Bastion Social, el nuevo movimiento neofascista francés inspirado en el modelo de CasaPound y Hogar Social Madrid

f1

La organización Bastón Social se dio a conocer el mayo de 2017 y actualmente tiene sedes en Lyon, Estrasburgo, Chambèri y Ais de Provenza; proviene de la facción estudiantil Groupe Union Défense, y mantiene vínculos con la ultraderecha assistencialista que arraiga a Roma y en Madrid.

Un nuevo movimiento neofascista se está expandiendo por el territorio del Estado francés. Se trata de un nuevo proyecto que se denomina Bastión Social que busca unificar el segmentado espectro de la extrema derecha extraparlamentaria francesa creando un movimiento de carácter nacional-revolucionario basado en el modelo de CasaPound en Italia y el Hogar Social Madrid en el Estado Español.

Bastion Social se dio a conocer el mayo de 2017 con la okupación de un edificio público en desuso al centro de Lyon y actualmente dispone de sucursales en cuatro poblaciones: Lyon –el laboratorio de la extrema derecha francesa–, Estrasburgo, Chambèri y Ais de Provenza. La fuerza impulsora de Bastión Social es la organización estudiantil de ultradreta Groupe Union Défense (GUD). El edificio okupado fue desalojado por la policía meses después, pero Bastion Social dispone todavía de un local alquilado llamado Le Pavillon Noir, que es la base de operaciones del colectivo.

El GUD fue creado en 1968 por estudiantes de Derecho de la Universidad de París II Panthéon-Assas como reacción a las movilizaciones estudiantiles anticapitalistas, contra la Guerra del Vietnam y la presidencia de Charles de Gaulle, de aquella primavera. El GUD, que tiene como logotipo una simple cruz céltica, es un grupo de ultranacionalistas nostálgicos de Vichy, que se autodenominan “gentlemans fascistas” conocido por su activismo violento y su militancia anticomunista, antisemita y homófoba. Sus referentes ideológicos, como afirma en una entrevista el líder del GUD y de Bastión Social, Steven Bissuel, son François Duprat (líder de la ultraderechista Ordre Nouveau y uno de los fundadores del FN) , Dominique Venner (miembro de del grupo terroristas OAS y uno de los fundadores de la ultraderechista  Europe-Action)  Corneliu Zelea Codreanu (líder de la organización fascista rumana Legión de San Miguel Arcángel) y Gabriele Adinolfi (ideólogo y activista de CasaPound). Este último vivió muchos años en Francia escapando de la justicia por el caso del atentado fascista a la estación de Bolonia.

f2

La federación de grupos por ciudades bajo una nueva marca

Bastion Social se ha creado a imagen y parecido de la organización neofascista CasaPound, con la cual mantiene contactos directos. Con este nuevo branding, el GUD, con Lyon como base, deja atrás el símbolo de la cruz céltica, adopta el de un faro estilizado con unas flechas rojas de aires falangistas e inicia una campaña de agitprop a Facebook. El activismo se transforma en acciones caritativas de recogida de alimentos y de beneficencia para “sin-techo franceses blancos” y en la organización de actividades culturales y charlas a sus locales. Con la conversión del GUD con Bastion Social, el colectivo se convierte en segundo grupo más grande de la ultradreta extraparlamentària francesa última de los Identitarios.

El diciembre de 2017, Bastion Social abrió una sucursal en Estrasburgo con la inauguración de un local de nombre El Arcadia, en honor al barco del capitán Harlock, un personaje de ciencia-ficción animo japonesa. Durante la noche de apertura se produjeron a la ciudad alsaciana varias agresiones. Una persona de ascendencia argelina fue atacada por un grupo de ultras. Dos personas fueron arrestadas y, en un juicio rápido, el tesorero de Bastion Social, Thomas Beauffet, fue condenado a 8 meses de prisión. Beauffet es militante de La Dissidence Française, una agrupación fascista que integra Bastion Social cercana a las tesis de Carl Lang, antiguo eurodiputado del Frente Nacional (FN) partidario de la línea ideológica dura de Jean-Marie Le Pen y contraria a la actual línea oficial del partido de Marine Le Pen.

Este febrero de 2018, Bastion Social ha abierto dos sucursales más: una a Chambèri, una población a los pies de los Alpes a medio camino de Lyon y Turín, en un local denominado El Edelweiss, que representa la integración a las estructuras de Bastion Social/GUD del grupo neonazi local Edelweiss País de Saboya, muy vinculado al grupo ultra suizo francófono Resistencia Helvética; el otro a Ais de Provenza, al norte de Marsella, denominado La Bastide, con fuertes conexiones con Action Française, una organización monárquica de extrema derecha basada en las viejas ideas de Charles Maurras.

f3

El paraguas del Frente Nacional

El Frente ha mirado de suavizar su apariencia y de marcar distancias con la ultradreta descaradamente neofascista para ganar terreno electoral. Las estrategias de Marine Le Pen por maquillar y “desdiabolitzar” el Frente Nacional han coincidido con un recrudecimiento de la actividad de los grupos a la derecha del FN, como lo GUD/*Bastion Social.

Por ahora, Bastion Social no tiene previsto participar en elecciones y prefiere apoyar al FN, el partido enseña de la ultradreta populista y xenófoba europea, de cara a las próximas elecciones. Bastion Social, como el GUD también tiene vínculos claros con el FN y el en torno a Marine Le Pen, en concreto con los empresarios Axel Loustau y Frédéric Chatillon, militantes del GUD en noventa y propietarios de la agencia de relaciones públicas que se encargó de la campaña electoral del FN en 2012.

A raíz de la publicación de los llamados Papeles de Panamá se reveló que la agencia tenía una cuenta offshore destinado a los ingresos con dinero público de esta campaña. La agencia también se encargó de la campaña electoral de las municipales de 2014. Además, Loustau pagó en 2015, a través de una empresa suya, la fianza para evitar prisión de Logan Dijan, líder aquellas fechas del GUD, condenado para apalear a un exmilitant de la organización. En el cuadragésimo aniversario del partido, a la entonces diputada Marion Maréchal-Le Pen se fotografió con Edouard Klein, líder del GUD hasta el 2012.

fachas 3

(Steven Bissuel, segundo por la izquierda, líder de Bastion Social. Sébastien de Boëldieu, en medio, responsable de relaciones internacionales de CasaPound. Melisa D. Ruiz, segunda por la derecha, líder de la Hogar Social Madrid, en un encuentro de CasaPound en Roma el septiembre de 2017)

La vía francesa de CasaPound también pasa por Madrid

El ejemplo de CasaPound es seguido por centenares de jóvenes en todo Europa. CasaPound crea escuela y es el modelo de inspiración que adoptan muchos colectivos fascistas para modernizar el discurso y el activismo y convertir la vieja retórica fascista en nuevas formas que los permitan aparecer como una opción fresca, atractiva e inofensiva, incorporando también elementos del hooliganisme. Y estas nuevas formas son las que han traído Gabriele Adinolfi y Sébastien de Boëldieu –el responsable de relaciones internacionales de CasaPound– a los imCasaPound, que se autodefine como los “fascistas del tercer milenio”, es una organización neofascista y strasserista italiana que se presentó en sociedad en 2003 con la okupación de un edificio público al centro de Roma y que desde entonces no ha parado de crecer y marcar tendencias. Pero a pesar de la intención de cambiar de estética y simbología -de hecho, el logotipo del colectivo es una tortuga sobre fondo rojo- muchos de sus militantes, quedan arraigados a las prácticas esquadristes y de violencia que siempre los han caracterizado.

CasaPound que recibe el nombre del poeta estatunidenc que desde el año 1939 vivió en Roma y hacía propaganda a favor de Hitler y Mussolini Ezra Pound, ha intentado mostrar su cara más limpia y democrática, convirtiéndose también en partido político, intentando ganar parte del electorado y la hegemonía dentro de la ultradreta hasta cooperar con la Liga Norte. Aun así, capítulos como el asesinato, en 2011 en Florencia de dos vendedores ambulantes senegaleses por un pistolero simpatizante de CasaPound; la emboscada el 2015 al CSA Dordoni de Cremona que dejó una persona en coma, apuñalamientos en Génova, el tiroteo el pasado 3 de febrero a Macerata contra personas negras y lugares concurridos por personas migrantes están estrechamente vinculados con la militancia de CasaPound.

Una de las principales organizaciones europeas creadas a imagen y parecido de CasaPound y referente de Bastion Social es el Hogar Social Madrid, que con las okupaciones, las campañas de “preferencia nacional” y la puesta en marcha de centros sociales “por la juventud” y “la gente necesitada”, siempre que sean “españoles”, se ha acabado consolidando. Para hacerlo ha contado con la connivencia policial-jurídica y el blanqueo de cierta prensa generalista hasta convertirse, a pesar de también los episodios violentos de su militancia, en uno de los principales renovadores de la ultradreta española y europea.

(Fuente: Directa.cat / Autor: Conrad Bosch)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *