Catalunya: Última Hora. Comienza la represión sobre los CDR. Cuatro miembros detenidos acusados de “rebelión” y “terrorismo”

cdr-aixequen-barreres-vendrell-acn_1_630x630

La Guardia Civil ha detenido esta mañana en Catalunya al menos a cuatro miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) como responsables de la coordinación de los cortes de carreteras y levantamientos de barreras en los peajes llevados a cabo por estos activistas en Semana Santa. La Audiencia Nacional los acusa por los delitos de rebelión y terrorismo ya que la Guardia Civil considera que los detenidos “han continuado la estrategia del Govern de Puigdemont”.

Fuentes de la investigación han señalado que una de las detenidas es la mujer que difundió a las redes sociales un audio en el cual explicaba las acciones y estrategias que iban a llevar a cabo diferentes comités y en el cual no descartaba extenderlas en los puertos y en Mercabarna y la Guardia Civil la considera “coordinadora” de los CDR y será trasladada directamente a Madrid. Tanto esta mujer com otra detenida serían de la comarca del Baix Llobregat, mientras que los otros dos detenidos forman parte del colectivo La Forja del Maresme, que apunta que la investigación tiene que ver con la entrada en el Parque de la Ciudadela el 30 de enero.

Además de estas detenciones, los agentes de la Guardia Civil están practicando registros en la localidad barcelonesa de Viladecans, según las mismas fuentes, y también en Esplugues de Llobregat, según ha indicado a Rac1 el escritor Melcior Comes, vecino de la localidad y testigo presencial.

La Audiencia Nacional coordina el operativo junto con la Guardia Civil y el Juzgado Central de Instrucción número 6, a cargo del juez Manuel García-Castellón. Fuentes policiales apuntan que a las 8:30 horas había ya un detenido y que no se descartan más detenciones.

Bajo vigilancia policial

Los CDR han sido objeto de investigaciones de la Guardia Civil y de la Policía Nacional desde la celebración del referéndum del 1 de octubre. En Semana Santa protagonizaron cortes de carreteras y la apertura de las barreras en varias autopistas catalanas.

Los Mossos d’Esquadra han diseñado un plan especial ante el incremento de sus acciones, y el lunes desplegaron un amplio cordón de seguridad ante las protestas con motivo de la entrega de despachos a los jueces por parte del Rey.

Acciones en las autopistas

Durante la Semana Santa los CDR levantaron barreras en varios peajes de la red viaria catalana, cortaron carreteras y llevaron a cabo acciones para reivindicar la “república catalana” y pedir la liberación de los presos políticos.

Los CDR ya habían instado en Twitter a los conductores que retornaban de las vacaciones en que no pagaran los peajes. “Durante esta operación retorno de Semana Santa, vengas de donde vengas, no pagues ningún peaje” y “No tendrán a quien mandar si nosotros desobedecer”, fueron algunos de los mensajes publicados en esta red.

Durante la última semana de marzo la estación ferroviaria de Sants en Barcelona, ​​la A-2, la N-340, la AP-7 y la Diagonal y la Meridiana, dos de las arterias más importantes de la capital Cataluña, fueron objeto de cortes y acciones reivindicativas de estos comités.

Mauri sobre la operación contra los CDR: “Se inventan terrorismo y lo banalizan”

El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha criticado el dispositivo lanzado este martes por la Guardia Civil contra los Comités de Defensa de la República (CDR), a quienes se vincula con presuntos delitos de terrorismo y rebelión.

En un mensaje de Twitter, ha afirmado que “la justicia en Europa los avergüenza con la rebelión, por eso ahora también se inventan terrorismo y lo banalizan”, en referencia velada al pronunciamiento del tribunal alemán que desestimó extraditar al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont por presunta rebelión. “¡Vergüenza!”, ha añadido Mauri, máximo representante de la entidad soberanista desde el encarcelamiento de su presidente, Jordi Cuixart, en octubre.

La fiscalía asimila las acciones de los CDR a los sabotajes de los grupos de apoyo a ETA

La fiscalía ha considerado penalmente a los activistas de los Comités de Defensa de la República (CDR) de manera similar a como se hizo en su momento con los llamados grupos Y de apoyo a ETA, al calificar como terrorismo sus actos argumentando están dirigidos a “subvertir el orden constitucional”.

Fuentes jurídicas han indicado que la actividad de los CDR se está asimilando a nivel penal a la desplegada por los de Grupos X y Y de apoyo a ETA, a los cuales se empezó a juzgar por terrorismo en la Audiencia Nacional a raíz de una reforma del Código Penal de 1996.

Esta reforma de los delitos de terrorismo, que después apuntaló la del 2015, llevó a considerar por primera vez terrorismo aquellos actos encaminados a “subvertir el orden constitucional” sin necesidad de integrar una organización terrorista, un tipo delictivo que ahora se ha decidido aplicar para combatir la actividad de los CDR.

Según el artículo 573 del Código Penal, aplicable en este caso, se considera terrorismo la comisión de cualquier delito grave contra la vida o la integridad física, la libertad, la integridad moral, el patrimonio, contra la Corona o el apoderamiento de aeronaves, barcos u otros medios de transporte colectivo o de mercancías, entre otros, cuando su fin sea “subvertir la orden constitucional” o “alterar gravemente la paz pública”.

También suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas o de las estructuras económicas o sociales del Estado, u obligar a los poderes públicos a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo.

La contundente carta de Arnau Móra, uno de los miembros de los CDR detenidos

Uno de los detenidos por el rodeo del Parlament el pasado 30 de enero, Arnau Móra, ha difundido este martes una carta donde explica cómo ha sido su detención y su paso por la comisaría de Mossos donde ha declarado. El joven, acusado de los delitos de desórdenes públicos y atentado a la autoridad, es hijo de Carles Móra, exalcalde de Arenys de Munt y organizador de la primera consulta por la independencia.

A continuación, reproducimos íntegra su carta:

Son las 7 menos cuarto y suena el despertador. Ya hace más de dos horas que mi padre ha ido a buscar el pan. Me despierto valiente, como siempre, para afrontar el día con mucho de entusiasmo. Son aproximadamente las 7 y media y me encuentro en la estación, esperando el tren para ir al cole.

De repente, miro el móvil y veo que mi padre me llama. Descuelgo y, desde el principio, su tono no es el de siempre. Le noto preocupado. Mientras tanto, me dice que hay dos agentes de los mossos en casa y que ahora te vendrán a buscar y, sobre todo, no te muevas. Antes de colgar, mi padre me dice “adelante, Arnau; mucha fuerza y está tranquilo”.

Me presento: Me llamo Arnau y tengo 21 años. Soy hijo del exalcalde perseguido por la justicia por querer hacer la primera consulta por la independencia. Soy bisnieto de Eloi, un joven republicano que estuvo encerrado a la Modelo por el solo hecho de pensar libremente y diferente. Soy nieto de Maria, una señora fuerte y valiente, que desde el día en que nació, 18 de julio de 1936, hasta hoy, no ha mostrado tener miedo y estoy seguro de que no la manifestó nunca, nunca.

En definitiva, no quiero que el miedo forme parte de mis genes. Todas estas cosas me vienen a la cabeza una vez cuelgo en el teléfono. Son las 8 menos cuarto y llegan dos agentes de los mossos. Subo al coche. Son las ocho aproximadamente y ya estoy en comisaría, detenido y esposado. Me leen mis derechos y me registran.

Son las ocho y veinte y entro en el calabozo. Miro a mi alrededor y veo paredes altas y frías, con olor a humedad y a injusticia. Me siento solo y empiezo a pensar, hoy más que nunca en Oriol Junqueras, Jordi Cuixart, Jordi Sánchez, Carme Forcadell, Joaquim Forn, Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Dolors Bassa, los alcaldes imputados, los músicos encarcelados, en las personas como yo…y pienso que la justicia es arbitraria en este país.

Son las ocho y cuarto aproximadamente, y me llaman para cogerme las huellas digitales y hacerme fotos. En este momento, sólo puedo pensar que esto es una película y que yo soy el protagonista. Después, vuelvo a la celda y allí me esperan unos minutos muy largos, antes no llega el abogado.

Son las nueve menos cuarto y me desplazan a una habitación muy sencilla; tres sillas y un ordenador. Aquí, con mi abogado, muy simpático por cierto, saco la primera sonrisa del día. Noto calor y esperanza; ya no estoy solo. Las nueve y cuarto y decido no declarar y hacerlo ante un juez. Me hacen cuatro preguntas más y… listo.

Salgo de la habitación y firmo unos documentos y me devuelven mis pertenencias. Al acabar, salgo con mi abogado y el agente de esta comisaría, he vivido enrejado también emocionalmente, y nos dirigimos hacia recepción donde me esperan mis padres, mi pareja y mis suegros. Nos damos un abrazo muy fuerte, sincero y largo. Son las diez menos cuarto aproximadamente y salgo de comisaría. Fuera están los medios de comunicación, pero nuestro objetivo es sencillo: ir a casa.

Subo al coche y abrazo a mi padre y pienso otra vez en todos los momentos difíciles que tuvo él no hace mucho años y en que, sobre todo, nunca tuvo miedo.

Ahora me digo a mí mismo y a todos vosotros: ¡NO TENEMOS QUE TENER MIEDO!

Arnau Móra

Arenys de Munt, 10 de Abril de 2018

(Fuente: El Nacional.cat)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *