¿Éxodo de serbios o enfriamiento del conflicto?: Los diversos escenarios en el futuro de Kosovo y su relación con Serbia

kosovo

El reciente incidente con un alto funcionario serbio, quien fue detenido durante su visita a Kosovo y luego expulsado de esta república autoproclamada, provocó la indignación de la población serbokosovar local. En estas condiciones las negociaciones entre Belgrado y Pristina se encuentran en un callejón sin salida, opinó el politólogo Zeljko Cvijanovic en una entrevista a Sputnik.

“Es posible que en esta situación Estados Unidos intente presionar sobre los serbios al igual que lo hicieron en los años 1990 y 2000. El mundo ya ha cambiado. Además, la fuerte presión sobre los serbios los echará a los brazos de Rusia y China”, indicó.

Según Cvijanovic, existen varios escenarios para el futuro de Kosovo en las condiciones actuales.

El primero supone la posibilidad de un ataque contra la población civil de Kosovo de origen serbio. Este escenario no excluye su éxodo a la parte central de Serbia. Según el experto, el objetivo de este escenario sería asustar al Gobierno serbio con que se repita un éxodo de serbios, similar al de 1995, cuando más de 200.000 serbios fueron expulsados de sus tierras en Croacia. Se espera que este miedo los obligue a aceptar cualquier condición que Estados Unidos imponga, agregó.

El segundo escenario supone la reconsideración de la estrategia serbia. La idea del ingreso de Serbia a la Unión Europea dejaría de prevalecer sobre la meta de reincorporar a Kosovo como parte de Serbia, señaló Cvijanovic.

A su juicio, la idea del ingreso de Serbia a la UE ha dominado en Belgrado en los últimos diez años y esto ha atado de manos al Gobierno. “[Este escenario] provocaría el rechazo de los países occidentales y resultaría en intentos de derrocar al Gobierno serbio mediante la instigación de conflictos internos y de diferentes tipos de ‘revoluciones de colores'”, afirmó el especialista.

En tercer lugar, no se puede excluir que las negociaciones continúen y pronto todos prefieran olvidar este incidente. Esta opción, entre otras cosas, supone que el conflicto en Kosovo permanezca congelado durante muchos años. “En cualquiera de los casos, la cuestión de Kosovo no se resolverá ni ahora ni en cinco años”, aseveró el experto.

EEUU, por su parte, desde hace tiempo, interviene en la cuestión de Kosovo, ya que, según Cvijanovic, Pristina hace todo lo que Washington le indique.

A su entender, el escenario más radical, que supone la ocupación albanokosovar de la parte norte de Kosovo —poblada mayormente por serbiokosovares y no controlada por las fuerzas de seguridad de Pristina— parece poco probable, puesto que en este caso Belgrado no tendría ninguna otra opción que dar una respuesta militar. “Los albanokosovares son incapaces hoy de hacer las cosas que hacían hace diez años. Asimismo, hace diez años estábamos seguros de que el Ejército serbio no entraría en Kosovo para proteger a su pueblo, ahora esto ya no se excluye”, concluyó el analista.

El 26 de marzo por la noche, las fuerzas especiales de la Policía kosovar de Pristina irrumpieron en un edificio administrativo en la ciudad de Mitrovica —en la parte norte de Kosovo— donde se estaba celebrando una reunión dedicada a las relaciones de Serbia y la autoproclamada república de Kosovo, apoyada por EEUU y la mayoría de los países de la UE. Según la última información, la Policía utilizó granadas aturdidoras y gas lacrimógeno, dejando un saldo de 32 personas heridas.

El asalto terminó con la detención del director de la oficina gubernamental de Serbia para Kosovo y Metojia, Marko Djuric, que más tarde fue deportado a Serbia. Las autoridades de Pristina justificaron esas acciones con que Djuric tenía prohibido entrar en Kosovo. El presidente serbio, Aleksandar Vucic, calificó lo ocurrido como una provocación. Por su parte, Vladímir Putin, condenó enérgicamente la violenta detención de los políticos serbios.

El regalo envenenado de EEUU para Serbia respecto a Kosovo

Estados Unidos quiere ofrecer al presidente serbio, Aleksandar Vucic, un nuevo plan para solucionar el contencioso de Kosovo, informa la publicación de Belgrado Vechernie Novosti. La propuesta será entregada al mandatario balcánico por el nuevo subsecretario de Estado de EEUU para Europa y Eurasia, Wess Mitchell, según fuentes consultadas por el rotativo.

El plan incluiría que la llamada Asociación de comunidades serbias de Kosovo —una especie de autonomía de los municipios serbios que ahora existe solo sobre el papel— recibiera mayores poderes ejecutivos y competencias en áreas como la salud, la educación y la cultura. Al mismo tiempo, el vicepresidente del Gobierno de Kosovo elegiría entre los representantes de la comunidad serbia al responsable de la asociación. Belgrado, por su parte, no debería impedir que Pristina se uniese a organizaciones internacionales.

Si Serbia acepta, tendrá una posibilidad real de obtener apoyo económico y diplomático de Estados Unidos y de entrar en la UE. Si se niega, el proceso de integración europea puede verse bloqueado, además, el país también podría tener que decir adiós a las inversiones directas de la UE, algo que causaría un enorme impacto en su economía.

El propio Mitchell, que visitó Pristina el 12 de marzo, calificó esta información periodística como “especulación” y “periodismo creativo”.

Para el analista serbio Dragomir Andjelkovic, este plan —de ser real— no es más que una propuesta de capitulación velada. Según Andjelkovic, la propuesta se parece mucho a la que ya hizo el diplomático finlandés Martti Ahtisaari hace más de diez años y que suponía crea una autonomía serbia dentro de Kosovo a cambio de que Belgrado aceptara la independencia de la antigua provincia yugoslava.

“Aquel plan incluso preveía una autonomía aún mayor de la que se propone actualmente pero, por otro lado, ahora nadie insiste en el reconocimiento directo de la independencia de Kosovo, sino que se trataría simplemente de permitir que Kosovo entrara en la ONU. Es decir, estamos tratando con un plan Ahtisaari modificado, según el cual recibimos menos, pero también damos menos. Sea como fuere, esto es lo que rechazamos hace 12 o 13 años”, dijo el experto.

Andjelkovic admitió que le sorprendería que Serbia aceptara el plan estadounidense, dado que ya lo rechazó cuando Occidente era mucho más fuerte que ahora. “Se trata de que Serbia dé todo lo que le exigieron antes a cambio de un boleto ficticio en forma de acceso a la UE”.

De acuerdo con el experto, Vucic rechazará el plan, ya que en repetidas ocasiones ha asegurado que solo aceptaría un compromiso y, según Andjelkovic, la propuesta de Mitchell no es un compromiso, sino “una capitulación en un envoltorio bonito”. También está convencido de que Rusia apoyará a Belgrado, tal y como siempre ha hecho. Si este proyecto llega realmente a ser presentado, Belgrado debería pedir un apoyo más activo de Pekín y Moscú y, al mismo tiempo, hacer saber a los Estados europeos que si el ‘sí’ al plan estadounidense es una condición para entrar en la UE, la integración comunitaria dejará de estar en la agenda de Serbia.

Al mismo tiempo, el politólogo recomienda no sacar conclusiones hasta no conocer a fondo el alcance de la propuesta y si esta cuenta con el beneplácito de la Casa Blanca. “No creo que la apoye, ya que no creo que la Casa Blanca esté lista por abrir un segundo frente. La aprobación de este plan significaría la creación de un [nuevo] frente contra los rusos, dado que estoy convencido de que Rusia nos apoyará”, concluye.

(Fuente: Sputnik – Mundo)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *