A 39 años de la revolución socialista de la Isla caribeña de Granada y la invasión de EE.UU. para abortarla

Maurice Bishop col

Un 13 de marzo pero de 1979, ese país caribeño logró liberarse del yugo imperialista inglés gracias a un grupo de revolucionarios socialistas liderado por Maurice Bishop (foto adjunta). Ese día, un grupo de jóvenes militantes del Partido Nueva Joya, liderados por Maurice Bishop, derrotó la dictadura de Eric Gairy, anclado en el poder desde 1954.

La revolución granadina no derramó sangre en el territorio de esa nación, pequeña tanto en población como en riqueza. El partido Nueva Joya construyó sin levantar sospechas y a lo largo de seis años un pequeño ejército que sólo llevo a cabo una acción militar: la del 13 de marzo. La indignación colectiva fue canalizada en esa sola acción a pesar de la brutal represión que vivía el pueblo granadino.

En su primer mensaje a la nación el líder popular, Maurice Bishop anunció: “Esta revolución es para el trabajo, para la alimentación, para la vivienda decente y los servicios de salud, y para un futuro brillante para nuestros hijos y nietos. Los beneficios de la revolución serán para todos, sin importar cuáles sean las opiniones políticas de cada cual o a qué partido apoyan. Unámonos todos como uno solo…” (Granma, del 10-3-80).

En la Declaración de Principios de 1974 la organización Nueva Joya esbozaba los objetivos de la revolución: Participación activa del pueblo en la vida social y política, democracia popular, creación de cooperativas para activar la economía, sistema nacional de salud pública, desarrollo de capacidades y talentos populares y la cultura, control soberano de los recursos naturales, trabajo para todos, nivel de vida digno para todas las familias, libertad de conciencia, una sociedad justa.

En los primeros años, la revolución se enfocó en un esfuerzo para romper el carácter dependiente de la economía, superar el atraso agrícola e industrial y el combate al analfabetismo y el desempleo. El modelo económico granadino intentó desarrollar cinco sectores estratégicos: agricultura, agroindustria, industria forestal, pesca y turismo. Para este último sector era imprescindible la construcción de un aeropuerto internacional en la isla.

El ideólogo de la reconstrucción nacional, Bernard Coard, al abrir la Primera Conferencia sobre la Ciencia y la Tecnología en Granada, desarrolló los cuatro pilares de la revolución: “…Concebimos el proceso revolucionario como un proceso de cambio y desarrollo de nuestra sociedad, con cuatro revoluciones dentro de la revolución: la revolución política, la revolución económica, la revolución cultural y la revolución científica y tecnológica. Todas ellas han de ser desarrolladas para hacer avanzar el proceso de la revolución de Granada, siempre en ascenso”.

Sin embargo, el mismo Coard llevaría el debate sobre la revolución hacia posiciones sin retorno, que no entendían el escenario internacional en que se movía Granada ni las condiciones precarias en la isla que impedían el pleno desarrollo económico. Coard ordenó un arresto domiciliario contra el líder social Maurice Bishop. Expertos aseguran que la Agencia de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) estuvo al tanto de todas las discrepancias y problemas suscitados en el seno del partido revolucionario Nueva Joya.

El 19 de octubre de 1983, una multitud salió a las calles agitando carteles con la consigna: “Queremos a Bishop no a Coard”. Lograron liberar a Bishop y llevarlo hasta el cuartel del Ejército en Fort Rupert pero en la noche Radio Free informó sobre la creación de un consejo militar que había tomado el poder y había decretado el toque de queda. Utilizando como excusa los sucesos del 19 de octubre, el Gobierno de Estados Unidos trató de justificar su intervención a Granada con el lema de defender a los ciudadanos pero ya el 15 de octubre EE.UU. había planificado una acción militar conjunta llamada Operación “Furia Urgente”.

La ciudad de St. Georges fue bombardeada desde aviones y helicópteros y 7.300 marines y paracaidistas invadieron la isla. Se registraron 88 muertos y más de 500 heridos. El presidente de Estados Unidos en ese entonces, Ronald Reagan declaró: “Llegamos justo a tiempo para evitar que Granada fuera ocupada por los cubanos”.
Granada es una isla pequeña cuya principal fuente de ingresos es el turismo, sin embargo, antes de la invasión estadounidense, Granada carecía de aeropuerto. Los Estados Unidos creyeron que las fuerzas revolucionarias de Cuba usaban la isla para armarse y guardar armamento pero en realidad los cubanos construían el aeropuerto para ayudar al turismo de la nación.

st_georges_1.jpg_1718483347

Sólo 5 años después de lograr la independencia

Este 7 de febrero se cumplieron 44 años de la independencia de la Isla caribeña de Granada, dominada por los ingleses hasta 1974 e invadida por los estadounidenses en 1983.
A fines del siglo XVIII, los ingleses se apoderaron de la isla antillana, donde implantaron el cultivo del cacao, algodón y nuez moscada, establecidos mediante un sistema esclavista hasta su abolición en el siglo XIX.

En el siglo XX se organiza el primer sindicato en la isla “The Grenada Manual and Metal Workers Unión”. Posteriormente en 1951 estalla la primera huelga en donde la lucha obrera consiguió mejoras salariales. Aprovechando las circunstancias, un joven llamado Eric Matthew Gairy quien había residido toda su vida fuera de la isla, funda el primer partido político local “The Grenada United Labor Party (GULP)” el cual levanto la voz independentista. Ese mismo año el partido gana las elecciones para Consejo Legislativo y Gairy se convierte en Jefe de Gabinete.

En 1967 el partido de Gairy, llevó a su líder al cargo de primer Ministro, al triunfar en las elecciones de agosto. Pronto el GULP consiguió de Londres un estatuto de semiautonomía que condujera, gradualmente, a la independencia Otra corriente política se esta constituyendo en ese momento en la isla, las agrupaciones de izquierda como el New Jewel Movement (Movimiento de la Nueva Joya) que por el contrario se opuso a cortar abruptamente los vínculos con Londres. Muchos granadenses, en efecto, entendían que este paso estaba siendo manejado por Gairy en su provecho personal, manipulando una población poco preparada políticamente.

En 1974, estalla una huelga “antiidependentista” con el objetivo de evitar que Gary usurpara el poder. Luego de varios días de paralización total del país, el Primer Ministro convoca a las “mangostas”, un grupo paramilitar que utilizó la represión para terminar con la huelga y la independencia fue proclamado a la semana siguiente, es decir el 7 de febrero de 1974.

El primer Ministro Gairy utilizó el poder para su propio beneficio. Repartió arbitrariamente todos los cargos públicos entre los miembros de su partid, utilizó la “Clientela” con el manejo arbitrario de concesiones, y convirtió las mangostas como el único cuerpo militarizado de la isla.

El dictador Gairy entre tanto, planeaba dar un golpe de Estado al estilo de su aliado Pinochet, Sin embargo, el movimiento izquierdista “New Jewel Movement” decidió detener la acción: el 13 de marzo de 1981 tomó los cuarteles y la radio, impidió el regreso de Gairy al país y Constituyó un Gobierno Revolucionario Provisional (GRP) presidido por Maurice Bishop. El GRP recibió de inmediato un caluroso respaldo popular que le permitió afrontar con éxito la amenaza de una invasión mercenaria organizada por Gairy y comenzar así un amplio proceso de reformas en la pequeña isla caribeña.

La revolución de la “Nueva joya” tomó el poder de forma pacífica en un proceso organizativo de seis años que tuvo una sola acción militar el 13 de marzo de 1979, día del triunfo. Desde su conformación su gobierno popular, conocido como People’s Revolution (La Revolución del Pueblo) implementó programas de desarrollo social integral y estrechó las relaciones con Cuba, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), la Nicaragua Sandinista y otros países opuestos al imperialismo estadounidense.

En los primeros años, la revolución se orientó en romper el factor dependiente de la economía, superar el atraso agrícola e industrial y el combate al analfabetismo y el desempleo. El modelo económico granadino intentaba desarrollar cinco sectores estratégicos: agricultura, agroindustria, industria forestal, pesca y turismo. Para este último sector era indispensable la construcción de un aeropuerto internacional en la isla y con esto contaría con el apoyo de Cuba.

Un 25 de octubre de 1983 la isla de Granada pagaba caro el precio de soñar con una revolución. La capital de la isla Saint George, es bombardeada y atacada con aviones, helicópteros, buques y siete mil 300 marines estadounidenses. Esta operación ideada por Ronald Reagan en apoyo con otros gobiernos como Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Jamaica, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas. Se acusaba a Bishop de utilizar el aeropuerto de Granada como base militar. Desde el Norte temían también que el modelo socialista fuese a expandirse en el Caribe.

Esta operación tuvo como resultado 54 muertos y 116 heridos de EE.UU. y sus aliados; 45 militares, 24 civiles muertos y 358 heridos granadinos; y 25 muertos, 59 heridos, 638 prisioneros cubanos civiles que participaban en la construcción del Aeropuerto. Luego al regresar de una visita diplomática a Checoslovaquia y Hungría, Bishop fue derrocado por los partidarios del viceprimer ministro Bernard Coard, y puesto bajo arresto domiciliario. Aunque una revuelta popular lo liberó, el gobierno de Coard y el general Hudson Austin, con el apoyo de la Casa Blanca, ordenaron su asesinato en la base militar de Fort Rupert.

Pasados 39 años, hoy la isla de Granada sigue bajo el dominio neocolonialista brítánico, formando parte de la Commonwealth, la Mancomunidad Británica de Naciones, y la autoridad máxima es la reina de Inglaterra, quien designa al Primer Ministro de turno de acuerdo a sus intereses.

(Fuente: TeleSur)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *