Provocación a Serbia: Alto funcionario del gobierno serbio detenido y humillado por la policía kosovar durante una visita anunciada

serbia

Las autoridades de Serbia al más alto nivel iniciaron ayer lo que supondrá su respuesta política y diplomática al acto protagonizado por la policía de Kosovo al tratar como a un criminal a un alto funcionario de Belgrado. El presidente del país, Aleksandar Vucic, recibió a los representantes de la población serbia en Kosovo, agrupados en la llamada Lista Serbia, quienes participan en el gobierno de la administración provisional en Pristina.

Esta coalición política había expresado su intención de retirarse de sus puestos en ese ejecutivo después del incidente de ayer con Marko Djuric, director de la Oficina para Kosovo y Metohija del gobierno serbio, quien fue secuestrado, exhibido en público esposado e interrogado antes de la devolución forzosa a suelo serbio.

En su alocución a la nación, Vucic dijo que no podía interferir ni influir en esa postura, pero recomendó actuar con cordura y cabeza fría, como lo hará, dijo, desde la jefatura del Estado. Ellos quisieron mostrar su fuerza a nosotros y al occidente que les apoya y lo lograron, para nosotros queda claro que no lo admitiremos y seguiremos dialogando, así que actuemos con cabeza fría, mantengamos la paz y la seguridad aquí y en Kosovska Mitrovica (lugar del incidente), expresó el mandatario.

También indicó que la respuesta de su país a la actuación policial, que calificó de banda terrorista apoyada por países occidentales, será por la vía diplomática y política y se verá quien obtiene resultados.

Como parte de esa clara orientación, el primer vicepresidente del gobierno y ministro de Asuntos Exteriores, Ivica Dacic, se entrevistará hoy a nombre del ejecutivo con los embajadores extranjeros acreditados en el país, así como los representantes de varias organizaciones internacionales aquí. Ellos son los jefes de misiones de la ONU, la Unión Europea, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, la Organización del Tratado del Atlántico Norte y la Oficina del Alto Representante de la UE para Política Exterior y Seguridad.

En su comparecencia televisiva anoche, Vucic explicó con documentos en la mano todos los procedimientos seguidos por Serbia para informar a las autoridades en Pristina sobre la visita a Kosovo de Djuric y otros funcionarios de tercer rango, como está establecido en el acuerdo de entendimiento Belgrado-Pristina.

El objetivo del viaje, anunciado con detalles de hora, registro de vehículos, lugar de destino y propósitos, era participar en una mesa redonda con representantes de la población de nacionalidad serbia en Kosovska Mitrovica, dedicada a la búsqueda de un consenso para hallar una solución al conflicto de larga data en torno a Kosovo.

Cuando Djuric explicaba las posiciones del gobierno, tras rendir homenaje de recordación a las víctimas de los bombardeos de la OTAN iniciados en estos días hace 19 años, fuerzas especiales de la policía portando armas de combate penetraron violentamente en el local con bombas de gases lacrimógenos y de estruendo. A la fuerza lo sacaron del recinto (foto adjunta), una sala de la corte de Kosovska Mitrovica, lo introdujeron en un vehículo blindado y lo trasladaron a Pristina, donde lo exhibieron esposado en la calle hasta un sitio donde fue interrogado y después conducido hasta un punto en Serbia.

Un parte del hospital de esa ciudad indica que, como resultado de las acciones policiales y el enfrentamiento con la población que intentaba impedir la entrada al lugar de la mesa redonda, fueron atendidas 32 personas heridas, cinco de ellas seriamente, mientras 17 sufrieron daños en los ojos por los gases y los aerosoles de pimienta.

El presidente serbio transmite mensaje de calma a la nación

El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, trasmitió un mensaje de calma a la población y a sus connacionales en Kosovo y reiteró que trabajará por la paz y la estabilidad en la región. En breves declaraciones a una reportera de la televisión pública RTS, tras recibir a Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Vucic remarcó que actos de agresión como los de ayer en Kosovska Mitrovica no deberán repetirse.

El mensaje se produjo poco después de la audiencia que le concedió a la funcionaria de la UE, quien viajó de urgencia a Belgrado, a propósito de esos incidentes. En una comunicación conjunta a la prensa se señala que la plática se centró en abordar ‘de manera abierta y sincera’ sobre los más recientes acontecimientos y el futuro del diálogo sobre la normalización de las relaciones Belgrado-Pristina con la mediación de la UE, que se efectúa en Bruselas desde marzo de 2011.

Según esa nota, Mogherini expresó su pesar por los acontecimientos de ayer en Kosovo, en referencia a la agresión de fuerzas especiales de la policía albanokosovar a personas reunidas en un panel para consensuar una posición común de cara a una solución de compromiso al viejo conflicto.
En ese debate participaba Marko Djuric, director de la Oficina para Kosovo y Metohija del gobierno de Serbia, quien había expuesto las posiciones de Belgrado en cuanto al tema de análisis, en el momento de ser sacado a la fuerza de la sede de la corte de Kosovska Mitrovica.

“Lo ocurrido ayer no puede repetirse. La Unión Europea espera el mantenimiento de la paz a partir de posturas sabias y de contención”, expresó la alta funcionaria, según una nota del Servicio de prensa de la presidencia de Serbia. Añade que los dos interlocutores concordaron en encontrar nuevas modalidades para continuar con los trabajos y la solución de los problemas entre Belgrado y Pristina por la vía de la paz. También coincidieron en que es del interés nacional y estatal de Serbia mantener la estabilidad, la paz y el progreso en su rumbo hacia la integración a la UE.

El encuentro se produjo a poco más de 24 horas de que como resultado de las acciones de la policía kosovar- calificadas por el mandatario de barbarie terrorista con el respaldo de Occidente- fue arrestado el funcionario del gobierno serbio.

La aparatosa acción, con agentes encapuchados, armas largas y carros blindados en una sobredimensionada demostración de fuerza, estuvo acompañada del uso de bombas de gases lacrimógenos y aerosoles de pimienta, de la que resultaron 32 personas heridas, todas civiles que se encontraban en las inmediaciones del panel. Djuric, esposado, fue trasladado hacia Pristina, la capital kosovar, conducido por las calles en esas condiciones e interrogado y maltratado, de acuerdo con sus propias declaraciones, tras ser expulsado de Kosovo en un punto del sur serbio.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *