Critican la celebración de la carrera de F1 en Bahrein

Activistas criticaron a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) por mantener una etapa del campeonato de Fórmula Uno (F1) en Bahrein, carrera que se celebró el pasado domingo, a pesar de lo que consideraron el “terrible historial de violaciones de derechos humanos” del régimen dictatorial de dicho país.

Los reproches a la FIA por la competencia realizada el pasado fin de semana aquí contrastaron con las felicitaciones de autoridades de la Corte Real, el Gobierno y del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) a la monarquía Al-Khalifa por el éxito de la fase bahreiní del torneo mundial.

Sin embargo, el director de defensa en el Instituto para Democracia y Derechos de Bahrein, Sayed Ahmed Alwadaei, deploró que se ignore la realidad que vive esta nación árabe del golfo Pérsico desde hace cinco años, cuando estallaron revueltas opositoras que fueron sofocadas violentamente.

“En los últimos cinco años se han cometido severas violaciones de los derechos humanos durante la carrera autorizada por la FIA, lo cual incluye arrestos arbitrarios, tortura y matanzas”, denunció Alwadaei en una carta enviada por su instituto a la entidad rectora del automovilismo mundial. Refirió igualmente que “hasta ahora la FIA ha rehuido su responsabilidad y fallado en usar sus influencias”, por lo que urgió a dicho ente a mostrar disposición para cancelar ese evento deportivo en los años venideros.

“Como presidente de la FIA, usted es directamente responsable de garantizar que se ejecuten el debido procedimiento para mitigar las circunstancias en las que ocurren los abusos a los derechos humanos en el proceso de conducción de la carrera”, agregó en la misiva dirigida a Jean Todt.

El Instituto para Democracia y Derechos de Bahrein, conocido en inglés por sus siglas BIRD, también manifestó preocupación porque la federación internacional se muestra reticente a “atender esos impactos adversos en los derechos humanos causados como resultado de la carrera de F1 desde 2011”.

Aquel año, manifestantes opositores, básicamente miembros de la mayoritaria población chiita del reino, tomaron las calles al fragor de la llamada Primavera Árabe en otros países, para exigir reformas democráticas y la abdicación de la monarquía Al-Khalifa, y la carrera de F1 fue cancelada. Sin embargo, apenas un mes después, Bahrein solicitó la intervención de efectivos policiales y soldados de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos para reprimir las protestas, lo que dejó decenas de muertos, cientos de detenidos y una marcada crispación política.

“Desde 2011, el gobierno de Bahrein ha continuado encarcelando y torturando a quienes disienten. Es ampliamente conocido que la respuesta del gobierno se caracteriza por el uso ilegal de la violencia de estado, hiriendo a cientos de personas”, añadieron los opositores críticos con la FIA.

Con otra visión, el secretario general del CCG, Abdullatif bin Rashid Al-Zayani, congratuló al liderazgo bahreiní por lo que describió como éxito del Gran Premio Gulf Air Bahrein 2016 (de F1), en tanto refleja el alto nivel organizativo y la voluntad del país. A su vez, el asesor del rey para Asuntos de Prensa, Nabeel bin Yacoub Al-Hammar, y la ministra de Salud, Faeqa bint Saeed Al-Saleh, elogiaron la capacidad del país para acoger eventos deportivos internacionales.

(Fuente: Prensa Latina)

Activistas criticaron a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) por mantener una etapa del campeonato de Fórmula Uno (F1) en Bahrein, carrera que se celebró el pasado domingo, a pesar de lo que consideraron el “terrible historial de violaciones de derechos humanos” del régimen dictatorial de dicho país.

Los reproches a la FIA por la competencia realizada el pasado fin de semana aquí contrastaron con las felicitaciones de autoridades de la Corte Real, el Gobierno y del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) a la monarquía Al-Khalifa por el éxito de la fase bahreiní del torneo mundial.

Sin embargo, el director de defensa en el Instituto para Democracia y Derechos de Bahrein, Sayed Ahmed Alwadaei, deploró que se ignore la realidad que vive esta nación árabe del golfo Pérsico desde hace cinco años, cuando estallaron revueltas opositoras que fueron sofocadas violentamente.

“En los últimos cinco años se han cometido severas violaciones de los derechos humanos durante la carrera autorizada por la FIA, lo cual incluye arrestos arbitrarios, tortura y matanzas”, denunció Alwadaei en una carta enviada por su instituto a la entidad rectora del automovilismo mundial. Refirió igualmente que “hasta ahora la FIA ha rehuido su responsabilidad y fallado en usar sus influencias”, por lo que urgió a dicho ente a mostrar disposición para cancelar ese evento deportivo en los años venideros.

“Como presidente de la FIA, usted es directamente responsable de garantizar que se ejecuten el debido procedimiento para mitigar las circunstancias en las que ocurren los abusos a los derechos humanos en el proceso de conducción de la carrera”, agregó en la misiva dirigida a Jean Todt.

El Instituto para Democracia y Derechos de Bahrein, conocido en inglés por sus siglas BIRD, también manifestó preocupación porque la federación internacional se muestra reticente a “atender esos impactos adversos en los derechos humanos causados como resultado de la carrera de F1 desde 2011”.

Aquel año, manifestantes opositores, básicamente miembros de la mayoritaria población chiita del reino, tomaron las calles al fragor de la llamada Primavera Árabe en otros países, para exigir reformas democráticas y la abdicación de la monarquía Al-Khalifa, y la carrera de F1 fue cancelada. Sin embargo, apenas un mes después, Bahrein solicitó la intervención de efectivos policiales y soldados de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos para reprimir las protestas, lo que dejó decenas de muertos, cientos de detenidos y una marcada crispación política.

“Desde 2011, el gobierno de Bahrein ha continuado encarcelando y torturando a quienes disienten. Es ampliamente conocido que la respuesta del gobierno se caracteriza por el uso ilegal de la violencia de estado, hiriendo a cientos de personas”, añadieron los opositores críticos con la FIA.

Con otra visión, el secretario general del CCG, Abdullatif bin Rashid Al-Zayani, congratuló al liderazgo bahreiní por lo que describió como éxito del Gran Premio Gulf Air Bahrein 2016 (de F1), en tanto refleja el alto nivel organizativo y la voluntad del país. A su vez, el asesor del rey para Asuntos de Prensa, Nabeel bin Yacoub Al-Hammar, y la ministra de Salud, Faeqa bint Saeed Al-Saleh, elogiaron la capacidad del país para acoger eventos deportivos internacionales.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *