Las fuerzas turcas anuncian que han logrado rodear y aislar Afrin el pasado lunes. Miles de personas huyen de la ciudad

turcos 1

Las fuerzas turcas rodean desde el lunes la ciudad de Afrin, bastión del noroeste de Siria controlado por una milicia kurda que cuenta con el apoyo de Estados Unidos pero a la que Ankara considera “terrorista”, afirmó este martes el ejército turco. “La ciudad de Afrin está rodeada desde el 12 de marzo”, informó el ejército en un comunicado citado por la agencia de prensa pública turca Anadolu.

La ciudad de Afrin es el principal objetivo de la ofensiva lanzada el 20 de enero por Turquía contra la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG). Tras varias semanas de paulatino avance, las tropas turcas y sus auxiliares sirios tomaron el control de varias localidades situadas cerca de Afrin. El viernes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que las fuerzas turcas podían entrar en Afrin “en cualquier momento”.

Las fuerzas turcas, que habían tratado de completar el cerco en un doble movimiento desde el este y el oeste, ya tenían a la ciudad de Afrin rodeada el lunes, han anunciado desde Ankara en comunicado citado por los medios locales.

En un breve comunicado, el Estado Mayor de la Defensa turco ha anunciado este martes que el cerco del Ejército turco y sus aliados contra las milicias kurdas de las YPG se completó el lunes. “La ciudad de Afrin está rodeada desde el 12 de marzo”, informó el Ejército turco, según la agencia de prensa pública turca Anadolu. Añade que las tropas turcas y sus aliados, en su avance, han logrado hacerse con varias áreas “de importancia estratégica” en la región de Afrin, sin dar más detalles al respecto.

En la declaración hecha de las Fuerzas Armadas Turcas (Las FAS turcas) se señaló: “Al final de las operaciones realizadas en el marco de la Operación Rama de Olivo, fue asediado el centro de la ciudad Afrin a partir del 12 de marzo de 2018”. Las FAS turcas) y los mercenarios del Ejercito Libre Sirio (ELS) mientras tomaron bajo el asedio al centro de la ciudad Afrin, se aseguró la oportunidad de pasillo seguro para los civiles que quieren abandonar el centro de la ciudad desde el sur.

No obstante, las YPG aseguran que, pese a que las fuerzas turcas están bombardeando todos los caminos de acceso a Afrin, todavía no han conseguido rodear la ciudad. “No hay forma de ir libremente a Afrin. Todos los caminos sufren los bombardeos turcos”, afirma Mahmud Nuri, un portavoz de YPG. Ha añadido que “Turquía está difundiendo noticias falsas para elevar la moral de sus combatientes”.

Un asalto frontal de Afrin es muy arriesgado por la presencia de varios miles de civiles, según varios observadores. Varios centenares de civiles huyeron de la ciudad el lunes, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Más de 200 civiles murieron desde el inicio de la operación turca en el norte de Siria, indicó el OSDH, aunque el gobierno turco desmiente estar bombardeando a la población civil.

La semana pasada, las YPG anunciaron el despliegue en Afrin de 1.700 combatientes que se encontraban luchando contra el Estado Islámico (EI) en el este de Siria. Por su parte, el régimen sirio envío fuerzas paramilitares para apoyar a las YPG que solicitaron la ayuda del poder central.

A pesar de la reciente resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que estableció 30 días de cese de hostilidades en toda Siria, Ankara no detuvo sus acciones militares en Afrín. De acuerdo con la parte turca, el documento no menciona específicamente a Afrín, mientras que la operación de Turquía es “una lucha que se lleva a cabo contra las organizaciones terroristas que atacan la seguridad nacional del país y la unidad de Siria”.

turcos 2

Huida de los habitantes civiles

Parece que lo que si se confirma es que, ante el avance turco y de las milicias mercenarias del Ejército Libre Sirio, el lunes, miles de civiles huyeron de la ciudad, después de que dichas tropas se aproximaran, y se dirigieron a áreas cercanas controladas por el Gobierno sirio (foto adjunta).

El pánico se apoderó ayer de Afrín. Ante la proximidad de las tropas turcas y a posibilidad de que la rodearan, como finalmente ha ocurrido hoy, provocó el lunes un éxodo masivo de vecinos de la localidad. En distintos vídeos, compartidos a través de las redes sociales y emitidos por medios turcos, puede apreciarse una larga caravana de coches. Presuntamente son civiles tratando de huir para evitar quedar cercados por los atacantes.

Ibrahim Ibrahim, portavoz en Europa del partido kurdosirio PYD -las YPG son su brazo armado- ha explicado que quienes huyen tratan de alcanzar zonas controladas por el Gobierno sirio. Según ha añadido, el motivo es el temor a que los miembros de las Fuerzas Armadas Turcas y los brigadistas opositores sirios, muchos de ellos fundamentalistas islámicos, puedan dañar a la población civil. Ibrahim los definió como “extremistas”.

Este miedo no es baladí. En un vídeo compartido este domingo, un individuo con ropaje militar, flanqueado por varios luciendo el escudo del opositor Ejército Libre de Siria, se dirige a los “infieles kurdos”: “Os informamos de que, si volvéis a Dios como signo de arrepentimiento, debéis saber que seréis nuestros hermanos. Pero, si no [lo hacéis], veréis cómo vuestras cabezas son arrancadas, y hemos venido a recogerlas”.

El pro opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, el organismo basado en Londres que dio a conocer esta grabación, la ha localizado en Sheij Hadid, al oeste de Afrín. El Observatorio asegura el lunes que “desde anoche los miedos entre los civiles se han incrementado, con el incremento de los ataques turcos acompañados por los misiles de aviones y helicópteros, así como por los proyectiles de artillería y los cohetes”. Estima que un millón de personas, muchas desplazadas recientemente, permanecen en Afrín.

La defensa del autoproclamado cantón de Afrín, gobernado por afines al movimiento autonomista kurdo propuesto por el fundador de la guerrilla PKK Abdullah Öcalan, ha perdido fuelle. Un mes y medio después de su inicio, los kurdosirios han perdido todo contacto con la frontera turcosiria, así como localidades cruciales como Yandarís, Bulbul, Rayo o Maabatli. Tampoco han podido conservar la crucial presa de Midanki. Por ello, según el Observatorio, los vecinos de Afrín sufren cortes de electricidad y agua.

El 60% de Afrín está en manos de los turcos. En las últimas horas, la pérdida territorial se ha agravado. De acuerdo con varias fuentes, a los vecinos de Afrín les queda poco más que un pasillo de cuatro kilómetros, al sureste de la ciudad, antes de quedar rodeados. La vía de salida conduce a una región en manos del Gobierno sirio. Desde allí había entrado en Afrín, el 19 de febrero pasado, un contingente de combatientes asadistas que, tras una magra actuación junto a las YPG y sufrir 36 bajas, se replegó este sábado.

(Fuentes: AFP / RT / Anadolu  / TRT / Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *