El gobierno no se disculpará por el uso de armas químicas por el ejército español durante la guerra contra el pueblo rifeño (vídeo)

Rif 1

España ha dicho que responderá a la solicitud de la Asamblea Mundial Amazigh (AMA) sobre el uso de armas químicas por parte del rey Alfonso XIII durante la guerra del Rif entre 1921 y 1926, pero no ha aceptado disculparse por sus acciones. España utilizó armas químicas como el fosgeno y difosgeno, la clorociprina y, sobre todo, el gas mostaza, contra la población civil  durante la llamada Guerra del Rif (1921-1927).

Aunque las bombas cargadas con gases tóxicos habían sido prohibidas en el Tratado de Versalles de 1919, tras la derrota de las tropas españolas en la batalla de Annoual en julio de 1921 que demostró el grado de resistencia de los rifeños y la incapacidad de los colonialistas para derrotarlos, España decidiría utilizar indiscriminadamente gases químicos y tóxicos contra la población civil del Rif para infligir el máximo daño y logar una victoria rápida que evitase más bajas entre sus tropas.

Los gases utilizados causaron numerosísimas víctimas. La iperita, agente vesicante, causa lesiones parecidas a quemaduras y ampollas en la piel, lesiones en los ojos, que pueden producir ceguera, y si se inhalan grandes concentraciones, éstas lesionan gravemente el tracto respiratorio y pueden causar la muerte. El gas mostaza produce una intensa irritación, sequedad y ampollas en cualquier mucosa con la que entra en contacto. Se producen hemorragias que suelen acabar causando la muerte.

Los gases tóxicos empezarían a utilizarse en la campaña en 1923, primero por la artillería, y, después, por la aviación. El ejército habría deseado que fuesen masivos para causar el mayor daño posible, físico y material, así como para desmoralizar a los combatientes rifeños y a la población civil, pero, por toda una serie de factores, algunos de orden técnico y otros de orden político, no llegaron a serlo.  Todo parece indicar que fueron selectivos, sobre objetivos y cabilas muy concretos, en particular las del Rif central que constituían el núcleo duro de la resistencia rifeña, aunque también alcanzaron a las de Gomara y a las de la región occidental de Yebala.

rif 2

El ministro de Relaciones Exteriores de España, Alfonso Dastis, confirmó que la solicitud había sido hecha a Madrid y “como resultado de la solicitud del Rey, la [AMA] había sido recibida en la embajada española para presentar sus demandas y también examinar posibles formas de cooperación”.

Durante una reunión parlamentaria, Dastis respondió preguntas de Joan Tardà, miembro de Esquerra Republicana, que ha estado presionando para que el gobierno español admita el uso de armas químicas en la guerra del Rif. Sin embargo, aunque mostró su voluntad de escuchar las demandas de la AMA, Dastis no llegó a expresar la disposición de su país para disculparse por el uso de armas químicas contra civiles.

La AMA presentó una solicitud pidiendo a las autoridades españolas que se disculpasen oficialmente con el pueblo del Rif y que indemnizasen a las víctimas y a las familias por la tragedia. Una solicitud similar de AMA se realizó por última vez en 2015 al Rey Felipe VI.

El Centro Marroquí para la Memoria, la Democracia y la Paz se hizo eco de los llamamientos de AMA y ha hecho un llamamiento al ministro de Asuntos Exteriores para que cumpla las promesas anteriores de responder a las solicitudes de las organizaciones de la sociedad civil marroquíes, que piden a España que reconozca su culpabilidad. Como resultado de la guerra química, el Rif han sufrido las tasas más altas de cáncer de Marruecos, con el 80% de los casos de cáncer de laringe.

(Fuente: Monitor de Oriente)

Vídeo:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *