Las dos Coreas negocian declaración conjunta de final del conflicto militar entre ambas. Reunión Kim Jong Un – Trump en mayo

Buendiario-corea-sur-norte-paz

Seúl y Pionyang están negociando una declaración conjunta para anunciar oficialmente el final permanente del conflicto militar entre ambos países, informó el martes el diario Munhwa Ilbo, citando a un funcionario anónimo de Corea del Sur.

El líder norcoreano Kim Jong-un y su homólogo surcoreano, Moon Jae-in, tienen previsto reunirse en una cumbre intercoreana el 27 de abril. De acuerdo con el informe del medio, la fecha podría poner fin a más de medio siglo de confrontación en la península.

Las dos Coreas han estado técnicamente en guerra desde el conflicto de los años 1950-1953, que terminó con una tregua y no un tratado de paz. Las tensiones geopolíticas han surgido ocasionalmente desde el armisticio, aunque hasta la fecha ambos países han logrado evitar otro conflicto devastador.

Los líderes de ambas naciones se encontrarán en la zona desmilitarizada en la aldea de Panmunjom, 53 kilómetros al norte de Seúl. Será el tercer evento de este nivel en la historia de las relaciones bilaterales. Dos reuniones anteriores, en 2000 y 2007, se centraron en cuestiones políticas y económicas.

El deshielo en las relaciones Seúl y Pionyang comenzó en la víspera de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyeongchang (Corea del Sur).

El porqué del deshielo en las relaciones entre las dos Coreas

La península coreana, que el año pasado fue una de las principales fuentes de tensión política en el mundo, ahora es sede de acontecimientos que asombran a la comunidad internacional por su carácter pacífico. Este mes de enero, Corea del Norte anunció que participará en los JJ.OO. de Invierno, que transcurrirán en Pyeongchang el próximo mes. Los deportistas de Corea del Norte y Corea del Sur incluso desfilarán bajo una bandera unificada.

Además, ambas naciones mantuvieron su primera reunión a nivel ministerial desde diciembre del 2015. El pasado jueves desde el Norte incluso instaron a todos los coreanos a que logren “avances” para la reunificación de las dos naciones.

Según un artículo analítico sobre este cambio radical, escrito por Andréi Lankov —historiador ruso y profesor de la Universidad de Seúl— para el Centro Carnegie de Moscú, el deshielo en las relaciones entre las dos naciones es una respuesta a las crecientes amenazas de una posible escalada del conflicto por parte de Washington.

Concesiones simbólicas

De acuerdo con el experto ruso, Seúl y Pionyang decidieron reducir la tensión en la arena internacional ante la retórica “cruel y sin precedentes” proveniente últimamente desde EE.UU. Además, tras las elecciones en mayo del 2017, en el Sur llegaron al poder los nacionalistas de izquierda, que “tradicionalmente trataron a Corea del Norte con más benevolencia que sus predecesores conservadores, que gobernaron el país entre los años 2008-2017”, escribe el profesor.

En su programa electoral, el actual líder de Corea del Sur, Moon Jae-in, había prometido superar la crisis en las relaciones con el Norte. Sin embargo, el mandatario pronto se dio cuenta de que era imposible debido a la política de sanciones de EE.UU., que se opone a cualquier apoyo económico al Norte.

Entonces, “Moon Jae-in logró convencer a Trump de que Seúl desarrollará deportes, actividades humanitarias y otras formas de interacción no económica con Pionyang” escribe Lankov.

Según el autor, Seúl, así como Pionyang, esperan que Washington deje de aumentar la tensión con sus amenazas de un posible ataque si EE.UU. ve que Pionyang hace concesiones, aunque sean puramente simbólicas.

Un paso para desviar la atención

“Las negociaciones sobre los JJ.OO. realmente reducen la posibilidad de un conflicto armado en la península coreana”, escribe el profesor. Sin embargo, “sería mejor evitar sentirse demasiado optimista sobre lo que está sucediendo”, sostiene el experto.

“El programa nuclear de Corea del Norte aún sigue adelante, así que, lo más probable, es que una vez las pasiones olímpicas pasen y la Casa Blanca se calme, las plataformas de lanzamiento norcoreanas volverán a escuchar el rugido de los motores a reacción”, concluyó Lankov.

Las medidas pacíficas que estamos observando hoy en día tienen un carácter “simbólico y cosmético”, que no solucionan los problemas clave de la región. “Lo más probable es que Pionyang continuará las pruebas”, afirmó Lankov, destacando, sin embargo, que “incluso una reducción temporal de la tensión es una buena noticia”.

Diálogo norcoreano estadounidense

Por otro lado, el líder norcoreano Kim Jong Un señaló por primera vez públicamente un “diálogo” con Estados Unidos, en un momento en que se perfila una cumbre entre el presidente estadounidense, Donald Trump y Kim Jong-un, informó la agencia oficial norcoreana KCNA.

En una reunión con los funcionarios del partido el lunes, Kim presentó un informe «sobre el desarrollo de los últimos acontecimientos en la península de Corea» incluyendo la cumbre con Corea del Sur que se celebrará este mes, indicó KCNA.

Kim «realizó un análisis profundo y una valoración de la orientación del desarrollo de las relaciones entre el norte y el sur actualmente y de las perspectivas de un diálogo entre RPDC y Estados Unidos», dijo utilizando el acrónimo oficial para designar a Corea del Norte.

Por su parte, Trump ha precisado que su esperado encuentro con el líder norcoreano tendrá lugar a fines del mes próximo o en junio. Trump dijo que mantenía viva la esperanza de alcanzar “un acuerdo de desnuclearización” con Pyongyang. “Tengo esperanzas de que será una relación muy diferente de lo que ha sido durante muchos, muchos años”, añadió.

Sin embargo, Pyongyang nunca ha confirmado la oferta de unas conversaciones sobre la desnuclearización, que había sido presentada por un emisario surcoreano. Además, las declaraciones de Kim no hicieron una mención expresa a la reunión con Trump.

Posible reunión el 27 de mayo

En declaraciones que ofreció a la prensa en Florida, junto al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, el presidente Trump celebró la noticia del encuentro que tendrán los mandatarios de las dos Coreas el próximo 27 de mayo, en el que podrían poner fin, formalmente, a la guerra que iniciaron en 1953, informa The Guardian.

En ese contexto, reveló que en los últimos días ha habido acercamientos de “muy alto nivel” con funcionarios del gobierno norcoreano para su posible encuentro con Kim, y reafirmó la “buena voluntad” que hay por mejorar las relaciones que, durante décadas, han sido antagónicas entre Estados Unidos y el hermético país asiático.

Sin embargo, y a pesar de que reconoció que “están pasando cosas buenas”, Trump dejó abierta la posibilidad de no reunirse con su homólogo norcoreano, encuentro que fue calificado de histórico cuando fue anunciado, hace algunas semanas, y que es esperado en todo el mundo.

En su declaración, el presidente estadounidense dijo: “Veremos qué pasa. Porque es el resultado final lo que cuenta, no el hecho de que estamos pensando en tener una reunión”. Luego agregó: “Es posible que las cosas no salgan bien y que no tengamos las reuniones, y simplemente continuemos yendo por este camino tan fuerte que hemos tomado. […] Pero veremos qué pasa”.

El director de la CIA, Mike Pompeo, visitó Corea del Norte hace más de dos semanas para una reunión secreta con el líder Kim Jong Un en Pyongyang, según confirmaron fuentes gubernamentales estadounidenses.

La Casa Blanca se negó a comentar sobre la visita de Pompeo, que tuvo lugar alrededor del 1 de abril y fue reportada por primera vez por el diario The Washington Post. El Post informó que Pompeo fue el enviado de Trump para sentar las bases de conversaciones directas entre Trump y Kim sobre el programa de armas nucleares de Corea del Norte.

 

(Fuentes: Russia Today – RT / agencia AFP / Reuters)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *