Málaga: Ante la pasividad institucional los ultracatólicos continúan amenazando a pacientes y trabajadoras de una clínica ginecológica

hazt_eoir

No son nuevos estos actos de acoso por parte de ultraconservadores católicos a mujeres y trabajadoras de una clínica ginecológica malagueña en la que entre otros servicios, se practica la interrupción voluntaria del embarazo de manera legalizada.

Siempre por estas fechas y coincidiendo con la Semana Santa, grupos de integristas montan sus posiciones frente al centro hospitalario y repiten, año tras año, sus acciones intolerantes. Todo ello con la complacencia y permisividad de la Policía que recibe instrucciones del Gobierno central para que no actúen.

Siendo grave lo que ocurre, más aún lo es el hecho de que se produzca de manera reiterada sin que desde la Subdelegación del Gobierno central se haga nada para evitarlo. Esta permisividad ya ha sido denunciada por ELPLURAL.COM en distintas ocasiones. Hartos de esta situación, el grupo municipal de Málaga para la Gente -marca en la que está integrada Izquierda Unida-, ha vuelto a presentar una iniciativa en el Ayuntamiento para que las instituciones actúen contra el atosigamiento que sufren usuarias y trabajadoras del centro ginecológico.

Constante acoso

Se trata de la tercera moción de denuncia en cuatro años, por la presencia en la calle, y frente a la clínica, de un grupo ultracatólico que protagoniza acoso y vejaciones, a las usuarias de la clínica y a las trabajadoras de la misma, sin que obtenga seguridad o ayuda, ya que cuando llaman a la Policía les dicen que no pueden hacer nada.

Según el grupo municipal de Málaga para la Gente, “estamos hablando de que las mujeres vienen a una clínica que ofrece todo tipo de servicios, unas empleadas que vienen a trabajar e incluso las madres que llevan a sus hijos al colegio cercano. Es un constante acoso, mientras la Subdelegación del Gobierno prefiere multar a los yayos flautas que se concentran para exigir pensiones dignas”.

La edil de esta formación, Remedios Ramos, rememora el último 8-M y la rapidez con la que algunos representantes de las instituciones públicas y partidos políticos han querido aparecer como defensores del feminismo, mientras que el día a día demuestra todo lo contrario. “Ha costado mucho obtener el derecho al aborto”, añade la concejal, quién entiende que este acoso es también violencia contra la mujer y exige a las administraciones que actúen.

Dos  mociones en saco roto

Alberto Stolzenburg, director médico de Ginercenter, clínica frente a la que se apuestan los ultracatólicos que quieren acosar a las mujeres, recuerda que ya se han aprobado dos mociones y no ha cambiado nada. Ha destacado que se trata de una clínica concertada con la sanidad pública y que la autoridad pública debe defender el derecho de la mujer a acogerse a la ley. “El acoso es diario. Las mujeres son insultadas, coaccionadas por fanáticos que vulneran la Constitución de este país”.

Entiende Stolzenburg que las mujeres no los denuncien porque ya es traumático el acto de abortar, para luego tener que rememorarlo en los juzgados. La clínica ha presentado tres denuncias “de las que no tenemos noticias” y  Alberto Stolzenburg recuerda que el pasado año tuvieron permiso de Subdelegación para estar 30 días concentrados frente a la clínica.

(Fuente: andaluces diario / Autor: Juan Luís Valenzuela)

Los que rezan el rosario e insultan a la vez. Ultracatólicos acosan a las mujeres que acuden a una clínica de planificación familiar

Un grupo ultracatólico lleva semanas acosando a las mujeres que acuden a la clínica ginecológica Ginecenter. El grupo, que se autodenomina Corazón de María, lleva años hostigando a este centro en el que se practican abortos, y faltando el respeto y acosando a las mujeres que acuden a él. Esta vez han vuelto bajo la campaña, “40 días por la vida”, que pretende durar toda la cuaresma. Según algunos de los seguidores que se encontraban a las puertas le han hecho saber a la revista EL OBSERVADOR son un “grupo de amigos que se dedican a rezar el rosario”.

Bajo la pancarta ‘Unidos por el fin del aborto’, este grupo reparte octavillas a transeúntes y a personas que acuden al centro con imágenes de fetos muertos y supuestas explicaciones científicas que relacionan ciertas enfermedades con la interrupción del embarazo. Según ellos intentan “rescatar” a las personas que acuden a practicarse un aborto. En ocasiones anteriores incluso han llegado a comparar estas clínicas con crematorios nazis. Dicen que no tienen nada que ver con la campaña homófoba de ‘HazteOír’ pese a su coincidencia en el tiempo.

Se trata de una acción que se está llevando a cabo en varias ciudades de España y que tiene una dimensión internacional. Consiguen darse difusión a través de páginas católicas en Internet y su supuesta finalidad es la de “rezar y ayunar” en las puertas de las clínicas contra el aborto, que ellos mismos declaran que es “un crimen”. Pese a que así intentan venderse, la campaña atosiga y acosa a las mujeres que acuden al centro, fustigándolas en el proceso para interrumpir su embarazo, intentando persuadirlas y mostrándole imágenes desagradables en sus panfletos.

Tal es el acoso que algunos miembros de la Asociación para la Defensa de la Imagen Pública de la Mujer (Adim) acuden a defender y proteger a las mujeres que van a la clínica de los insultos de los radicales, ya que en muchas ocasiones no quieren ir solas. Uno de los momentos más tensos se vivió el jueves, cuando una de las voluntarias de la Asociación llamó a la policía para que disolviesen la concentración. Pero no tuvo éxito y el grupo permaneció a las puertas de la clínica Ginecenter.

EL director médico del centro, Alberto Stolzenburg, ya ha denunciado judicialmente a este grupo católico, al igual que otra clienta que sufrió el acoso y los insultos. El doctor asegura que sufren un acoso continuado desde hace años, pero que se ha intensificado con motivo de esta campaña.

(Fuente: El Observador)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *