El presidente norcoreano Kim Jong Un invita al estadounidense Donald Trump a celebrar un encuentro, probablemente en Mayo.

trumprdc

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó una invitación del líder de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), Kim Jong Un, para celebrar un encuentro, se conoció ayer en Washintong. El director de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, difundió esa información desde la Casa Blanca, donde dijo que el mandatario norteamericano estuvo de acuerdo en reunirse con Kim para mayo próximo.

Chung, quien encabezó una delegación enviada por su país a la RPDC hace pocos días, manifestó que en un diálogo esta tarde con el gobernante norteamericano le dio a conocer los detalles de las conversaciones con el líder norcoreano.

De acuerdo con el funcionario de Corea del Sur, Kim le comunicó su compromiso con la desnuclearización y sostuvo que la RPDC se abstendrá de realizar nuevas pruebas nucleares o de misiles. Asimismo, agregó Chung, continuarán los ejercicios militares conjuntos de carácter rutinario entre Seúl y Washington.

Kim expresó su deseo de reunirse con el presidente estadounidense tan pronto como sea posible. ‘El presidente Trump apreció la información y dijo que se encontraría con Kim Jong Un para mayo con el fin de lograr una desnuclearización permanente’, precisó el funcionario surcoreano. A decir de Chung, su país, Estados Unidos, Japón y otras naciones alrededor del mundo permanecen comprometidos con la completa desnuclearización de la península coreana.

Junto con Trump, somos optimistas sobre continuar un proceso diplomático para probar la posibilidad de una solución pacífica, apuntó el funcionario, quien agregó que, de todos modos, continuarán la presión sobre la RPDC hasta que vean acciones concretas.

Tras el importante anuncio, clasificado como sorprendente por medios y analistas, la Casa Blanca confirmó que el gobernante republicano aceptó la reunión con el líder norcoreano ‘en un lugar y momento a ser definido’. La secretaria de prensa de la mansión ejecutiva, Sarah Sanders, añadió que todas las sanciones y la máxima presión continuarán sobre el país asiático.

La RPDC siempre ha reiterado el carácter autodefensivo de su arsenal frente a las provocaciones de Washington y sus aliados. Según el funcionario surcoreano, Kim le comunicó su compromiso con la desnuclearización y sostuvo que la RPDC se abstendrá de realizar nuevas pruebas nucleares o de misiles.

El encuentro sería el primero entre jefes de Estado de los dos países, que permanecen en estado formal de guerra desde la década del 50 del pasado siglo, y ocurriría luego de una reunión prevista para abril venidero entre Kim y el mandatario surcoreano, Moon Jae-in.

La forma de Trump de abordar el tema de la nación asiática ha variado desde una criticada retórica belicista, como cuando dijo que llovería ‘fuego y furia’ sobre la RPDC, hasta algunas muestras de mayor apertura a soluciones diplomáticas, cuyo momento más concreto se da ahora.

Los presidentes de Estados Unidos y China, Donald Trump y Xi Jinping, conversaron ayer por teléfono sobre la República Popular Democrática de Corea (RPDC), confirmó la Casa Blanca. De acuerdo con la información oficial, ambas partes dieron la bienvenida a la perspectiva de un diálogo entre Washington y Pyongyang.

El texto también se refirió al compromiso común de mantener las sanciones y la presión hasta que la RPDC tome medidas hacia ‘la desnuclearización completa, verificable e irreversible’. ‘Trump expresó la esperanza de que el líder norcoreano, Kim Jong Un, elija un camino más brillante para el futuro de Corea del Norte’, concluyó el texto.

No obstante, Estados Unidos mantendrá todas las sanciones y la campaña de máxima presión contra la República Popular Democrática de Corea (RPDC), aseguró ayer su vicepresidente, Mike Pence.

Tal postura continuará hasta que el país asiático adopte medidas concretas, permanentes y verificables para poner fin a su programa nuclear, puntualizó el vicemandatario en una declaración divulgada por la Casa Blanca. Recalcó que la resolución norteamericana no se inmuta y su política sigue siendo la misma en este asunto.

A su juicio, el deseo de la RPDC de reunirse para discutir la desnuclearización, mientras suspende todos los ensayos de misiles balísticos y nucleares, es evidencia de que la estrategia del presidente Donald Trump para aislar a Pyongyang está funcionando.

Los norcoreanos están llegando a la mesa de diálogo aunque Estados Unidos hace cero concesiones, expuso Pence antes de referirse a la estrecha coordinación entre Washington y los aliados a su política.

La secretaria de prensa de la mansión ejecutiva, Sarah Sanders, afirmó que todas las sanciones y la máxima presión continuarán sobre el país asiático.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *