Granada: El cantaó y activista social Juan Pinilla encabeza una denuncia contra el Dr. Candel por “incitación al odio”

granada pinilla

Una denuncia ciudadana avalada por 2.500 firmas, solicita a la Fiscalía que investigue al doctor Jesús Candel por sus ataques a mujeres, personal sanitario y periodistas. Presentada este viernes ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Granada, por el productor y periodista Juan Pérez y el cantaor y cantaó flamenco Juan Pinilla (en la foto adjunta tras presentarla).

El escrito aporta algunas de los graves insultos y amenazas que Candel, que actúa en las redes sociales con el pseudónimo de Spiriman, ha proferido en determinadas redes sociales y medios de comunicación, y en particular, en sus cuentas de facebook, Youtube y twitter a mujeres, personal facultativo y a profesionales de la información.

En concreto, el documento presentado requiere a la Fiscalía que investigue a Candel por “presunta incitación al odio”, en virtud del artículo 510 del Código Penal,  que menciona la denuncia. Quienes “Produzcan, elaboren, posean con la finalidad de distribuir, faciliten a terceras personas el acceso, distribuyan, difundan o vendan escritos o cualquier otra clase de material o soportes que por su contenido sean idóneos para fomentar, promover, o incitar directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo, o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad”.

En la relación de hechos, el escrito señala que Candel es “un funcionario público, y por tanto autoridad, que ha realizado algunos de los vídeos desde su propio puesto de trabajo, el centro sanitario, y en su calidad de profesional  de la sanidad, dejando claro que su intención es la de molestar y como se jacta en manifestar literalmente ‘ser un médico porculero’ manifestando abiertamente que ‘La violencia verbal está bien, porque si hay que llamar gilipollas a un compañero, si hay que decírselo, se le dice’.

“En esta justificación de que el insulto por el insulto es válido en su lucha,  son constantes los comentarios humillantes, denigrantes, hostiles, además de soeces y de dudoso buen gusto que lanza amparándose en la libertad de expresión. El médico ha elaborado un permanente discurso de odio contra los colectivos sociales que a su entender no comparten sus posiciones sobre el modelo sanitario de la ciudad, tales serían las mujeres, el personal sanitario, los periodistas y los representantes políticos democráticamente elegidos”, señala el escrito distribuido por los promotores.

Ofensas a mujeres

Para los denunciantes, “son especialmente graves a nuestro parecer los vídeos y publicaciones relativos a las mujeres donde más allá del ejercicio de la libertad de expresión se ha dedicado a lanzar graves insultos a las mismas no sólo como mujeres sino también como profesionales (auxiliares, enfermeras, directivas, políticas, periodistas). También son objeto de sus insultos y amenazas los profesionales sanitarios (especialmente médicos) y de los medios de comunicación (periodistas) y las personas con funciones políticas”.

Así, señala la denuncia, “lanza una lluvia de graves insultos machistas y amenazas en esa justificación de que la violencia verbal es admisible en su lucha, con  expresiones tan humillantes y denigrantes como las siguientes:

“Eres una penca”, “Embustera, sinvergüenza patológica, yo creo que está loca perdía”, ”Tiene una lengua de víbora, esta señora es una mierda” ,”Una sinvergüenza junto con su amante”, “Esta la chupó mucho para llegar a donde está” ,”La tonta del culo, inepta” ,”y tú Pili Mirror, aparte de nefasta gestora o follas muy poco y mal o eres tonta del culo”, “¡cómo os bajáis las bragas! “, “A mis compañeras de trabajo… tenéis vidas muy pésimas, muy amargadas y muy tristes familiares” ,”Esas auxiliares, enfermeras con esas caras de malafollá, estreñías que parece que se os van a reventar las hemorroides”.

Expresiones con amenazas como: ”Cagaros mis compañeras que estáis conmigo, apretar el culito”, “A los que se dedican a residentes para follárselas”, “A muchas de vosotras que sois unas cuantas ,¡cuidadito!…. un pollarín que se mueve por allí,.. no me toquéis los cojones porque te los comes tú” y un largo etcétera de mensajes  soeces, denigrantes y humillantes que constan en los vídeos grabados en el soporte USB que se aporta junto con este escrito.

“Especialmente grave es la amenaza que dirige a una de estas mujeres aceptando como hecho normal, incluso gracioso, darle dos guantazos a una mujer y ponerla mirando para Cuenca: ”Que yo acabo contigo, te voy a desquiciar viva, ¿eh?. Por sinvergüenza, por hija puta, porque cada vez que hablas con esa boca de buzón, yo soy tu padre, yo soy tus padres y yo te pego dos guantazos cada vez que abres esa boca que te pongo mirando pá Cuenca, de verdad”.

Esta frase, según la denuncia, aparece en un vídeo grabado desde su domicilio que es aportado junto con este escrito. “Hay que tener en cuenta que siendo la violencia hacia las mujeres un serio y grave tema de preocupación social denotan y revelan grave hostilidad hacia la mujer por discriminación y ninguna preocupación o sensibilidad con el sentir social al respecto y que fuera de la broma, si es que lo es, resulta de pésimo mal gusto”, señala el escrito.

“Todas estos mensajes no hacen otra cosa que deslegitimar intelectualmente a la mujer insinuando que han alcanzado sus puestos de trabajo no por méritos profesionales sino por favores de todo tipo por lo que insinúa podrían ser sexuales o bien como dice literalmente por chuparla mucho : “Esta la chupó mucho para llegar donde está”, “Pero vamos a ver… ¿cómo sacó su plaza de jefa?… no sé, es una mujer muy atractiva y agradable.. era muy amiguita de…”, “A todas las enfermeras de mi servicio, ellas han tenido que hacer favores de todo tipo a sus jefes, de todo tipo”, “A lo mejor le habéis chupado al alguien lo que sea. ¡Tened cuidado! Granada lo va a saber””.

“Es difícil –subraya la denuncia- sostener que todas estas expresiones se amparan en la libertad de expresión, derecho constitucional que preconiza la igualdad de las personas y el respeto al otro cualquiera que sea su sexo y que se justifiquen para la lucha por una sanidad pública de calidad que es el origen de todas sus publicaciones y vídeos”.

El documento también menciona expresamente “los mensajes de odio, los insultos, las descalificaciones y las humillaciones dedicadas en este año y medio largo por Spiriman y sus seguidores a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz”.

“Como ciudadanos y ciudadanas de distintas creencias e ideologías nos alarmamos ante su campaña de odio dirigida hacia ella, con total impunidad, ante el aplauso y gozo de sus seguidores. Aquí sólo aportaremos un par de ejemplos, pero se puede consultar su producción videográfica colgada en youtube y en facebook para hacerse una idea de la dimensión y de cómo esos mensajes han calado entre sus seguidores y comprobar cómo expelen odio hacia esta mujer y el colectivo de mujeres en general. El calificativo más liviano que le dedican a Susana Díaz es “gusana”, y luego miles de veces “Hija de Puta”, “ladrona”, “corrupta” “zorra” y un sin fin de descalificativos más que hacen enrojecer incluso hasta los adversarios políticos, al superar con creces cualquier norma básica de confrontación o crítica política, e instalarse en el discurso violento y agresivo, alejado de las normas de convivencia y debate democrático”.

“El nivel de violencia y odio llegó a su culmen en un vídeo difundido el día 8 de marzo, donde aparece Spiriman en una habitación del hospital del PTS y tras una retahíla de insultos amenaza a Susana Díaz diciéndole que “vas a echar sangre por el culo, cabrona”, ante el alborozo y jaleo de sus seguidores.  Al día siguiente, lleno de ira, retando a la fiscalía y a todo el mundo, en un nuevo video le vuelve a decir a Susana Díaz hasta en cuatro ocasiones “hija de puta” y reta a la fiscalía para que actúe de oficio ante esos insultos. En otro video más vuelve decir  3 veces más “hija de puta””. Todos estos vídeos se aportan en soporte digital.

“Con las mismas formas, métodos y calificativos llenos de odio se dirige permanentemente a la dirigente de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, cuando ésta, a pesar de compartir espacio reivindicativo y de “lucha”, dice o hace algún movimiento político que  no resulta del agrado del personaje”, agrega el documento.

Personal sanitario

Respecto al personal sanitario o de dirección, el escrito presentado ante la Fiscalía aporta insultos, humillaciones o amenazas como: “Os merecéis que os den una patada en los huevos”,” Así que ahora van a sentir miedo los médicos”, “Voy a animar a los pacientes que vayáis contra los médicos, a que denunciéis por hacer mal su trabajo, van a tener miedo de los ciudadanos”, ”Tengo que hacer caso de ese abogado que la culpa está en los médicos”, ”Algunos médicos son una panda de cagaos “, “La pila de mierda que hay en la Primaria”, “Que vaya sabiendo la gente que los problemas de la sanidad son por culpa de muchos compañeros médicos que permiten muchas cosas”,  “ Me dirijo a los profesionales sanitarios, vergüenza de colectivo”,” Gente que no tiene ni puta idea de medicina”, ”gente indigna” y muchos más mensajes que lejos de conciliar a la ciudadanía con un servicio público tan sensible como la sanidad, la pone directamente en contra de los profesionales que están al frente de la misma.

En uno de los vídeos que aportan “invita directamente a escupir contra una serie de compañeros a los que cita, incluso, llega a echar un escupitajo con mocos al aire como demostración práctica  de lo que hay que hacer y cómo. Este último vídeo citado por su contenido constituye una auténtica invitación a agredir al personal sanitario.  Como también es incitación al odio, a la violencia y a la agresión publicitar en sus redes sociales una foto manipulada de dos facultativos, (…) mientras charlan en la calle fuera de su trabajo, y acusarlos de hacerlo en horario laboral, abandonando sus obligaciones profesionales y a sus pacientes, para conseguir el linchamiento de los médicos por parte de las hordas de seguidores”.

La denuncia llega a relacionar estos mensajes “de odio e incitación a la violencia contra el colectivo sanitario”, con el aumento durante el  periodo en que se han registrado de las agresiones al personal sanitario.

A periodistas

Igualmente, el escrito considera que “incita al odio y a ejercer la violencia contra el colectivo de periodistas y medios de comunicación que se han mostrado críticos con su movimiento”.

La lista que aporta de profesionales de la información es larga y entre ellos y ellas destaca a un periodista de la Cadena Ser Granada, al que atacó con comentarios claramente homófobos o contra el director de Ondaluz Televisión en Granada y promotor de una recogida de firmas pidiendo al Colegio de Médicos, al SAS y a esta misma Fiscalía para que actuara frente a sus formas y métodos.

Contra la Fiscalía y fiscales

A la Fiscalía y fiscales ha dedicado varios vídeos y post cuando éstos no ha resuelto a gusto de Candel, el último de ellos, señala el documento, hace unos días al archivar su denuncia por prevaricación contra altos cargos de la consejería de Salud.

En un vídeo que aportan, Spriman pide a una fiscal en concreto que actúe contra él. Unos minutos después,  en otro vídeo colgado en facebook, ante la alarma creada entre sus seguidores, “les tranquiliza  diciendo que no le va a pasar nada tras las barbaridades dichas. (…)!!! creo que deberías intervenir como fiscal de oficio ante este vídeo. Yo como médico de batalla de urgencias, estoy denunciando las atrocidades y abusos que sufren mis pacientes. No permitas que este barriobajero, Jesús Candel, insulte a tu presidenta”.

“Su posición de impunidad y el hecho de sentirse por encima del bien y de mal es patente y lo trasmite en forma de reto. Pero además, parece que pide a voces que alguien le denuncie como para culminar su obra: convertirse en mártir para su tropa”, señala el escrito.

(Fuente: El Independiente de Granada)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *