Italia: La violencia fascista aflora en la ciudad italiana de Macerata. Disparan contra migrantes y refugiados dejando seis heridos

luca-traini-italy-macerata_4221656

La tranquilidad de la ciudad de Macerata, un municipio de poco más de 40.000 habitantes a la zona central de Italia que sufrió el terremoto de 2016, fue rota la mañana del pasado 3 de febrero al producirse un intento de asesinato en masa de carácter fascista. El asaltante era Luca Traini (foto adjunta), de 29 años, una cara conocida del mundo de la ultradreta de la ciudad, quién disparó en diferentes ocasiones contra personas siguiendo un patrón racialitzat.

Los primeros disparos fueron disparados a las 11 h desde un coche –un Alfa 147 negro sin matrícula– en dos puntos diferentes de vía dei Velini, una arteria por donde se entra a la ciudad y dónde también se ubican pisos de acogida para personas refugiadas. Los objetivos eran personas de piel negra y el asaltante continuó disparando desde su coche a quien, respondiendo a su perfil racialitzat, hubiera podido encontrarse por el camino. Enseguida, se movió hacia el céntrico barrio de las Casette, donde dejó los primeros heridos abriendo fuego en lugares de fuerte tránsito de peatones, como por ejemplo la estación de trenes o corso Cairoli, avenida de tiendas y bares.

Después del asalto a las Casette, el asaltante se desplazó a la otra banda del centro de la ciudad, donde disparó hacia un bar habitualmente frecuentado por migrantes, y, después del último herido en una zona residencial, pasó a objetivos simbólicos: una carga fue disparada entre la sede municipal del Partido Demócrata – actualmente al gobierno tanto del Estado como de la ciudad – y, a escasos metros de distancia, el exterior de la casa de un hombre nigeriano momentáneamente sospechoso del homicidio de una joven y de la devastación y la ocultamente de su cadáver. Para llegar al último objetivo, el pistolero tuvo que salir de la ciudad: apuntó – disparando tres disparos – a un bar, en una zona industrial a tocar de un municipio contiguo, que a la ciudad es conocido para acoger de vez en cuando fiestas y conciertos.

Tras su periplo violento, el asaltante subió con una bandera italiana ligada a las espaldas a la escalinata del monumento a los militares italianos muertos a la Primera Guerra Mundial, una gran estructura en mármol blanco construida bajo el régimen fascista. Allá fue finalmente detenido a las 12.40 h, después de haber hecho un saludo fascista y haber llamado “viva la Italia”. En total, se pudieron contar seis personas heridas por la actuación, dos de las cuales todavía están bajo pronóstico reservado.

Traini, cercano al partido neofascista Forza Nuova desde los años de la adolescencia, entró en los entornos de Casa Pound con el nacimiento de la delegación de Macerata. El 30 de enero de 2016, a Roma, se lo podía reconocer en primer plan a un vídeo del diario Repubblica sobre la participación de Casa Pound al Family Day, una iniciativa nacional de la derecha católica en contra de la entonces proyecto de ley para las uniones civiles homosexuales. El año siguiente, Traini fue candidato a las elecciones municipales de Corridonia, un pueblo junto a Macerata, a la lista de la Lega Norte. También existen fotos y vídeos de su participación, en 2015, a un encuentro electoral con Matteo Salvini, secretario de la Lega.

A los encuentros también participó Amedeo Mancini, miembro de Casa Pound que el 6 de julio de 2016 mató a puñetazos el refugiado nigeriano Emmanuel Chidi Namdi a Fermo, a cuarenta kilómetros de distancia de Macerata y en la misma región, Marche. En los últimos tiempos, Traini había vuelto a acercarse a Forza Nuova, asistiendo a varias iniciativas de su asociación filial Aires – Officina Nazional Popolare. Entre los materiales a carácter nazi-fascista requisados durante el cacheo en el domicilio de la familia de Traini, se encontró desde una edición del Mein Kampf a material de propaganda fascista de la época, pasando por una bandera con una cruz céltica. Cruz céltica que el mismo Traini luce tatuada al brazo derecho; junto al ojo, un Wolfsangel, un símbolo utilizado por los nazis prohibido actualmente en Alemania.

Mientras Casa Pound se desmarcó de los hechos, afirmando que Traini no es miembro, Forza Nuova mostró su apoyo al asaltante, afirmando también que le pagará los gastos legales. La Lega, por otro lado, culpó de la actuación del Traini las mismas víctimas, afirmando que “una inmigración descontrolada, una invasión como la que fue organizada, querida y financiada en estos años, puerta al enfrentamiento social”.

Quien sí que está expresando una fuerte condena de los hechos, es el antifeixisme ciudadano, con el centro social autogestionado de la ciudad, el Sisma, al frente. El día siguiente de los hechos, el domingo 4, tuvo lugar una flash-*mob antirracista espontánea sin siglas. El Sisma está lanzando también un llamamiento a una manifestación nacional a Macerata por el próximo sábado 10 de febrero. En el comunicado del centro social sobre los sucesos, destacan la definición de la actuación de Traini como “terrorismo fascista” y la evidencia de la continuidad ideológica con el discurso político racista y securitari que el Sisma define como ya afranquit en Italia. Y, obviamente, la invitación a todas las fuerzas antifascistas del país a participar en la manifestación del día 10.

(Fuente: Directa.cat)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *