Galiza: La Asociación de familiares de presos y presas políticas independentistas galegas convocan la XII Marcha às Cadeiras contra su dispersión

marcha galegos

La Asociación Que Voltem!, de familiares y amigos de los presos y presas políticas independentistas gallegos ha anunciado la celebración, el próximo sábado 21 de abril, de una nueva marcha  contra la dispersión de dichos presos, la XII Marcha às Cadeiras.

“Este día partirá dos columnas desde diferentes puntos de Galiza, una desde Santiagp y otra desde Vigo, que recorrerán más de 1500 kilómetros para desplazarse hasta las prisiones españolas donde cumplen condena las presas y los presos independentistas gallegos”, exponen en un comunicado.

Con esta movilización, Que Voltem! quiere “denunciar la situación de excepcionalidad que están sufriendo estos presos, dispersados en cárceles alejadas del territorio gallego, y reclama su traslado a Galiza”. “Este – apuntan – es un derecho que reconoce el propio régimen jurídico español”. “Al mismo tiempo -añaden desde Que Voltem!  – también se trata de hacerles llegar el cariño y la fuerza de familiares, amistades y personas solidarias para hacer un poco más llevadera la pena”.

Desde Que Voltem! sostienen asimismo, que “la ilegalidad de la medida política de la dispersión penitenciaria, que mantiene alejados del territorio gallego a los presos y las presas independentistas, lo que supone un doble castigo que afecta a sus familiares y amistades que cada fin de semana deben recorrer cientos de quilómetros para poder visitarlos”.  “Cada viaje – explican – supone entre 600 y 1.200 kilómetros y un gasto económico importante para una visita de apenas cuarenta minutos”.

“La dispersión es una medida excepcional que se aplica sistemáticamente a los presos y a las presas políticas y que viola, entre otras, las siguientes leyes e acuerdos internacionales: la constitución de 1978, la Ley Orgánica General Penitenciaria, el Convenio Europeo de Derechos Humanos, y entra en contradicción con las “Reglas Mandela”, aprobadas por la Asamblea General de la ONU, en las que se fija un marco de respeto de los derechos humanos, legales y penitenciarios de las personas presas”, añaden.

A este respecto debe recordarse que durante los últimos meses, los presos independentistas han tramitado a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias para sus respectivas solicitudes y peticiones de traslado a cárceles ubicadas en Galicia.

Otra demanda de familiares y amigos es el fin del “régimen de castigo” que denuncia el encarcelamiento de presos independentistas gallegos. Dado que una persona detenida en Galiza bajo la acusación de integración o colaboración con una organización armada entra en prisión está sujeta a la aplicación del sistema, y esto ha sido evidente a lo largo de estas décadas, de dos medidas punitivas mayores que la derivada de la decisión judicial: el de la dispersión y su clasificación como Fies. La aplicación del régimen Archivos internos de monitoreo especial (Fies). No todas las Fies son prisioneras independientes, pero este régimen se aplica a todos los prisioneros independentistas.

“Por todo ello  -concluyen –  la movilización del 21 de abril se enmarca en la reivindicación de los derechos fundamentales de las presas y los presos independentistas gallegos”.

“Es difícil pasar tantas horas en el autobús y es frustrante llegar allí, ver las paredes tan altas, no saber si se sienten …”. Cristina Rodríguez Ramos, integrante del grupo “A qué nos dirigimos por la casa”, habla de la Marcha en las calles, que denuncia desde hace 12 años las violaciones a los derechos humanos sufridas por los presos independentistas. “Entendemos que es algo necesario, un signo de afecto por la presa y una forma de hacer visible la realidad de la dispersión”, señala.

Este sábado, 21 de abril, una caravana formada por dos autobuses viajará a los centros penitenciarios de Dueñas (Palencia), Ocaña (Toledo), Topas (Salamanca) y Villabona (Asturias), cada columna, para terminar convergiendo en Mansilla de las Mulas ( León), donde actualmente se admite a la presa internacionalmente independiente Maria Osório. El día de la marcha, cada uno de los autobuses viajará entre 1.100 y 1.400 kilómetros. “Hay personas que nunca han estado visitando a ningún prisionero o prisionero y, por supuesto, alucinado por la cantidad de kilómetros que es necesario hacer durante una visita de solo 45 minutos”, explica Rodríguez.

(Fuentes: Sermos Galiza / Tercera Información / Canarias Semanal)

XII marcha

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *