El padre de la joven palestina Ahed Tamimi denuncia y muestra las presiones y abusos que sufrió su hija durante los interrogatorios (vídeos)

padre

Basem Tamimi, padre de la joven palestina Ahed, detenida por Israel, ha denunciado que su hija fue sometida a “acoso psicológico y físico” en un interrogatorio en el que participaron policías y militares israelíes y que se llevó a cabo sin presencia de abogados ni familiares.

El padre de Ahed mostró un video y declaró que “Durante los primeros diez días de interrogatorio, (Ahed) estuvo sometida a tácticas que no cumplen la legislación internacional ni humanitaria”.

El padre de Ahed Tamimi denunció que las rondas de interrogatorio implicaron tácticas de acoso físico y psicológico, aislamiento, traslados constantes entre celdas e incluso que fuera internada en lo que denominó como “una celda fría”, pequeña y con baja temperatura.

“Cuando la trasladaban de un sitio a otro le llevaron incluso criminales que la amenazaron”, aseguró Tamimi, sin dar más detalles sobre esto, y añadió, que los interrogadores “probaron muchas maneras para coaccionarla y forzarla a hablar, pero ella mantuvo silencio durante toda la ronda de interrogatorios e incluso se negó a decir su propio nombre”.

El vídeo expuesto muestra la séptima ronda, efectuada el 26 de diciembre pasado y que duró dos horas. En este, Ahed aparece en una sala mientras un policía y un miembro de la Inteligencia Militar le hacen preguntas en tono agresivo y con gritos.

Los interrogadores hacen referencias a su color de piel, cabello y ojos, y le hacen preguntas fuera de lugar, como sobre el color que tiene cuando le da el sol, según una traducción del árabe facilitada por la campaña Liberad a los Tamimi.

“Si no nos das lo que queremos, detendremos a todo el mundo que aparece en el vídeo”, dicen los agentes mientras le enseñan por ordenador unas imágenes. “Tu conoces a Nour, Marwan, Osama, Marah, tu les conoces a todos. Nos los llevaremos a todos si no coperas, está en tus manos”, le gritan, amenazando con detener a miembros de su familia.

Su padre aseguró que “la amenazaron de muchas maneras, la intentaron asustar a partir de diferentes estrategias, incluso simplemente pronunciando el nombre de su madre”.

“El acoso es una táctica de manipulación y una amenaza”, denuncia Mariam Barghouti, activista de la campaña Libertad para los Tamimi, presente en la rueda de prensa.

Ahed Tamimi fue detenida en diciembre del año pasado en el marco de las protestas desatadas por el anuncio de Donald Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. El Ejército israelí reprimió brutalmente las manifestaciones de palestinos. A Ahed la detuvieron tras viralizarse un vídeo en el que aparecía abofeteando a un soldado en el patio de su casa, horas después de que un policía israelí le dispararan a su primo directo a la cabeza.

Con 17 años recién cumplidos Ahed Tamimi se convirtió en un símbolo de la resistencia palestina a la brutalidad del Estado colonialista de Israel. Ahed fue juzgada por un tribunal militar israelí a puertas cerradas, para evitar que su caso se termine convirtiendo en un escándalo aún más grande a nivel internacional. Finalmente, y tras un acuerdo, Tamimi cumple ocho meses de prisión y quedará en libertad en el mes de julio.

Ahed Tamimi es parte de los 300 menores de edad que están presos en las cárceles israelíes y a los cuales se les aplican los mismos métodos de tortura en los interrogatorios. Amenazas, privación del sueño y largos interrogatorios son parte del arsenal utilizado por policías y militares en las cárceles israelíes donde buscan aleccionar y amedrentar a los millones de palestinos que pelean día a día contra la ocupación colonial en Cisjordania y la la prisión a cielo abierto en la que el Estado de Israel ha convertido a la Franja de Gaza.

(Fuente: La Izquierda Diario)

Vídeos:

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *