Catalunya: La AN deja en libertad a la miembro de los CDR detenida. El juez no aprecia “rebelón” ni “terrorismo” en sus actuaciones

cdr-detenida_10_670x355

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha dejado este jueves en libertad provisional a la miembro del CDR Tamara C., que será investigada por delito de desórdenes públicos, pero no de terrorismo, sedición o rebelión, como pedía el ministerio público, según informan fuentes jurídicas. Por tanto, se enfrenta a una pena que abarca los seis meses a tres años de prisión, tras una declaración que ha durado más de media hora y ha empezado con retraso, a partir de las 13.30h, aunque estaba citada a las 10h, después de dormir dos noches en el calabozo.

A Tamara se le aplicarán medidas cautelares que pasan por: prohibición de salir del municipio de Viladecans, menos para cuando tenga que trasladarse al lugar de trabajo, si es que este estuviera fuera de la localidad; presentación todos los lunes ante el juzgado de guardia; prohibición de salir del territorio estatal, aunque lo podrá hacer con una autorización, si fuera por motivos justificados; además de retirada de pasaporte. El resto de detalles del auto, sin embargo, no se conocen de momento porque está bajo secreto, según las fuentes consultadas.

En último lugar, el juez De Egea ha pedido una orden de detención para el otro miembro del CDR de Esplugues, que no se ha personado en el juzgado y que también era investigado por los mismos hechos.

La cuestión es que la decisión no ha complacido a la fiscalía, quien ha pedido prisión provisional para la detenida —ante las pruebas recabadas por parte de la Guardia Civil—. “Eso como presunta responsable de delitos cometidos con finalidad de rebelión, sin perjuicio de las ulteriores calificaciones que puedan adoptarse tras el avance de la investigación”, expone.

“La investigada habría desarrollado actividades de dirección y coordinación en actos de sabotaje, formando parte de un reducido equipo de dirección que determina las pautas de actuación y las consignas de movilización de estos grupos, con actos de rebeldía, encaminados a normalizar la desobediencia y exteriorizar la confrontación con el Estado, trasladando a la calle con actuaciones violentas el proceso soberanista catalán que se investiga en sendos procedimientos en el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional, como una clara amenaza directa al orden constitucional establecido”, añade.

En último lugar, señala “la gravedad de las penas que los hechos conlleva, además del riesgo de reiteración delictiva, dadas las acciones que la detenida presuntamente pretendía coordinar, unido a la finalidad de evitar la destrucción de pruebas por la actitud ya acreditada de la misma, determinan la necesidad de la medida cautelar solicitada”.

Las “pruebas” aportadas por la Guardia Civil

Ya se conoce cuáles son las supuestas pruebas que la Guardia Civil se llevó de la vivienda de la detenida ayer a Viladecans acusada de un delito de rebelión y terrorismo. Las han hecho públicas el CDR Catalunya y la defensa de la joven, que asegura que no hay ningún elemento que pueda relacionarla con actividades de sabotaje o de terrorismo.

 

Hasta ahora se conocía un audio que se hizo público, en el que explicaba acciones y estrategias que supuestamente se planteaban los CDR para Semana Santa, como cortes en los accesos a Mercabarna o en el puerto de Barcelona.

Los otros objetos que la Guardia Civil habría encontrado son carteles y camisetas de apoyo a los políticos encarcelados y al referéndum del 1-O, unas caretas de papel con la fotografía de Jordi Cuixart, unos boletos para recaudar fondos para los encausados por el procés, varios elementos de color amarillo, entre ellos un silbato, un permiso para la realización de una actividad lúdica y materiales de esta como tickets de bebidas o cartelitos de organización.

Por otra parte, también se había hablado del hallazgo de documentos sobre el cuartel de la Guardia Civil en Barcelona que han resultado ser una captura de pantalla de un recorrido en un mapa. La defensa insiste en que se trata de una imagen de Google Maps con indicaciones para desplazarse a las dependencias del instituto armado, donde en los últimos meses se han convocado numerosas concentraciones de protesta.

La versión policial también sumaría a la lista la confiscación de una agenda, una memoria externa, un ordenador y teléfonos móviles.

Jordi Busquets, abogado de la detenida, niega que su cliente liderara los CDR u organizara actos de sabotaje. Insiste en que solo le consta una identificación policial por un corte de carretera en Soses (Segrià), después del encarcelamiento de Carles Puigdemont y la participación en un acontecimiento popular para recoger fondos de apoyo a los presos políticos.

El letrado de la activista ha mantenido como línea de defensa que ninguna de las acciones que su cliente mencionaba en el archivo de audio acabó materializándose: ni se roció con aceite el asfalto de las carreteras, ni se llevó a cabo ningún corte ferroviario ni se bloquearon los accesos a Mercabarna o al puerto de Barcelona.

Los CDR se mantienen firmes en la lucha

En una rueda de prensa ante el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, a los pies del Arc de Triumf, los CDR han pedido seguir con la lucha y la movilización porque “el Estado se encuentra entre las cuerdas ante la falta de legitimidad cada vez mayor de sus leyes, la Constitución y de su monarquía”.

David Aranda, portavoz de Alerta Solidària, ha leído el comunicado de los CDR para condenar las últimas detenciones de ayer: una de la Guardia Civil y seis de los Mossos d’Esquadra de diferentes miembros de los CDR por levantar las barreras de los peajes por Semana Santa y por entrar al parque de la Ciutadella el día que había previsto el pleno de investidura de Carles Puigdemont que finalmente se suspendió.

El comunicado denuncia que la estrategia del Estado de hacer las dos operaciones al mismo tiempo es “para generar miedo y tratar de desestabilizar” y han denunciado la persecución política no sólo de los CDR, la ciudadanía, sino también de los representantes políticos. “Volvemos a ver todo un entramado puesto al servicio del estado español”, han replicado. Para los CDR “la respuesta del Estado, de nuevo, es el recorte de derechos fundamentales individuales y colectivos y la persecución política contra cualquier protesta social y política por todo el Estado y especialmente a Catalunya contra el independentismo”.

El posicionamiento público que hoy han hecho los CDR pone de relieve que el Estado “tiene miedo de que cada vez se tome más consciencia del poder” que tiene la ciudadanía cuando es “un pueblo unido”. “Resistiremos las embestidas que vengan y saldremos reforzadas. Tenemos claro que toca seguir luchando. Hacemos un llamamiento a la movilización”, ha terminado el comunicado.

El acto se ha acabado con gritos contra la represión y a favor de la República catalana por parte de las más de 200 personas que han asistido a la rueda de prensa.

(Fuente: El Nacional.cat)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *