AI denuncia explotación laboral en las obras del mundial de Catar

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este jueves que los trabajadores que construyen el Estado Internacional Jalifa de Doha para el Mundial de Fútbol de 2022 han sufrido “abusos sistemáticos”, entre ellos ser objeto de trabajos forzosos, según ha podido saber Europa Press.

El informe “El lado feo de un juego bonito: Explotación en una sede del Mundial de Qatar 2022”, carga contra la “sorprendente indiferencia” de la FIFA ante “el lamentable tratamiento a los trabajadores inmigrantes”. “El abuso contra trabajadores inmigrantes es una mancha en la conciencia del fútbol mundial. Para jugadores y aficionados, un estadio del Mundial es un lugar para los sueños. Para algunos trabajadores que han hablado con nosotros, es como una pesadilla”, ha dicho el secretario general de AI, Salil Shetty.

“Pese a cinco años de promesas, la FIFA ha fallado casi totalmente a la hora de detener que el Mundial sea construido sobre abusos de los Derechos Humanos”, ha lamentado, según un comunicado publicado por la organización. El informe se fundamenta en entrevistas a 132 trabajadores extranjeros de la construcción que participan en las obras en el citado estadio, que será el primero en ser terminado y acogerá una de las semifinales del torneo. Asimismo, otras 99 personas que trabajan en los espacios verdes de un complejo deportivo ubicado en los alrededores, donde entrenaron en invierno de 2015 equipos como el Bayern Munich, el Everton y el Paris Saint-Germain.

Entre los abusos denunciados figuran los malos alojamientos, el pago de sumas de dinero en sus países de origen para trabajar en las obras, ser engañados por el salario o el tipo de trabajo que realizarían, o no recibir remuneración durante meses. Además, algunos empleadores no concedieron o renovaron los permisos de residencia, les confiscaron la documentación o fueron amenazados por quejarse sobre las condiciones que sufrían.

“Endeudados, viviendo en alojamientos miserables en el desiertos, recibiendo sueldos nimios, la situación de los trabajadores inmigrantes contrasta con las estrellas futbolísticas que jugarán en el estadio”, ha manifestado Shetty. “Todo lo que los trabajadores quieren son sus derechos: ser pagados a tiempo, abandonar el país si lo necesitan, y ser tratados con dignidad y respeto”, ha añadido.

La Kafala

Por ello, AI ha recalcado que la kafala (la legislación laboral basada en el patrocinio), que impide a los trabajadores cambiar de empleo o salir del país sin el permiso de sus empleadores, es una de las causas principales de la situación. En este sentido, ha valorado que las reformas anunciadas por las autoridades a la kafala, anunciadas a finales de 2015, “harán poco para alterar la dinámica de poder entre los trabajadores inmigrantes y sus empleadores”.

La ONG ha reclamado a los patrocinadores del torneo, como Adidas, Coca-Cola y McDonalds, que presionen a la FIFA para que haga frente a la situación y desvele un plan para evitar nuevos abusos en los proyectos de construcción. “Acoger la Copa Mundial ha ayudado a Catar a promocionarse con un destino de élite para algunos de los principales clubes del mundo. Pero el fútbol mundial no puede ignorar los abusos en las instalaciones y estadios en los que se juega”, ha recalcado Shetty.

“Si la nueva cúpula de la FIFA es seria acerca de pasar de página, no puede permitir que su evento global por antonomasia se celebre en estadios construidos sobre los abusos a trabajadores inmigrantes”, ha remachado.

Por su parte, fuentes del Comité Supremo para la Entrega y el Legado de Catar han asegurado que el informe de AI “pinta un cuadro engañoso”, si bien han reconocido que “existen desafíos en las condiciones de los trabajadores”.

Así, han asegurado que varias compañías que no cumplían con su normativa han sido expulsadas de sus proyectos, resaltando que sus inspecciones son capaces de detectar los abusos, según ha informado el portal de noticias local Doha News. “Hay un compromiso con el progreso. Esta Copa Mundial es un catalizador para un cambio positivo”, dijo el secretario general del organismo, Hasán al Zawadi, en una entrevista concedida esta misma semana.

(Fuente: InfoLibre)

AI Catar 1

Miles de trabajadores migrantes se ven obligados a vivir y trabajar en condiciones precarias

Un informe difundido este miércoles por Amnistía Internacional (AI) reveló las malas condiciones laborales de los trabajadores inmigrantes que construyen los diferentes estadios y campos deportivos para el Mundial de Fútbol de Qatar 2022.

Según AI, han sufrido la confiscación de sus pasaportes, además de ser intimidados por parte de los empleadores. El organismo indicó que miles de trabajadores migrantes se ven obligados a vivir y trabajar en condiciones precarias, peligrosas, que en algunos casos constituyen el trabajo forzoso.

Amnistía entrevistó entre febrero y marzo del 2015 a 132 empleados de construcción quienes realizan tareas en el estadio Khalifa, y a otros 99, de la Aspire Zone. En esos encuentros, los trabajadores indicaron que se ven obligados a vivir en “alojamientos insalubres” y en condiciones de “hacinamiento”.

Los inmigrantes, principalmente provenientes de India, Nepal y Bangladesh, aseguraron que se les negaron los permisos de salida, por lo que fueron incapaces de retornar a sus lugares de origen, y fueron amenazados en caso de hablar de su situación laboral precaria.

Entre las denuncias efectuadas, dijeron que fueron obligados a pagar cuotas de entre 500 y 4.300 dólares a reclutadores para conseguir el trabajo en Qatar. Además, indicaron que el pago es muy bajo, y en varias oportunidades no se les abona por la tarea realizada.

“Se les había prometido 260 dólares mensuales más un extra por alimentos. Sin embargo, están ganando 130 dólares”, le explicó Mustafa Qadari, editor del informe que presentó el organismo al medio deportivo Goal.

Por su parte, Salil Shetty, secretario general del organismo, responsabilizó a la FIFA por esta situación: “A pesar de cinco años de promesas, fallaron en detener una Copa del Mundo que se está construyendo sobre violaciones a los derechos humanos. Este abuso es una mancha en la conciencia del mundo del fútbol”.

Deepak, un trabajador oriundo de Nepal que utilizó un nombre falso para proteger su identidad, dijo que su vida en Qatar es “como una prisión”. “El trabajo es difícil, se realizaron tareas durante muchas horas en altas temperaturas”, denunció.

“La primera vez que me queje de mi situación, poco después de llegar en Qatar, el director me dijo ‘si [quiere] quejarse, puede, pero habrá consecuencias”, indicó Deepak.

El Gobierno de Qatar ha negado que hayan existido muertes de trabajadores durante la construcción de los estadios para la Copa del Mundo. Sin embargo, el año pasado, varios medios de comunicación informaron de que al menos 1.200 trabajadores migrantes fallecieron, pero de acuerdo con el periódico estadounidense The Washington Post, ese número se refiere, en cambio, a todas las muertes de inmigrantes en Qatar entre 2012 y 2013.

Amnistía aseguró que la FIFA ha mostrado una “indiferencia chocante” hacia el trato de los trabajadores provenientes de otras naciones, los cuales llegarán a ser aproximadamente 36.000 en los próximos dos años, un incremento de diez veces.

A principios de este mes, el organismo rector del fútbol mundial respondió a las conclusiones de Amnistía y dijo: “Tomamos muy en serio y reconocemos nuestra responsabilidad para asegurar que se respeten los derechos humanos en el contexto de la preparación y realización del torneo”.

(Fuente: Infobae)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *