos que concluyó con la caída de cuatro bombas nucleares en Palomares, no pueden ser aportados al Tribunal al estar acogidos a la normativa de secretos oficiales por el Ministerio de Asuntos exteriores.

Esta decisión de la Abogacía del Estado se suma a la “imposibilidad” que ya había expresado tanto de poner en marcha la rehabilitación de los terrenos contaminados con radioactividad, como de “fijar un plazo” para la ejecución del plan aprobado en 2010 porque, por un lado, no hay norma que obligue a dicho plazo y, por otro, «ejecutarlo en un plazo de tres años, como exige Ecologistas en Acción, es materialmente imposible».

La comunicación de los abogados del Estado ha caído como un jarro de agua fría sobre las pretensiones de los ecologistas, que había emprendido un procedimiento contencioso-administrativo para “instar la puesta en marcha del Plan de Rehabilitación de la pedanía cuevana acordado por el pleno del CSN en mayo de 2010, así como a fijar un plazo para llevar a cabo el tratamiento de los 50.000 metros cúbicos previstos entonces de tierra contaminada por plutonio”, según el abogado de la asociación verde, José Ignacio Domínguez.

Los ecologistas habían solicitado a la Audiencia Nacional que pidiera al CSN, como pruebas, tanto ese acuerdo de 2010 como otro posterior, aprobado en julio de 2015, que limitaba la limpieza a sólo 28.000 metros cúbicos de tierra.

“Con la modificación aprobada por el CSN, el volumen de tierra a limpiar ya no será de 50.000 metros cúbicos sino de 28.000, y los norteamericanos no tendrán que llevarse 6.000 metros cúbicos sino 3.300”, señala Domínguez, quien asegura que, de esta manera, “el público va a recibir una radiación anual cuatro veces superior a la legalmente establecida y, además, se tendrán que imponer restricciones parciales de uso en una de las zonas contaminadas”.

“Hasta ahora, la Audiencia Nacional ha actuado con diligencia pero, tras declarar secreto el Plan de rehabilitación de 2010, ¿cómo podemos demostrar que se ha reducido a la mitad el suelo a descontaminar y que, por tanto, se va a permitir que siga existiendo suelo contaminado con plutonio en Palomares?” “Nosotros —abunda el letrado— sostenemos que es ilegal mantener suelo español contaminado sin limpiar durante más de cincuenta años, del mismo modo que no creemos que sea normal que todo el que pase por una calle de una barriada de Cuevas esté recibiendo, sin saberlo, la misma radiación en los tobillos que si se estuviera haciendo una radiografía. Al parecer, el Gobierno de España quiere que nos acostumbremos a vivir con plutonio en las aceras”.

“Es verdad que, muertos por causa directa del suceso, sólo están los tripulantes de los aviones que fallecieron en el accidente. A partir de ahí, todo es, también, secreto. No se conoce con certeza la incidencia que haya podido tener sobre la vida y la salud de las personas, pero tanta reserva de información hace sospechar que debe ser importante”.

“Un médico de Torrecárdenas quiso estudiar la relación existente entre la contaminación radiactiva y la salud de la población de Palomares. Le prohibieron hacerlo argumentando que ya había muchos trabajos en ese sentido, aunque lo cierto es que no se ha publicado ninguno”.

“Sí existen cifras sobre personas contaminadas. El Centro de investigaciones energéticas, medioambientales y tecnológicas (Ciemat) ha reconocido más de quinientos casos. Ahora pretenden dejar en Palomares los terrenos contaminados con hasta 4 bq/gr, en vez de 1 bq/gr. El propio abogado del Estado reconoce que los que más expuestos estarán a la contaminación serán los obreros de la construcción, que estarían condenados a trabajar en determinadas áreas de Palomares con escafandra autónoma, como los buzos, por la cesión de nuestros gobiernos a las presiones norteamericanas”.

“No olvidemos que, hace 50 años, Fraga aseguró que toda la zona había quedado limpia cuando era Ministro de Información. Después, siendo director de la Junta de Energía Nuclear, Otero Navascués escribió al Ministro de Industria que no había ningún tipo de peligro ¡a pesar de que había varios kilos de plutonio desparramados al aire libre! Tuvieron la desfachatez de expedir a los agricultores certificados falsos asegurando que sus tierras estaban limpias cuando habían cubierto con una capa de 20 cms la tierra contaminada, que afloró a la superficie en cuanto metieron el arado”.

(Fuente: Almería Hoy)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *