Bin Salman, príncipe heredero saudí, declara que “el wahabismo fue difundido por el mundo a petición de los gobiernos occidentales”

Mohammed bin Salman

En una entrevista con The Washington Post, el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, reveló que Riad había difundido la ideología wahabí durante la Guerra Fría, a petición de sus aliados occidentales para contrarrestar a la URSS.

Según Mohammed bin Salman, la ideología wahabí, caracterizada por su intolerancia y tendencia a la violencia, se extendió durante la segunda mitad del siglo XX desde Arabia Saudí a varios países a petición de sus aliados occidentales con el fin de contrarrestar la influencia de la Unión Soviética en los países musulmanes.

El príncipe heredero de Arabia hizo la declaración durante una entrevista con The Washington Post con motivo de su visita diplomática a EEUU. Mohammed bin Salman explicó que el propósito de la operación “era evitar que la Unión Soviética estableciera su influencia en el mundo musulmán”. “Nuestros aliados exigieron que utilizáramos nuestros recursos para realizar esta tarea”, afirmó.

Bin Salman declaró que las inversiones en mezquitas y escuelas religiosas del wahabismo tienen raíz en la Guerra Fría. De acuerdo con Bin Salman, los aliados occidentales de Arabia Saudí le habían pedido  que use sus recursos para expandir el wahabismo y evitar incursiones en países musulmanes por parte de la Unión Soviética.

Además aseveró que los sucesivos Gobiernos saudíes perdieron el rumbo del esfuerzo, y ahora “tenemos que recuperarlo todo”. El financiamiento ahora proviene en gran parte de “fundaciones” saudíes, y no desde el gobierno.

En esta entrevista, Bin Salman también se refirió a otros temas y asuntos regionales y aseveró que “si resolvemos todos los problemas de nuestra región, Oriente Medio se convertirá en una nueva Europa”.

En cuanto a la financiación del wahabismo, Mohammed ben Salman aseguró que “proviene en gran medida de instituciones privadas basadas en el reino” y dijo que no era una política estatal. Esto, sin embargo, no es cierto, porque uno de los instrumentos de la extensión del wahabismo ha sido la Liga Islámica Mundial, con sede en Meca, que está financiada por el Estado saudí.

Esta expansión del wahabismo dio lugar a la creación de grupos como Al Qaida y el Daesh, que fueron más tarde utilizados contra países aliados de Irán, como Iraq o Siria, y acabaron también afectando a los propios países occidentales.

Otras cuestiones

La entrevista de 75 minutos del príncipe heredero con el Washington Post tuvo lugar el 22 de marzo, el último día de su gira por los Estados Unidos. Otro tema de discusión incluyó un reclamo previo de los medios de comunicación estadounidenses que bin Salman había dicho que tenía al asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, “en el bolsillo”.

Bin Salman negó los informes de que cuando él y Kushner -que también es el yerno de Donald Trump- se reunieron en Riad en octubre, él había buscado o recibido una luz verde de Kushner para la represión masiva contra la presunta corrupción que condujo a arrestos generalizados en el país poco después. Según bin Salman, los arrestos fueron un asunto interno y habían estado en obras durante años.

Dijo que sería “realmente loco” para él intercambiar información clasificada con Kushner, o tratar de usarlo para promover los intereses saudíes dentro de la administración Trump. Afirmó que su relación estaba dentro de un contexto gubernamental normal, pero reconoció que él y Kushner “trabajan juntos como amigos, más que como socios”. Dijo que también tenía buenas relaciones con el vicepresidente Mike Pence y otros dentro de la Casa Blanca.

También habló sobre la guerra en Yemen, donde una coalición liderada por Arabia Saudí continúa lanzando una campaña de bombardeo contra el empobrecido país árabe en un intento por reinstaurar al depuesto pro saudí Abdrabbuh Mansur Hadi como presidente. El conflicto ha matado a miles, ha desplazado a muchos más, ha llevado al país al borde del hambre y ha provocado un gran brote de cólera.

Aunque la coalición ha sido acusada de un gran número de muertes civiles y de desprecio por la vida civil -una acusación que Riad niega- el príncipe heredero dijo que su país no ha dejado pasar “ninguna oportunidad” para mejorar la situación humanitaria en el país. “No hay buenas opciones y malas opciones. Las opciones son entre malas y peores “, dijo.

La entrevista con el príncipe heredero se mantuvo inicialmente fuera del registro. Sin embargo, la embajada de Arabia Saudí acordó más tarde dirigir el Washington Post para publicar partes específicas de la reunión

(Fuente: Al Manar / Alwaght / agencia ABNA)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *