Huelva: El Ayuntamiento de Minas de Riotinto rechaza que se solicite a la ONU declarar el 4 de febrero como Día Mundial del Ecologismo

Ayto-Minas-de-Riotinto

La localidad onubense de Minas de Riotinto  se ha declarado oficialmente contra la declaración del 4 de febrero, fecha del Año de los Tiros, como Día Mundial del Ecologismo, tal y como históricamente se ha defendido en el conjunto de la Cuenca Minera, una petición aprobada el año pasado por el Ayuntamiento de Huelva y reivindicada estos días, coincidiendo con el 130 aniversario de la efemérides, por la Junta de Andalucía y el colectivo ecologista onubense Mesa de la Ría.

La propuesta de declaración de dicha fecha como Día Mundial del Ecologismo es rechazada por la alcaldesa del municipio, Rosa Caballero (PP), quien defiende que el 4 de febrero no debe declararse Día Mundial del Ecologismo por el hecho de que, a su entender, la manifestación que dio origen a los sucesos ocurridos en el municipio aquel día de 1888 tuvo una motivación laboral y no medioambiental.

Siguiendo esta línea argumental, el Ayuntamiento de la localidad donde se sucedieron aquellos fatídicos hechos el 4 de febrero de 1888 ha aprobado, a propuesta de la alcaldesa, una declaración institucional, con el apoyo unánime del Pleno, en la que se rechaza esa petición a la Organización de Naciones Unidas (ONU), al entender que tales hechos no tuvieron nada que ver con el medio ambiente y que obedecieron únicamente a una “lucha obrera” por mejorar sus “condiciones de trabajo”.

El Consistorio pide “la suma a este manifiesto de todas las instituciones pertinentes y de todos los ayuntamientos de la Cuenca Minera de Riotinto para defender nuestro pasado común y para evitar que nadie pretenda arrebatárnoslo sin ningún derecho”, al tiempo que reclama “encarecidamente” una “reflexión profunda” a los promotores, colaboradores y seguidores de la declaración del 4 de febrero como Día Mundial del Ecologismo.

Respecto a la tesis predominante de que aquella manifestación tuvo principalmente una motivación de tipo laboral también contó con manifestantes, principalmente ganaderos y agricultores, que reclamaban el fin de las llamadas “teleras”, el sistema de calcinación del mineral al aire libre que empleaba la compañía minera Riotinto Company Limited), la declaración institucional sostiene que esa reivindicación fue fruto de una utilización “sibilina” de la manifestación por parte de los “hacendados y terratenientes” de la provincia “para hacer prevalecer su estatus y sus privilegios”.

Por todo ello, el Ayuntamiento de la localidad ha declarado además la fecha del 4 de febrero como “Día de la lucha obrera en Riotinto”, al tiempo que pide “la suma a este manifiesto de todas las instituciones pertinentes y de todos los ayuntamientos de la Cuenca Minera de Riotinto para defender nuestro pasado común y para evitar que nadie pretenda arrebatárnoslo sin ningún derecho”.

De otra parte, el Pleno del Consistorio riotinteño de este jueves ha aprobado también, igualmente por unanimidad, la creación de una comisión para el estudio de los hechos ocurridos el 4 de febrero de 1888, que estará dirigida por los investigadores locales Alfredo Moreno Bolaños y Gilberto Hernández Vallecillo. El objetivo es divulgar la historia del municipio.

Desde el colectivo Mesa de la Ría defienden la declaración del 4 de febrero como Día Mundial del Ecologismo al entender que, si bien la mayoría de manifestantes reclamaban mejoras laborales, otros, principalmente agricultores y ganaderos de otros municipios de la Cuenca Minera, pedían el fin de las ‘teleras’, el sistema de calcinación de mineral al aire libre al que se atribuían daños en las cosechas y en la salud de las personas.

El escritor riotinteño Juan Cobos Wilkins, comunicó que retira el manifiesto que él mismo elaboró para reivindicar ante la ONU la declaración del 4 de febrero como Día Mundial del Ecologismo, manifiesto que estos días ha sido suscrito por numerosas personas y que Mesa de la Ría quería trasladar al organismo de la ONU para dar más fuerza a una petición que el Pleno del Ayuntamiento de Huelva aprobó hace un año y que también ha sido ya trasladada por el Gobierno andaluz.

El autor de “El Corazón de la Tierra”, la novela que rescató del olvido los sucesos que han pasado a la historia con el nombre de Año de los Tiros, decidió retirar su manifiesto con el argumento de que no quiere que un texto suyo sea “motivo de polémica y malestar” en su pueblo, “la tierra que más amo” y que está constantemente presente en su obra.

Texto de íntegro la declaración institucional aprobada en el pleno extraordinario

La declaración institucional completa, a la que ha tenido acceso Tinto Noticias -el periódico digital de la Cuenca Minera de Riotinto- es la siguiente:

Ante la manipulación interesada de nuestra Historia que algunas personas e instituciones están pretendiendo. Ante el uso indebido y deshonesto de la misma, sesgándola y falseándola según convenga a sus propios intereses. Ante la falta de rigor y el patente desconocimiento de nuestro pasado por parte de aquellos que ahora pretenden enarbolarlo. Ante la falta de consideración y de respeto hacia la misma y hacia el propio pueblo de Minas de Riotinto y de toda la su Cuenca Minera, al no haber sido ni siquiera consultado o pedido opinión sobre sus pretensiones, el Ayuntamiento de Minas de Riotinto manifiesta que:

PRIMERO:

Declaramos de manera oficial la fecha del 4 de febrero de 1888 como «DÍA DE LA LUCHA OBRERA EN RIOTINTO».

SEGUNDO:

Ni apoyamos ni admitimos, basándonos en los hechos demostrados, en vista de los documentos contrastables y accesibles a todo aquél que quiera, que el motivo de la manifestación que acabó en masacre fuera otro que el de la reivindicación pacífica y la lucha obrera legítima por mejorar sus vidas y las de los suyos, así como sus condiciones de trabajo. Sus derechos como personas y su espacio en el mundo. El enorme movimiento social promovido por los mineros de la Cuenca Minera de Riotinto fue hábilmente aprovechado por los hacendados y terratenientes de la provincia para hacer prevalecer su estatus y sus privilegios. Se trataba de una lucha de poder, de preponderancia entre la mina y los hacendados y terratenientes, que estos últimos supieron utilizar de manera sibilina, utilizando en su propio beneficio una manifestación minera pacífica organizada por los mineros de Riotinto (los mineros fueron con sus esposas e hijos ¿Alguien haría eso si presintiera que habría violencia?) para conseguir sus fines.

TERCERO:

No apoyamos de manera alguna ninguna declaración oficial de tipo ecologista o medioambiental, aún a costa de los posibles beneficios para la Cuenca Minera de Riotinto que una declaración de esta índole, por parte de la UNESCO, pudiera prosperar sobre los hechos ocurridos en Riotinto el 4 de febrero de 1888. La honestidad está en la verdad y la verdad no fue esa. Preferimos sentirnos orgullosos de las vidas sacrificadas antes que utilizarlas de ninguna otra manera que no sea desde el respeto absoluto y desde la admiración por los asesinados por una causa justa, a manos de traidores. Por su ejemplo y por su memoria.

CUARTO:

Pedimos encarecidamente a los promotores, colaboradores y seguidores de esta iniciativa injusta por su manipulación y ausencia de veracidad, una reflexión profunda. La Historia no es un teatro. Por eso, insistimos: pedimos verdad en todos los casos, por encima de todo y de todos.

QUINTO:

Pediremos la suma a este manifiesto de todas las instituciones pertinentes y de todos los Ayuntamientos de la Cuenca Minera de Riotinto para defender nuestro pasado común y para evitar que nadie pretenda arrebatárnoslo sin ningún derecho. La Historia de la Cuenca Minera de Riotinto es una historia común a todos los pueblos que la conformamos y nos pertenece a todos por igual.

Se aprueba crear una comisión de estudio del Año de los Tiros

Además de la declaración institucional sobre el Año de los Tiros, el Ayuntamiento del municipio también ha aprobado en el Pleno extraordinario de este jueves, igualmente por unanimidad, la creación de la ya anunciada comisión para el estudio de los hechos ocurridos el 4 de febrero de 1888, una comisión que tendrá al frente a los investigadores locales Alfredo Moreno Bolaños y Gilberto Hernández Vallecillo.

Así se recoge en la propuesta del Equipo de Gobierno Municipal aprobada en Pleno, en la que se destaca que ambos investigadores son “de reconocido prestigio tanto por su rigor como por la calidad de los trabajos que han venido publicando a lo largo de su trayectoria”, por lo que “este Ayuntamiento -añade el documento- delega en ellos su confianza para que organicen dicha comisión como mejor convenga al objetivo de la misma”, que no es otro que divulgar la historia del municipio.

Para el desarrollo de sus funciones, tales investigadores, “aparte de sus propios estudios, podrán asesorarse de cuantos profesionales e instituciones crean conveniente para aportar luz a nuestra historia, con rigor, veracidad y sin otro interés que no sea únicamente el del conocimiento y la divulgación de la misma”, añade el escrito aprobado, en el que, por su parte, el Ayuntamiento se compromete, “en la medida de sus posibilidades”, a apoyar, alentar y facilitar su labor, “siempre dentro de los fines para los que se crea la citada comisión”.

Asimismo, el Consistorio anuncia que “propondrá una serie de medidas artísticas, culturales, urbanísticas y de renominación de espacios para engrandecer los hechos del 4 de febrero”, medidas que “se presentarán tanto a la comisión que se cree como al pleno” y que serán fruto del “consenso de todos, teniendo muy presente el consejo y asesoramiento de la comisión”, añade el documento.

(Fuentes: Tinto Noticias / Diario de Huelva)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *