El Ayuntamiento de Córdoba responsabiliza a la Agrupación de Cofradías y el Obispado de la colocación de los palcos en la Mezquita

palcos

Está claro que la idea de colocar tarimas sobre los andenes de la Mezquita-Catedral para la ubicación de sillas no ha sido una buena idea. Para nada. Así aseguran que lo indica un informe de la Comisión de Patrimonio de la Junta, que ya ha hecho algunas recomendaciones para corregir lo que podría ser un atropello contra el principal monumento de la capital cordobesa, pero que sorprendentemente nadie parece tener en su haber.

Este viernes, durante la comunicación de lo aprobado en la Junta Local de Gobierno (JLG), el concejal del PSOE Emilio Aumente, con responsabilidad en el Área de Presidencia, ha asegurado al respecto que la colocación de la famosa tarima se produjo mediante acuerdo entre la Agrupación de Cofradías y el Obispado y que, en este sentido, el Ayuntamiento permanece al margen ya que no se trata de infraestructura ubicada en la vía pública, que es la responsabilidad municipal.

En cualquier caso, Aumente ha lamentado públicamente que no tiene en su haber el citado informe de Cultura, aunque sí lo tengan “los medios de comunicación”, y que sólo ha accedido “a una parte de él que me cedió un medio”, pero hasta no contar con la totalidad se negó a realizar una valoración al respecto. Curiosamente, tampoco tiene en sus manos un informe del Servicio de Proyectos de la Gerencia de Urbanismo (GMU), que está en manos de su socio de gobierno, IU, remitido a la Delegación de Cultura sobre esa situación anómala.

El concejal de Presidencia, sin embargo, ha acabado reconociendo que quizá tendría que haber estado más encima del problema y ha acabado “pidiendo perdón”, antes de asegurar que este tipo de errores se resolverán de cara a la próxima edición de la Semana Santa cordobesa. Por el momento, a dos días del Domingo de Ramos, “sólo se van a poder solventar algunas recomendaciones de la Comisión de Patrimonio, con la colocación de plásticos protectores, pero lo demás tendrá que solventarse ya el próximo año”.

Visto bueno el pasado año

La razón de que la tarima ubicada directamente sobre los andenes de un monumento de la importancia de la Mezquita-Catedral pasara desapercibida para el Área de Presidencia está, quizá, en el hecho de que el pasado año, el primero del cambio de Carrera Oficial de Semana Santa, los informes emitidos por el Ayuntamiento a la Comisión de Patrimonio recibieron el visto bueno favorable, mientras que este año “se habían producido unas ligeras variaciones y di por hecho de que no iba a afectar en lo que ya había sido una luz verde del año anterior”, ha explicado Aumente. Por ello, ya ha adelantado que de cara al año que viene “habría que preguntarle a la Comisión de Patrimonio una serie de criterios generales para cualquier tipo de actividad que se haga en el entorno de algún BIC, que en Córdoba son muchos”.

Eso sí, el concejal socialista también ha recordado que a diario hay un bar en el entorno de la Mezquita-Catedral, famoso por sus tortillas, cuyos clientes dejan las bebidas y los platos con grasa encima de esas tarimas y la Comisión de Patrimonio “no dice nada”.

Por su parte, la edil de Hacienda, Alba Doblas (IU), también presente en la comparecencia, ha optado por comentar también su postura en esta materia y ha criticado que tanto la Agrupación como el Obispado han puesto “dificultades para determinar la ubicación de palcos y sillas en un proceso que se ha comido mucho tiempo, dentro de la natural complicación que supone conjugar intereses privados con públicos”, con lo que luego han llegado las prisas para terminarlo todo antes de que se agotara el tiempo.

Doblas ha reconocido que a su partido no le gusta la nueva Carrera Oficial, pero la idea es “avanzar en la conjugación de intereses, procurando la mayor participación, seguridad y protección del monumento en una tradición popular que mueve un importante volumen económico por el turismo”.

Con ello ha querido indicar, al igual que Emilio Aumente, que no hay pelea entre IU y PSOE (incluso a pesar de no contar con el informe de Gerencia), y que lo normal es que en algunas cuestiones haya discrepancias o diferentes puntos de vista entre socios de gobierno que no son el mismo partido.

Lo más llamativo del caso es que la Delegación de Cultura (y, por extensión, la Consejería) ha señalado que no va a entregar el informe, pese a que diferentes medios se lo han solicitado, mientras que la Agrupación de Cofradías de Córdoba asegura que tampoco lo tiene.

(Fuente: Córdoba Hoy)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *