Portugal: La lucha de los trabajadores en la planta de Volkswagen de Autoeuropa

La disputa en las fábricas de Volkswagen dura desde hace algún tiempo. ¿Pueden explicarnos sumariamente el conflicto?

Desde que inició la labor, en 1991, la fábrica de Volkswagen de Palmela, no ha sido escenario de luchas laborales.La administración gozó durante largos años de una relación de gran proximidad con la dirección de la comisión de trabajadores, que, mereciendo los elogios del patronato y sus representantes.

Han aplicado una política a la medida de la cogestión a la que las empresas alemanas están acostumbradas y que permite, a través de primas de producción y de otras migas, mantener a los trabajadores a producir de acuerdo con las fluctuaciones del mercado, recurriendo, en particular, mano de obra precaria.

La amplia subsidiación estatal de la que la empresa ha disfrutado, también ha desempeñado un papel importante en el mantenimiento de la “paz social”.

A mediados del año pasado, sin embargo, la comisión de trabajadores, que entretanto se despidió y fue sustituida por otra dirección, vio ser plomado por los trabajadores un preacuerdo que negoció con la administración, y que, para hacer frente a los daños causados ​​por el trabajo escándalo mediático  puerta diesel  y la producción del modelo T-Roc , tratando de imponer la obligación de trabajar los fines de semana fin de semana y trabajo continuo.

A 30 de agosto se realizó una huelga contra la imposición del nuevo horario y la obligatoriedad del trabajo al fin de semana. Esta huelga, convocada por un sindicato vinculado a la central sindical CGTP, contó con gran adhesión a las trabajadoras y trabajadores.

Rechazado el pre-acuerdo, la comisión de trabajadores dimisionarios convocó la elección de nuevos representantes. De esta elección salió una nueva comisión, constituida por miembros del sindicato ligado a la central sindical oportunista CGTP, y por un grupo de obreros sin afiliaciones político-partidarias conocidas.

Desde octubre de 2017, tanto CT como sindicatos, han venido retrocediendo en sus posiciones, dejando de lado el escenario de nuevas formas de lucha, negociando a puerta cerrada, con el gobierno y con la administración de VW, soluciones que no acautelan los intereses de quienes trabajan, y que pasan esencialmente por intentar mitigar los efectos sociales de las imposiciones de la empresa, en particular con una propuesta que pasa por la subsidiación estatal del pago de guarderías para los hijos de los obreros y obreras que iban a trabajar el fin de semana. Esta es una táctica oportunista y que gran parte de los trabajadores han venido a repudiar.

¿Qué soluciones propone la empresa y cuáles son las posiciones de los trabajadores?

La empresa quiere asegurar la producción del nuevo modelo a través de la implementación del trabajo al fin de semana, porque ésta es la solución que mejor responde al interés de la administración y de los accionistas: la maximización de los beneficios, a través de la intensificación de la explotación de quien trabaja .

Los trabajadores, por su parte, ya propusieron alternativas, que pasarían por la implementación de un cuarto turno de trabajo, lo que implicaría la contratación de más obreros, pero permitiría salvaguardar el derecho a la familia y al descanso, de todas y todos.

¿Qué papel han desempeñado los sindicatos y la comisión de trabajadores?

Los sindicatos y la nueva CT asumieron, en una primera fase, una posición relativamente combativa, convocando una huelga e insistiendo en las posiciones de salvaguardia de los intereses de quienes trabajan.

Sin embargo, en los últimos meses, a pesar de seguir utilizando la misma jerga panfetaria, han relativizado la situación y las reivindicaciones democráticamente expresadas por los trabajadores, ignorando las propuestas de lucha aprobadas en el plenario, y asumiendo la posición “cautelosa” y conciliadora, haciendo coro con el gobierno, dejando caer la reivindicación principal -la salvaguardia del fin de semana como jornada de trabajo extraordinaria- a cambio de algunas “migajas” compensatorias.

Se aprobó una huelga para febrero. ¿Ha sido autorizada? ¿Qué se espera en relación con la participación de los trabajadores?

La huelga, a pesar de aprobada en plenario por los trabajadores, no se realizó.

Los sindicatos y la CT no emitieron el preaviso, en una clara manifestación de irrespeto por la voluntad expresa de los obreros, alegando que esta forma de lucha podría perjudicar las negociaciones.

La PLP considera que la huelga se debería haber realizado con o sin preaviso, ya que los trabajadores no pueden hacer depender la lucha por sus intereses, tanto del sindicalismo oportunista y de la legalidad que abona a favor del patronato, ni tienen, cualquier obligación de respetar a quien por ellos nutre manifiesto falta de respeto.

Es necesario que las trabajadoras y trabajadores más comprometidos y conscientes realicen, en coordinación con las organizaciones que asuman la tarea de apoyarlos, una nueva campaña de movilización para la huelga o cualquier otra forma de lucha, más o menos avanzada, que consideren apropiadas y de denuncia de la colusión entre la administración de VW, el gobierno y el sindicalismo oportunista, que buscan imponer soluciones que responden a los intereses del capital y no a los de quien trabaja.

VW es visto como uno de los proyectos más importantes para la economía portuguesa. ¿Cómo evalúan el impacto que podría tener el conflicto?

Autoeuropa representa una parte muy considerable del producto interior bruto nacional, y de las exportaciones del país. Hay una serie de empresas portuguesas que producen para VW / Autoeuropa y la fábrica es uno de los mayores empleadores en el sur de la región del río Tajo. Por eso mismo, la campaña que pretende difamar a las trabajadoras y trabajadores de la Autoeuropa y al mismo tiempo diabolizar a los sindicatos, incluso los más “moderados” y oportunistas, involucrados en el conflicto, ha sido de una intensidad sin precedentes. Todos los comentaristas, al servicio del patronato, acusan a los obreros de falta de patriotismo, de ser aristócratas privilegiados, teniendo para ello un amplio espacio mediático, en las televisiones, en los periódicos, en las radios, etc.

Una eventual derrota de las trabajadoras y trabajadores de Autoeuropa podrá abrir el precedente del trabajo obligatorio al fin de semana a toda la industria nacional. Sin embargo, una victoria del trabajo puede ser el catalizador de una movilización de otros sectores y de una ruptura -cuya importancia es de difícil previsión- de la paz social, e intensificación de la lucha de clases, que podría abrir el campo a la elevación de la conciencia, que se encuentra profundamente influenciada por los gérmenes de la cultura burguesa y pequeñoburguesa, que, provocando la división, ha sido causa de derrotas sucesivas.

No sólo los sindicatos, sino también otras organizaciones sociopolíticas, están involucrados en la huelga, como es el caso de la PLP. ¿Qué papel desempeñan, como organización, en la lucha por mejores condiciones para los trabajadores de Autoeuropa?

Además de los sindicatos y la comisión de trabajadores, algunos grupos de trabajadores se organizan y se posicionan en relación con el conflicto, y su actividad más o menos influenciada por organizaciones políticas, en particular del campo extraparlamentario.

La PLP, por su parte, ha mantenido el contacto con los trabajadores, en el sentido de comprender los desarrollos de esta lucha y poder actuar en consecuencia, poniendo a disposición sus medios y desarrollando acciones de agitación y propaganda.

Apoyemos, en la práctica y en la materialización de tareas concretas, todas las formas de lucha que los trabajadores consideren necesarias para vencer este combate.

Esta es una lucha muy importante, y por eso mismo, todo lo haremos para garantizar que no se ahoga en negociaciones de gabinete y nos mantendrá concentrados en la reivindicación central: el trabajo a los fines de semana es trabajo extra y debe ser pagado como tal.

Fuente: www.plataformalaboralepopular.pt

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *