Aumenta brecha económica entre clases y territorios

La diferencia entre ricos y pobres no ha parado de aumentar desde el inicio de la crisis económica. Entre las comunidades autónomas ha sucedido algo similar. La brecha histórica entre el norte y el sur se mantiene, aunque la división no es tan rotunda; varias provincias castellanas y aragonesas se sitúan al norte y no son ricas por ello, mientras que la costa peninsular, sin importar su ubicación, ha albergado siempre cierta prosperidad. Por lo general, la cornisa cantábrica, Cataluña y Comunidad Valenciana han sido regiones ricas, mientras que el resto del país ha estado más atrasado y olvidado, con la obvia excepción de Madrid.

El último informe sobre el PIB regional del 2015, publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), parece desmentirlo. El documento analiza cómo se reparte el 3,2% de crecimiento del PIB nacional en el último año entre las distintas comunidades. Aquellas que crecieron por encima de la media fueron la Comunidad Valenciana (3,6%), Madrid (3,4%), Cataluña (3,3%) y Baleares y Castilla-La Mancha (3,2%), mientras que al final de la cola se situaron comunidades como Castilla y León (2,9%), La Rioja (2,8%), Aragón (2,7%) y Cantabria (2,6%), regiones situadas en la mitad norte.

Sin embargo, el informe destaca datos positivos. Si se silencia el crecimiento de 2015 y se centra el foco en el comportamiento regional de los últimos ocho años, se puede comprobar la afirmación del titular.

mapa 1

La renta per capita nacional ha sufrido un descenso, en el período 2008-2015, de 2,38%, pasando de 23.858€ a 23.290€ en ocho años, es decir, que los españoles disponen de 568€ menos que al inicio de la crisis. A pesar de la caída que sufre la RPC a nivel nacional y regional, esta ha venido recuperándose desde 2013, el peor año de esta serie según datos del INE.

Si se habla de autonomías, hay dos claras campeonas por ambos extremos de la tabla. Madrid y Cataluña son las dos únicas regiones de España en las que sus habitantes poseen una mayor renta que en 2008. En el caso de Cataluña es casi anecdótico, con un incremento del 0,15% (43€), pero los madrileños sí que han visto crecer su RPC significativamente: un 2,8% más, que se traduce en 868€ más que hace ocho años.

Los farolillos rojos son, obviando las ciudades autónomas, dos regiones norteñas: Cantabria y Asturias. La primera ha visto reducida su renta per capita un 9,8% (2,267€ menos), mientras que el Principado ha sufrido una caída del 7,5% (1.675€). Melilla y Ceuta han perdido, respectivamente, un 11,84 y un 7,58% de renta.

El resto de comunidades han capeado la crisis como han podido. Aquellas que han sufrido un menor descenso de su renta son los vascos (-1,58%), castellanoleoneses y canarios (-2,75%). Los extremeños han visto reducida su renta solo un 1%, pero a su vez tienen la cifra más baja del país: apenas disponen de 16.166€ al año de media.

Gallegos, riojanos y aragoneses le suceden en la clasificación y, a partir de ahí, el resto de ciudadanos españoles ha perdido más de 1.000€ de capacidad adquisitiva, o lo que es lo mismo: 19.489.630 españoles, el 42% del país, ha perdido más de 1.000€ de renta per capita en estos ocho años. Navarra, Baleares, Valencia y Castilla-La Mancha oscilan entre el 4 y el 6% de RPC disminuida. Finalmente, Andalucía y Murcia se quedan con un 6 (1.102€) y un 7% (1.411€) menos de RPC.

Así, mientras dos de las comunidades autónomas con mayor RPC han visto que esta no ha variado o incluso ha aumentado (Madrid y Cataluña), el resto sí lo ha notado en este indicativo. Las ciudades autónomas, Andalucía, Castilla-La Mancha y Murcia, al sur del país, son las regiones que más han visto descendido su RPC, a excepción de Extremadura donde, a pesar de verla reducida únicamente un 1%, sigue siendo la comunidad más “pobre” de España.

mapa 2

Por otro lado, los españoles del norte de la “piel de toro” -Castilla y León, País Vasco, La Rioja, Aragón y Navarra-, aunque han visto reducido su renta, lo han hecho en menor grado que sus conciudadanos del sur y disfrutan de una RPC superior. Caso reseñable es el de las regiones de Asturias y Cantabria, auténticos referentes en esta clasificación negativa, pero que sin embargo no corresponden esta enorme disminución de su renta con unas tasas de paro exageradas, como sí sucede en el sur del país.

Un informe del período 2008-2013 de la agencia de calificación Fitch, publicado hace unas semanas, señalaba que “con la excepción de Asturias”, la CCAA en la que la economía más se contrajo en esos años, “los años de crisis han agravado las históricas desigualdades entre el norte y el sur del país”. Este informe, que se centra no tanto en la RPC sino en el PIB, muestra que este indicativo nacional cayó en este sexenio un 5,96% y, quitando el máximo asturiano, situado en un 9%, todas las regiones del sur (Murcia, Valencia, Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía) decayeron más de un 7%.

Además, Cantabria y La Rioja también decrecieron por encima de la media nacional. Por el contrario, las regiones norteñas (Galicia, País Vasco, Castilla y León, Cataluña y Navarra) junto a Madrid, Canarias y Baleares sufrieron una caída menor de su PIB, lo que las ha dejado en mejor situación para continuar con la recuperación económica.

(Fuente: La Información / Autor: Pedro M. Puerta)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *