El modelo productivo andaluz fomenta la precariedad laboral

El Boletín de Coyuntura Económica, que dita la Fundación Caja Rural de Granada, critica el modelo productivo andaluz y augura que mientras se mantenga continuarán “las condiciones precarias de la mayor parte del empleo” que se está creando, caracterizado “por la baja remuneración salarial y la corta duración temporal de la relación contractual”.

El número 42 del boletín, dirigido por el profesor Miguel González Moreno, catedrático de Economía Aplicada, constata la recuperación y el crecimiento experimentados por la economía española en 2015, basado en los sectores servicios y construcción, de lo que se benefició Andalucía, “pues este esquema encaja a la perfección con su especialización productiva”, pero advierte que ante la ausencia “en la próximas décadas” de una apuesta por actividades cuyas señas de identidad sean el conocimiento y la investigación “no hay el menor síntoma de que se produzca un cambio de modelo productivo ni a nivel nacional ni andaluz”.

Esta circunstancia, según el boletín, debe “preocuparnos profundamente” en su repercusión sobre el empleo en Andalucía, pues mientras “predomine el patrón productivo tradicional” en Andalucía se dará un “efecto acordeón”, con un “cierto alivio” cuando la economía crece que empeora cuando retrocede y no se solucionarán “nuestros problemas seculares”, por lo que “continuaremos por los siglos de los siglos” como una de las regiones europeas y españolas con la tasa de paro más elevada y con más bajos niveles de renta per cápita.

El estudio constata el buen comportamiento que durante 2015 mostraron las variables de oferta y demanda de la economía andaluza, con un “correlato” en la mejoría del mercado de trabajo, un año que se cerró con 197.500 parados menos y el aumento del empleo en 137.600, si bien también se registró el factor negativo del descenso en 59.900 personas de la población activa, pero no olvida los “males de fondo” que caracterizan el panorama laboral en Andalucía: “sigue siendo inadmisible” la alta incidencia del paro de larga duración, el elevado número de hogares con todos sus miembros parados y “la insoportable tasa de paro juvenil”, un factor que señala la “profunda brecha” existente entre el sistema educativo y el mundo económico y empresarial.

En este sentido, el boletín apunta a la precariedad del empleo que se crea y su corta duración, “fruto de una estructura productiva -basada en turismo, comercio y construcción- que no es capaz de crear otro tipo de empleo”, por lo que aboga por un cambio de modelo -“toda insistencia es poca”-, unas conclusiones que el autor del informe rechaza que suenen a “resignación”, sino a “indignación”, puesto que “lo más graves que Andalucía cuenta con las mimbres adecuadas para construir una economía distinta y con más y mejor futuro”, aunque “las hemos despreciado, mientras otros con nuestras mimbres están construyendo unos buenos cestos”, un apartado en el que el profesor González Moreno aclara que se refiere a los jóvenes que se han visto obligados a emigrar “para beneficiar a los países de recepción”.

El informe de la Caja Rural de Granada apunta también, en el contexto internacional, el “error de bulto” que cometió la Unión Europea al apostar -influenciada por Alemania- por la austeridad fiscal, lo que ha producido ocho años de crisis aún no concluida, frente a Estados Unidos, que con una política expansiva en dos años superó las dificultades.

En este apartado del contexto internacional, el boletín advierte sobre los tres focos de inestabilidad que podrían llevar a “una nueva fase recesiva”: el brusco enfriamiento de las economías emergentes, el deterioro de las finanzas públicas europeas y las “trascendentales” decisiones de la política económica, como tipos de interés oficiales nulos por compras masivas de títulos deuda pública por parte de las autoridades monetarias, a lo que se une en el caso de España la incertidumbre ante la interinidad del Gobierno actual y la formación del nuevo ejecutivo, presumiblemente tras una repetición de elecciones.

(Fuente: El Mundo – Andalucía / Autor: Ramón Ramos)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *