Catalunya: Mirella Boya en libertad tras declarar en el TS cumpliendo lo anunciado. No renuncio ni se retractó, se reafirmó (vídeos)

Boya

La ex diputada de la CUP Mireia Boya llegó a la sede del Tribunal Supremo pasadas las 10.30 horas de la mañana de ayer, donde está citada a declarar por un supuesto delito de rebelión, y donde ha sido recibida por una delegación de diputados de ERC y un centenar de simpatizantes llegados de Barcelona y Lleida.

Boya llegó acompañada de la diputada de la CUP Natàlia Sànchez, su abogado, Carlos López, y el secretario general de la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC), Sergi Miquel. Los concentrados han recibido a Boya con gritos de “no estás sola” y “ni un paso atrás”, llevando una urna en alusión al 1 de octubre y enseñas independentistas.

Entre la delegación de diputados que ha apoyado la llegada de Boya en el Supremo había el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, las diputadas Ester Capella y Teresa Jordà y la portavoz en el Senado, Mirella Cortés. También han acudido diputados del Parlamento como Anna Caula y David Rodríguez, entre otros.

Sus abogados han intentado anular la imputación aduciendo que en la medida en que era presidenta del grupo parlamentario de la CUP forma parte del grupo de personas que “habrían aportado el apoyo político” necesario para impulsar el proceso independentista. Pero Llarena lo ha desestimado y Mireia Boya ha declarado desde las 11.11h en la Sala de Vistas del Tribunal Supremo.

Boya ya advirtió este lunes en rueda de prensa que no pensaba renunciar “ni a una coma” del programa electoral de la CUP ni al referéndum, recordando que después de las últimas declaraciones ante Llarena ha quedado demostrado que “no sirve de nada adjurar de la ideología propia para evitar la cárcel”, y así ha sido.

La declaración

La ex diputada ha declarado la clara intencionalidad para sacar adelante la República negando que la declaración de independencia del 27 de octubre tuviera nada de “cosmética”, sino que ella percibió que buscaba “su efectividad real” y por eso votó a favor, aunque admite que no se pudo desplegar a causa de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Niega así la proclamación simbólica que el resto de imputados han querido mostrar ante el Tribunal Supremo en sus declaraciones.

Boya ha declarado, también, que en todo momento se buscó el diálogo con el Estado español y una salida pactada al conflicto, siguiendo la misma línea que el resto de investigados, i que desconocía el documento Enfocats: “Nunca había visto el documento de Enfocats hasta ver el atestado de la Guardia Civil”.

La Fiscalía no ha pedido ninguna medida cautelar para Boya, que solo ha respondido a las preguntas del juez Llarena y de su abogado, Carles López. I VOX dice que se lo pensará, pero de momento nadie ha pedido nada y Boya sale con cargos pero se puede marchar a casa.

La ex diputada ha defendido ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena la “legitimidad y legalidad democrática” de las decisiones que se adoptaron en el marco del proceso independentista.

Boya, como el resto de imputados, también ha explicado que “no ha habido violencia en Catalunya”, que en cambio sí que la policía española la ejerció y ha puesto como ejemplo, ante el juez, que “en Calella, la Policía salió una noche de paisano a cazar independentistas”. Sobre los hechos del 20 de septiembre y los desperfectos en los coches de la Guardia Civil que había delante de la Conselleria de Economía, ha expuesto que varios periodistas estuvieron sobre los vehículos durante todo el día.

El juez no le ha preguntado a Boya si acataba la Constitución y fuera, ante los medios, la exdiputada de la CUP ha afirmado que “la interpretación de la Constitución no se tiene que convertir en un muro”.

Le muestra sus contradicciones la Juez

La declaración de Mireia Boya, exdiputada de la CUP, ha sido destacadamente diferente a las que se han hecho hasta ahora en el Tribunal Supremo. Ningún investigado hasta ahora ha sacado los colores al juez. Boya lo ha hecho citando al mismo Llarena que el año 2012, en una entrevista en el diario El Mundo, apostaba por una solución política y no judicial al conflicto entre Catalunya y España.

La exdiputada de la CUP ha citado las declaraciones donde Pablo Llarena, recientemente nombrado presidente de la Audiencia de Barcelona, decía “que el conflicto identitario catalán y la integridad del Estado español requería fundamentalmente de una solución política y no judicial”.

En esta misma entrevista el que ahora es magistrado del Tribunal Supremo e instructor del caso contra el referéndum también decía que “existen sentimientos generalizados de la ciudadanía que necesitan una respuesta política”. Y todavía iba más allá: “Lo que no se puede pretender es que toda la cuestión relativa a atribuir un espacio significativo a la individualidad catalana y toda esta cuestión relativa a la integración de Catalunya en España se vaya a resolver judicialmente, porque no tiene que ser así”.

Ayer, sin embargo, cuando Mireia Boya le ha reprochado sus declaraciones, Llarena se ha salido por la tangente y ha dicho: “Se olvida usted de un matiz” y ha remarcado el “fundamentalmente” de su frase en la entrevista.

Boya ha sacado pecho hoy en la sala de vistas y se ha mostrado firme en sus convicciones. No ha tenido que acatar la Constitución porque no se lo han preguntado, ha asegurado que creían en “la efectividad real” de la proclamación de la independencia y que nunca formar parte de ningún comité estratégico, porque, de hecho, no había ninguno. También ha dicho que no sabía nada del Enfocats y que siempre reclamó una solución dialogada al conflicto.

Nadie ha pedido medidas cautelares para Boya, porque según fuentes judiciales, la Fiscalía no ha visto su intervención por ningún sitio. Y VOX, que actúa de acusación popular, ha seguido esta línea. Con todo, Boya continúa imputada con cargos, entre los que hay la rebelión, sedición y malversación.

A la vuelta

A su regreso a Catalunya tras quedar e libertad, Mireia Boya ha emplazado a los encausados por el proceso independentista a coordinar las defensas. “No es justicia, desde Madrid, el juez Llarena, la fiscalía, están haciendo política y nosotros tenemos que hacer política en los tribunales de Madrid”, ha asegurado la exdiputada al volver a Barcelona después de declarar esta mañana ante el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, sobre el 1-O y la proclamación de la República.

“Esta vez el comité estratégico no existía, pero quizás sí que tendríamos que crear algún tipo de comité para coordinar todas las defensas. Visto que estamos todos en la misma causa judicial nos tendríamos que hablar más y defenderla en términos políticos”, ha advertido.

Un par de centenares de personas han acudido a las cinco y media a la estación de Sants para recibir a Boya al volver de Madrid, entre los presentes estaba el exdiputado de la CUP David Fernández y el histórico militante independentista Pablo Castellanos. La acompañaban el diputado Vidal Aragonès y la exdiputada Gabriela Serra.

Al subir del andén ha sido recibida con gritos de “no estás sola”, “somos república” y “libertad presos políticos”. La cupaire se ha mostrado emocionada con el recibimiento, pero ha lamentado que “hay cuatro rehenes que todavía están en las prisiones del Estado español”. “Esta alegría está normalizando una cosa que no es normal, que es la represión. Aquello que es normal es la libertad”, ha advertido.

Boya ha agradecido el apoyo que ha recibido las últimas horas que, ha asegurado, la ha ayudado a hacer frente a la declaración. “Una vez tomé la decisión, y sobre todo viendo la respuesta de la gente, yo estaba delante del Llarena y era mi voz pero tenía más de dos millones de personas detrás. Y lo he sentido en todo momento.”, ha agradecido.

La cupaire ha explicado ante el juez que ha defendido la proclamación de la República porque figuraba al programa electoral de la CUP, que validó la Junta Electoral, y con el cual fue escogida como diputada; que “más del 80% de los catalanes quería resolver el conflicto entre Catalunya y España con un referéndum”, y que la respuesta del Estado había una ausencia de diálogo desde hace años y una “interpretación parcial y sesgada de la Constitución”.

“Una vez aprobada la ley de referéndum y la de transitoriedad había que hacerlo efectivo, era la voluntad mayoritaria de aquella gente que fue a votar”, ha añadido además de insistir en todo momento que estaba convencida que así se haría. “No se hizo efectiva, primero por el golpe de estado del 155, que envió a cinco personas al exilio y a otros a la prisión, y porque todo lo que estaba previsto en la ley transitoriedad no se llevó a cabo por parte del Govern”, ha reprochado.

Al ser interrogada si consideraba simbólica la declaración ha replicado: “Si pregunta a toda esta gente que está detrás mío ahora, para ellos no fue simbólica, se tenía que hacer efectiva, y la haremos efectiva, República”, ha remachado.

(Fuente: El Nacional.cat)

Videos:

 

 

 

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *