Argelia: Al Qaeda en el Magreb (AQMI) pierde a Abu Rawaha, jefe de su aparato de propaganda, en una emboscada del ejército

Abu Rawaha

El Ministerio de Defensa Argelino anunciaba la muerte en emboscada de dos terroristas del AQMI (Al Qaeda en el Magreb Islámico) en una operación a 400 kilómetros al este de Argel. Entre ellos podría encontrarse Adel Seghiri, alias Abu Rawaha Al Qassantini pues los mensajes de condolencia no han tardado en propagarse en diversos foros yihadistas.

Abu Rawaha era responsable del órgano de propaganda del AQMI, Al-Andalus Media y creador del foro terrorista Ifriquya el islamia. Este sus tareas estaba también la comunicación de las diversas células y katibas diseminadas en el país con el emir del grupo, el histórico Abdelmalek Droukdel, militante del GIA y cofundador del GSPC, embrión del actual AQMI.  Asimismo, Abu Rawaha, ingeniero de formación podría ser el encargado de comunicarse con la matriz central de Al-Qaeda según el portal menadefense.net.

Abu Rawaha comenzó su andadura, como otros tantos altos cargos de la rama argelina del AQMI, participando en la insurrección islamista de los oscuros años noventa, uniéndose al “maquis” en 1993 a la edad de veintidós años tras la muerte de su hermano Hichem, en una operación antiterrorista según el mismo portal.

Abu Rawaha se benefició de la llamada “Ley de la Concordia Civil”, promulgada en 1999, pero cuya primera aplicación concreta fue la amnistía limitada de enero de 2000. La ley Rahma o de clemencia, iniciada por el precedente presidente Lamine Zerual y seguida por Abdelaziz Buteflika cuyo objeto era dar término al “derramamiento de sangre” fue aprobada por referéndum por una amplísima mayoría. Lamentablemente, Abu Rawaha volvió a unirse al “maquis” en 2002. Tras un enfrentamiento armado en el año 2003 en la que perdió parte de su operatividad al ser alcanzado en la pierna, su actividad terrorista se redirigió a labores de comunicación y propaganda.

Rawaha era considerado como una figura clave en la unión de las diversas facciones tras el desmantelamiento de AIS, la llamada ley de reconciliación nacional, tras la neutralización del emir del GIA Antar Zouabri alias “Abou Talha Antar” en el año 2002. y la crisis por el liderazgo el liderazgo en el seno del GSPC en el año 2003.

En 2012 sustituyó tras su detención a Abu Mohamed Salah, jefe del comité de medios de la organización y miembro del consejo consultivo, como responsable de Al-Andalus Media, el aparato de propaganda del AQMI. Según menadefense.net puede decirse que tras la muerte de su emisario en Tunez, Abou Sakhr, emir de la katiba Okba Ibn Nafi, Abdelmalek Droukdel queda aún más aislado tras la muerte de Abu Rawaha.

Desde 2001 la reivindicación de Al Andalus figura con regularidad en los comunicados de Al Qaeda central  y desde 2007 en los de su extensión territorial magrebi  tras la internacionalización del GSPC al convertirse en AQMI.

En octubre de 2009, el AQMI anunció la creación de la Fundación Al-Andalus para la producción informativa. En su presentación, el órgano de propaganda anunciaba que su denominación se debía al hecho de que Al-Andalus “es el paraíso perdido de los musulmanes y que durante ocho siglos fue su propiedad e implantaron su religión y levantaron la bandera de la yihad y por eso Alá afianzó esa tierra para ellos”.

Claro que tan paradisiaco lugar “se derrumbó en 1492 cuando fue ocupado por los españoles porque los musulmanes se hicieron vagos, se alejaron de la yihad, pasaron a depender de sus gobernadores judíos y cristianos”. Según el comunicado, la fundación surge a fin de recordar “a los musulmanes, en general, y a los habitantes del Magreb Islámico, en especial, cuya historia está estrechamente vinculada con Al Andalus, que su deber es hacer la yihad, que es necesario que luchen por la causa de Alá para recuperar hasta el último trozo de la tierra del Islam invadida y aplicar esa regla de Alá que es la sharia”

La muerte de Abu Rawaha y el posible aun que relativo daño causado a su aparato de propaganda Al-Andalus es sin duda una buena noticia para nuestra seguridad nacional. Cabe recordar cómo ejemplos del motivo de tan cruda aseveración que es a los pocos meses de asumir el liderazgo del aparato de comunicación cuando el AQMI emite en junio de 2013 un comunicado en Twitter en árabe, francés y español titulado “Ceuta y Melilla: los tribunales de la inquisición se erigen de nuevo contra los musulmanes”.

Apenas un mes después publicaran otro comunicado con motivo del Ramadan con el hashtag #España en el cual se denunciaba entre otras cosas la buena relación existen entre el actual rey emerito Juan Carlos I y el Mohamed VI. Sin embargo, es razonable pensar habida cuenta de la lógica operativa de las organizaciones terroristas en el que rara vez un sujeto es imprescindible, que Abu Rawaha será sustituido por quien antes o después acabará muerto o detenido tal y como lo fueron el propio Abu Rawaha o Abu Mohamed Salah.

(Fuente: Nueva Tribuna / Autor: Roman Echaniz)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *