El Parlamento iraquí exige una agenda para la retirada de las tropas extranjeras, en obvia referencia a las europeas y estadounidenses

us-army-withdrewal-iraq

El parlamento iraquí exigió el pasado jueves que el Gobierno establezca unas fechas para la retirada de las tropas extranjeras desplegadas en el país para ayudar a combatir contra los insurgentes del Estado Islámico (ISIS), según dijo un legislador de la coalición gobernante.

En 2014 se formó una coalición liderada por Estados Unidos, que con miles de tropas y apoyo aéreo, ayudaron a las fuerzas de seguridad iraquíes y a una milicia siria liderada por kurdos a hacer retroceder a ISIS a través de grandes franjas de Irak y Siria, así como a destruir el califato transfronterizo establecido por los yihadistas.

El primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, declaró en diciembre la victoria sobre el ISIS. Desde entonces, ISIS ha vuelto a una insurgencia de estilo guerrillero y continúa llevando a cabo ataques contra objetivos seleccionados.

La demanda del Parlamento iraquí pone de relieve el acto de equilibrio que Abadi debe llevar a cabo entre los Estados Unidos e Irán, sus dos aliados militares más grandes que son a su vez adversarios.

“El Parlamento votó a favor de una decisión para agradecer a las naciones amigas su apoyo en la derrota del Estado Islámico y al mismo tiempo exigirle al gobierno que establezca una agenda para la retirada de las tropas extranjeras”, dijo el legislador Husham al-Suhail a Reuters. “Depende del gobierno decidir cuánto tiempo los necesitamos aquí: un año, dos años, depende de ellos.”

La votación del jueves, respaldada por todos menos una pequeña minoría de los 177 legisladores presentes, fue propuesta por legisladores del bloque chií del Parlamento. “El momento de la votación, justo antes de las elecciones, es un mensaje de los partidos pro-Irán de que no quieren a las tropas estadounidenses en Irak para siempre”, dijo el analista político Ahmed Younis. “Están logrando dos cosas: presionar al gobierno de Abadi para expulsar a las tropas extranjeras, así como anotarse unos puntos políticos antes de las elecciones”.

Abadi busca un segundo mandato en las elecciones parlamentarias programadas para mayo. Un portavoz de la coalición dijo a Reuters que la presencia de sus tropas dependía de la aprobación del gobierno iraquí. “Nuestra presencia continua en Iraq se basará en las condiciones y será proporcional a las necesidades, en coordinación con el gobierno iraquí y con su aprobación”, dijo el coronel del ejército estadounidense Ryan Dillon.

La coalición dice que ha comenzado una transición desde un enfoque de recuperar el territorio perdido hasta consolidar las actuales ganancias. Ha entrenado a 125,000 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes, 22,000 de los cuales eran combatientes regionales kurdos Peshmerga, y ayudó a retomar casi un tercio de Irak del Estado Islámico a través del apoyo aéreo y del apoyo logístico.

Sin embargo, la coalición ha recibido numerosas críticas por el elevado número de bajas civiles resultantes de los ataques aéreos. Al menos 841 civiles han sido asesinados de este modo desde enero de 2018. La coalición afirma que hace todo lo posible para evitar las bajas civiles. Al fin y al cabo sólo son números, ¿no? Los podríamos llamar también daños colaterales. Así está Irak 15 años después.

Irak y la Federación Rusa estrechan relaciones

La relación entre Irak y la Federación Rusa se está estrechando visiblemente. Queda claro cuando echamos la vista atrás a los últimos 18 meses, repletos de constantes visitas diplomáticas, conferencias intergubernamentales y nuevos pactos entre ambos países.

Algunos de altos cargos y representantes del proceso político de Irak que han visitado la capital rusa son el vicepresidente Nouri Al-Maliki, el ministro de Petróleo, Jabar Al-Luabi, y el ministro de Exteriores, Ibrahim Al-Jaafari, entre otros ministros y diplomáticos.

Durante la era republicana de Irak, la Rusia soviética era uno de los principales aliados de Bagdad. Aunque la alianza de conveniencia entre Bagdad y Moscú se interrumpió temporalmente tras la invasión estadounidense del país rico en recursos, parece que está volviendo a mejorar. Buscando recuperar oportunidades perdidas, la reinserción de Rusia en la región llega un momento en el que se está reduciendo la misión “civilizadora” de EEUU en Irak, y sus comandantes emiten nuevas directivas en Afganistán y Siria.

La semana pasada, Moscú recibió a una delegación iraquí para discutir la adquisición de un sistema de defensa aérea para defender sus territorios, santuarios y su espacio aéreo. Esto fue confirmado a Al-Ghad por el jefe del comité de seguridad parlamentario de Irak, Hakim Al-Kamil.

Sergei Lavrov, ministro de Exteriores ruso, ha recibido a su homólogo iraquí, Ibrahim Al-Jaafari, en Moscú para hablar sobre la relación bilateral y la cooperación de seguridad para eliminar las células terroristas restantes. Al-Jafaari alabó el apoyo de Rusia, y se aseguró de enfatizar las oportunidades de inversión rusa en los campos de defensa, gas y equipamiento militar tras la conferencia de Kuwait para la reconstrucción de Irak. Las capacidades militares y de combate del antiguo gobierno iraquí, bajo la presidencia de Saddam Hussein, son difíciles de comprender sin reconocer las décadas en las que las armas soviéticas inundaron Irak.

La prioridad de asegurar los acuerdos de petróleo y gas de la Rosneft Company en la región kurda de Irak provocó una corta condena por parte del gobierno federal de Bagdad. Según la cadena de noticias rusa Sputnik, la espina de Rosneft – las actividades económicas de Moscú en Irak sin aprobación federal – se arrancó durante las conversaciones del mes pasado entre el ministro de Energía ruso y su homólogo iraquí.

Se pidió a Rosneft que clarificara su posición, y la respuesta a la misma fueron garantías de Irak de que el gigante estatal energético ruso no tendría que pagar ninguna multa. La firma aseguró al ministro Al-Jafaari que los contratos nunca se implementaron.

Si bien se ha resuelto el problema de la adquisición de petróleo en terrenos disputados, la compra de armas desarrolladas como el sistema de defensa aéreo S400 es un tema de seguridad nacional, dadas sus capacidades de largo alcance, las cuales podrían provocar nuevos conflictos.

(Fuente: Monitor de Oriente)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *